www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

jueves, 15 de octubre de 2020

Death Stalkers - valley of the switch

 


COMANIAC – Holodox (2020)

 

1. Holodox

2. The New Face Of Hell

3. Art Is Dead

4. Head Of The Snake

5. Narcotic Clan

6. Legend Heaven

7. Love And Pride

8. Under The Gun

9. Bittersweet

Jonas Schmid – Voice, Guitar

Valentin Moessinger – Guitar

Stefan Haeberli – Drums

Joel Strahler – Bass

Banda suiza que comenzó su andadura en 2010 y con este alcanzan su tercer disco en estudio. Han actuado junto algunas de las bandas más míticas del movimiento thrasher como Overkill, Metal Church, Evil Dead, etc.

Holodox es el primer cañonazo del álbum con un sonido claramente influenciado por el thrash californiano. Un ritmo casi a piñón fijo que no ofrece apenas sorpresas, siendo lo mejor del tema la voz que alcanza momentos de paranoia total y un juego de guitarras bastante vistoso en la parte del solo. 

The New Face Of Hell que no afloja en energía aunque no es tan lanzado como su predecesor, pero sobre todo recurre más al factor melódico y a los coros en el estribillo que le dan incluso un toque power. Siguen con el recurso de meter acometidas furibundas a base de ritmos endiablados y riffs veloces, mientras que los solos pese a no ser nada originales transmiten intensidad. 

Art Is Dead es un medio tiempo con recurso al groove, reconozco que la producción me satura un poco,  aunque la mezcla es buena y se distinguen todos los instrumentos. Este es un tema muy Exodus, ponen la marcha fija y hasta el final. Head Of The Snake empieza con un riff de los clásicos doblado por guitarra melódica, meten riffs más técnicos en una suerte de power thrash, un tema más elaborado, más técnico y con más feeling que los anteriores. 

Narcotic Clan es un thrash de carácter más under en algunos momentos, más a la europea, aunque nunca abandonan de todo el groove. Inicio con acústicas en  Legend Heaven que da paso una vez más a los mismo ritmos que conjugan a lo largo de todo el disco, ese es uno de los problemas que le veo a su propuesta, un sonido muy empaquetado que hace que los temas suenen todos demasiado similares aunque, como es el caso de esta canción, dediquen sus buenos segundos al lucimiento de los dos hachas, pero cuando se acoplan bajo y guitarras me duermen de manera considerable, mucho efecto pero poca efectividad. 

Love And Pride es uno de los temas más interesantes del disco y más diferenciados porque se desmarcan un poco de los ritmos a piñón, combinan el thrash a lo Anthrax con las melodías power, aceptable aunque no es un killer, y el cantante cuando no llega al nivel de estridencia de los agudos me resulta mucho más consistente. Under The Gun es más de lo mismo, ritmos ultrarápidos, estribillos tirando al power y despliegue melódico de por medio, de hecho su propuesta aunque suena con una base thrash diría que se haya a medio camino del power. Bajan la persiana con Bittersweet, tenía un inicio prometedor con lick melódico ambiental, pero acaba siguiendo la línea del resto del disco. Lo dicho, es un power thrash potente pero saturante por momentos, si pillas un tema al vuelo resultan muy divertidos, el disco entero se me atraganta un poco, aunque hacen gala de una buena técnica y un vocalista poderoso. 

Feeling: 3/5

Originalidad: 2,5/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 2,5/5

Puntuación: 6/10

miércoles, 14 de octubre de 2020

DEMON: box set

 


PALE HORSEMAN – For Dust Thou Art (2020)

 

1. Tundra  

2. Scourge

3. Archangel  

4. Disenchanter  

5. Vagrants  

6. Cydonia

Rich Cygan - Bass

Jason Schryver -Drums

Eric Ondo - Guitars, Vocals

Andre  Almaraz - Guitars, Vocals

Los Pale Horseman son una banda veterana de Chicago, pese a que como grupo no llevan tanto tiempo, pero sí son gente curtida en esto, con más de veinte años en la escena repartidos en diversos grupos, y con un sonido bien asentado que en el tema lírico se orienta siempre hacia temas depresivos y apocalípticos, muy propios para los tiempos actuales. 

Tundra es el primer corte del disco y es sólido como una roca merced a la aguerrida voz de su frontman. Los riffs acompañan, compactos y potentes, con un ritmo bastante constante que cae como un martillo de manera inevitable, un poco el sonido de unos Mastodon pero con un enfoque más heavy, buen tema para empezar el disco con fuerza. 

Scourge sigue un sonido Melvins, voces más distorsionadas, ritmo lento y pesado, con riffs lentos y masivos, traca final con guitarras retorciendo los agudos en una amalgama de pesadumbre y oscuridad que recrean muy acertadamente, lo que os decía al principio, no son brillantes ni deslumbrates pero es gente con mucho oficio y sabe lo que se hace.

Archangel juega de manera perfecta con los riffs distorsionados y el sonido ambiental, ansiedad que transmiten y que se respira a lo largo del tema, los alaridos están en consonancia y el manejo de la batería sin duda es lo que lleva la batuta del tema, fijaos como va marcando la dirección de los riffs y cuando la cosa se tiene que poner más ambiental.

Inicio acústico en Disenchanter, saben jugar muy bien sus bazas estos americanos y lo hacen sobre todo para provocar sensaciones, muy efectivos en todas sus composiciones. Un comienzo muy doom al que dan continuidad con su sonido de guitarras más extremas pero manteniendo ese ritmo cadencioso que como una fuerza invisible te atrapa. Gran conjunción en la base rítmica para imponer una marcheta que el vocalista aprovecha para sacar una voz menos gutural, un tema poderoso a lo Crowbar o Iron Monkey. 

Vagrants es el tema más doom del disco, doom depresivo y apocalíptico, no es que muestren una gran variedad en los riffs, pero el trabajo de la rítmica es excelente, la base de su sonido, con un vocalista muy competente al frente. Final con Cydonia, el corte más largo del disco y que atesora los mejores riffs del mismo, melodías distorsionadas evolucionando en el tono, te dejan una sensación de vértigo que te va calando, con ese toque más hardcore que va domesticando al doom por momentos. Buen disco a cargo de estos americanos, no son especialmente frescos en sus conceptos pero te entregan un producto bien empaquetado y listo para disfrutar. 

Feeling: 4/5

Originalidad: 2/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 4/5

Puntuación: 7/10

HER NAME WAS FIRE - Decadent Movement (2020)

 

1. Enter Decadent

2. Devil's Disco

3. Another Rodeo

4. Ran Out of Time

5. Specter

6. Allure

7. Far Gone

8. Adam's Gun

9. Close Enough

10. Monolith

11. Cabin Fever

João Campos - Guitar of Doom and Vocals

Tiago Lopes - Drums of Hell and Vocals

Segundo disco de esta banda portuguesa, formados en 2016. Una intro totalmente prescindible y empezamos lo serio con Devil's Disco, un rock vivo, con influencias retro, rollo sicodélico, sobre todo en las voces y los efectos de guitarra, suena muy atractiva.

Another Rodeo cambia totalmente de rollo y se decanta por un sonido muy comercial, aproximándose a los populares Inx años ha, poco que rascar aquí, mala cosa si siguen este camino. Pero no es el caso, vuelven a cambiar de decorado por completo con Ran Out of Time, riffs de sonido stoner acompañados de ritmo entrecortado, la voz demasiado suave no me cuadra en ese escenario, pero es un corte aceptable. 

Specter es otro corte de rock entre comercial, con toque atmosférico y un poco de sicodelia. Escuchar el disco de esta banda portuguesa es un poco como subirse a una noria, no sabes muy bien lo que te va a salir en cada canción, eso sí, puedes jurar que no te van a meter un punteo, es un terreno que no cultivan. Allure tiene sintetizadores, efectos de guitarra y un tiempo demasiado pausado para mi gusto, sobre todo teniendo en cuenta la parsimonia que va acumulando el disco, solo le meten un poco de vidilla al final que es cuando se pone más interesante. 

Far Gone es un rock de ritmos y riffs básicos, en este caso tirando hacia el alternativo, la verdad, ya no sabes sí tanto cambio de orientación de un tema a otro lo hacen de manera intencionada o es que no tienen definido su estilo, en todo caso un tema que resulta totalmente insípido. Adam's Gun tiene un ritmo y unos riffs de la más relajados, lo más interesante es un poco ese sonido que sacan en algunos momentos a lo Jane’s Addcition, poco más. 

Close Enough gira en torno al rock ambiental, posiblemente el terreno en el que mejor se mueven, que junto con los riffs stoner hace que sea una de las canciones más destacables, aunque sigo diciendo que el vocalista no me transmite sensaciones. Monolith es un espejo de la anterior, con los mismos defectos y virtudes, y una pizca de sicodelia. Cabin Fever es un monstruito que sale de mezclar el groove rock con el alternativo, no deja huella ninguna. 

Demasiados cambios de sonido en su disco para mi gusto, falta una línea de sonido clara, además de que las voces son demasiado blandas y faltas de personalidad, cero punteos. Lo más positivo la batería y el rollo ambiental que le meten a los temas. Creo que tienen madera para hacer cosas más interesantes. 

Feeling: 2,5/5

Originalidad: 2/5

Técnica: 3/5

Producción: 4/5

Puntuación: 5/10

martes, 13 de octubre de 2020

war cloud chaing gang

 


HEMOTOXIN - Restructure the Molded Mind (2020)

 

1. Nihilistic Principle  

2. Acrimony  

3. Legion of Alienation  

4. Unreality  

5. Execution 

6. Corrupted Flesh

7. Automation

8. Restructure the Molded Mind

Michael Chavez- Guitar/Vocals

Shane Hunt-Dussé - Bass

Brandon Wilcox- Drums

Tercer disco que entrega esta banda californiana, ya os comentamos en su día el trabajo anterior que data ya de 2016 y es que el tiempo vuela, cuando te das cuenta ya has reseñado no sé cuantos álbumes de tal o cual grupo. 

En esa reseña os hablábamos del estilo entre death y thrash que llevaba la banda, nada de eso ha cambiado en este disco. Tenemos en  Nihilistic Principle un claro ejemplo de ellos, ritmos thrash a degüello combinados con momentos de un death potente y sucio. Sin embargo Acrimony se puede calificar como death de pura cepa, con la influencia del eterno Chuck y abundantes cambios de ritmo que lo perfilan como un death con técnica pero también potente, complementado además con un solo con cierta atmósfera que no es para despreciar. 

Legion of Alienation mezcla el death lento y pesado con el thrash de los Sodom en momentos puntuales. Buenos cambios de ritmo y una mejora respecto a su anterior trabajo es que se curran más las partes atmosféricas, lo que le dan más vértices al disco. El disco es un puño en cuanto a sonido, eso lo puede apreciar cualquiera, Unreality es otro corte que bebe de las fuentes de Chuck sin ningún tipo de contemplaciones, esos riffs poderosos con trémolo y los abundantes cambios de ritmo. También quiero destacar la acertada producción del disco, suena cruda pero suena bien y en momentos puntuales como en algunos solos le meten un sonido under que me entusiasma. 

Execution tiene un comienzo tan típico de la bay area con las guitarras cristalinas que es imposible no pensar en bandas como Heathen o Exodus, luego se desatan con los blast y con un death aplastante. Corrupted Flesh no cambia para nada el chip, recoge el testigo de la anterior, buena labor en el trabajo de las guitarras rítmicas y una incursión en el death melódico del estribillo que me sorprende en medio de un trabajo tan caustico. 

Automation también tiene un sonido por momentos de death melódico que suena más comercial, aunque luego lo complemetan con blast y grind, no me convencen tanto en esta variante más melódica, más del montón, pero reconozco su buena técnica. Final con Restructure the Molded Mind, parecen que hayan escuchado mi comentario anterior y vuelven por sus fueros al death técnico y corrosivo. Buen disco de esta banda americana, se mantienen sólidos en su sonido, en la misma línea que el anterior, con buena técnica y un punto más de variedad en los temas, no hay fallo con ellos, aunque la originalidad no sea su punto fuerte. 

Feeling: 3,75/5

Originalidad: 3/5

Técnica: 4/5

Producción: 4/5

Puntuación: 7/10

lunes, 12 de octubre de 2020

Noticias del 12 de octubre, metal % rock a tope

 


SECOND BRAIN - The Mind Awakes (2020)

 

1. The Mind Asleep  

2. The Mind Awakes

3. Come What May

4. King of Treachery

5. Sickest Breed

6. The Key

7. Heralds of New Beliefs

8. Wind Spirit

Agravain - vocals, guitars 

Lala Gabarth - vocals, cello

Dagonus - lead guitar

Anagoor - bass

Dominum - live drummer

Segundo disco de esta banda italiana formada en 2009, lo editan de forman independiente y versa en torno a la idea de que no nos traguemos todo lo que entra por los ojos, algo muy de moda hoy en día, solamente hay que ver la basura de telediarios y demás detritus que nos sirven en bandeja de plata. 

Tenemos una intro con un sabor muy neoclásico en las guitarras que contrasta de manera considerable con el sonido aguerrido de The Mind Awakes. Riffs rudos y con mucha distorsión, una voz gutural y el punto de discordancia y más melódico lo pone una voz femenina que meten en segundo plano. Come What May mantiene ese esquema con el ritmo frenético en la batería pero en este caso intercalado con momentos de pausa. Solos limpios y veloces, no son la quinta esencia del metal pero consiguen aunar potencia y temas de fácil escucha. 

King of Treachery tiene un arranque que podría definirse como thrash sin remilgo de ninguna especie, con el groove como elemento fundamental, luego va evolucionando hacia un metal con incursiones melódicas donde las guitarras nos dejan los mejores momentos, el cello también le da un toque de distinción. El bajo se hace más presente en Sickest Breed, eso y los riffs con tiempos a lo bay area, siguen manteniendo el recurso de ir variando entre ritmos medios y rápidos. 

The Key es un tema un tanto curioso, se podría definir como una fusión entre un heavy con cierto sonido folk y un death metal bastante crudo, me sigo quedando con la potencia de las guitarras y la falta de complejos que muestra el grupo. Heralds of New Beliefs tiene sus mejores momentos en la dicotomía entre las partes agresivas y las melodías donde el tema se vuelve un completo remanso. Acaban con Wind Spirit, tirando de acústicas con sonoridad folk al principio e inevitablemente tirando de distorsión y melodías por igual. Son un grupo divertido de escuchar, no asombran pero al menos te ofrecen un sonido que se podría decir propio con esa constante variación entre agresividad y guitarras melódicas, un buen equilibrio, aunque no los tildaría como banda de progresivo como algunos los quieren pintar. 

Feeling: 3,5/5

Originalidad: 3/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 3,5/5

Puntuación: 6,75/10 

jueves, 8 de octubre de 2020

Nos deja Eddie Van Halen

 


I SAW THE DEEP – Vimana (2020)

 

1. Vimana

2. Villain

3. Revolution

4. Only the Eye

5. Titans

Darrell Laclé - Vocals, Guitars

Domenico San Giorgi - Drums

Niels Budel - Bass, Vocals

Curioso caso de esta banda holandesa que habiéndose constituido en 2011 y debutado al año siguiente de repente se los traga la tierra y no vuelven a sacar material hasta casi diez años después. Bueno, es la vida, y casos de bandas resucitadas conocemos muchos y algunos que rozan lo milagroso, como también las hay que lo milagroso es que sigan existiendo sin sacar disco en décadas, los Twister Sister sin ir más lejos. Pero vamos a centrarnos en lo que tenemos delante que son estos cinco temas de este grupo, son su vuelta a empezar después de tantos años.

Sonido ambiental con base stoner para empezar el disco con Vimana. A destacar el buen uso de la voz para meterle atmósfera al tema que encaja bien con el groove y otros riffs más metaleros y potentes, en conjunto un paquete metalero sólido y enigmático que resulta muy atractivo a la escucha, me recuerda al sonido de Halford en ese disco que tengo entre los idolatrados que es Crucible.

Villain es un metal todavía más oscuro, teñido de doom pero sin llegar a adentrarse en el estilo, con potencia, denso, con la atmósfera como elemento predominante, un corte también dominado por la instrumentación y los bien dibujados pasajes ambientales. Usan el groove en la dosis adecuada para darle la potencia al tema en las partes más revolucionadas, una canción de lo más sugerente.

El inicio de Revolution parece que nos va a llevar por unos derroteros de metal alternativo pero un punteo heavy clásico a lo Randy Rhoads se encarga de reconducir la situación y deja paso a un stoner doom metal, oscuro y con mucha carga ambiental. Se manejan muy bien en esos escenarios, tienen un poco de los Trouble y de los Cathedral en sus composiciones.

Despliegue apocalíptico de Only the Eye, podría estar en cualquier disco de los Black Sabbath, esos guitarrazos como lamentos que te conmueven el alma. El tema más doom del ep, con recurso de melodías melancólicas y de tintes góticos, tiene esa dicotomía entre la pesadez de las guitarras doom y la vitalidad de las melodías. Final con Titans, otro buen tema que destaca por el uso ambiental de las guitarras, sobre todo cuando cambian ritmo y sacan ese sonido pagan metal. Una más que agradable sorpresa esta banda de la que no tenía noticias y que tantos años después vuelven por la puerta grande con cinco temas estupendos de metal ambiental. Dan ganas de investigar sobre su pasado y escuchar ese disco que acumula polvo para ver que hacían en sus inicios.

https://isawthedeep.bandcamp.com/ disco completo


domingo, 4 de octubre de 2020

judas priest battle cry


 

SÖLICITÖR – Spectral Devastation (2020)

 

1. Blood Revelations

2. Betrayer

3. The Red Queen

4. Leathür Streets

5. Night Vision

6. Terminal Force

7. Spectres Of War

8. Grip Of The Fist

Amy Lee Carlson - Vocals

Matthew Vogan - Guitar

Patrick Fry– Guitar

Damon Cleary - Erickson- Bass

Johann Waymire - Drums

El año pasado ya os ponía en antecedentes de lo que podía dar de sí este grupo americano comentando los temas de su ep, realmente interesantes y vibrantes. También os decía que para 2020 estaban preparando su disco debut, pues bien, ese momento ha llegado, aunque el disco no saldrá publicado hasta 24 de abril a través de Gates Of Hell Records, nosotros ya tenemos la promo sonando a tope, así que ya os podemos dar nuestra opinión. Encontramos la misma formación que en su ep, con lo cual todo parece dispuesto y encarrilado para que nos den un nuevo recital de speed metal, vamos a comprobarlo.

Arrancamos con Blood Revelations, un inicio rabioso, veloz y con riffs encabritados, energía a tope. En la anterior reseña os comentaba que me gustaba la producción que le habían dado al disco, sin caer en un sonido en excesivo pulido, mantienen con acierto ese sonido añejo que favorece su estilo de true speed metal. Riffs acompañados con batería galopante, se curran las armonías que van evolucionando a lo largo del tema. En los solos tiran de potencia y sobre todo de energía. Luego ralentizan el ritmo a modo epic, ideal para los conciertos, rollo muy Crimson Glory, para lanzarlo de nuevo con otro punteo desenfrenado. Buen comienzo, retoman las cosas donde lo habían dejado el año pasado, nada parece haber cambiado, y cuando lo que hacías era muy bueno eso es una gran noticia.

Betrayer sigue en modo speed pero con un refuerzo más melódico en las guitarras. También es un tema más dual, con su ritmo más heavy con guitarras más pesadas cuando echan el freno. Lo que no cambia es la voz de Amy, sigue a lo suyo, posee una voz con amplio registro de graves y agudos pero con un deje oscuro que le da un sonido más under al grupo. Los solos cumplen sin más, son largos pero nada especial que llame la atención. 

Inicio con riff de lo más epic en The Red Queen, seguido de un heavy speed melódico que de nuevo se identifica con el legado imperecedero de los Crinsom Glory, incluso el vocalista muestra esa magia a lo Midnight, un tema con un halo de encanto que lo hace especial, no tan veloz pero más emotivo que los anteriores, con unas armonías de guitarra realmente logradas. 

Leathür Streets es un ejemplo más del divertido speed metal que fabrican estos americanos, rápido y con redobles donde suben la tensión, pero con esa reverberación heavy que es lo que le pone el tinte más atractivo al tema, una de las canciones más desenfrenada de todo el disco, que contrasta bien con el punteo más heavy y las guitarras dobladas. Night Vision se inicia con acústicas para darle ese toque típico americano a lo Lethal o Helstar, velocidad, guitarras limpias y brillantes y el power usa que se apodera del tema, con Amy dando todo un recital, otro momento brillante del disco, de esas canciones que te atrapan sin remedio y que suena como clásica desde la primera escucha.

En Terminal Force le dan un enfoque más thrash a su sonido, suena más cortante, más distorsionada y agresiva. En la misma dirección va Spectres Of War, casi un thrash con toques melódicos, tirando hacia el sonido bay area de bandas como Heathen, coros y voces agresivas y guitarras cortantes. Sorprende el inicio de Grip Of The Fist con unos riffs que podrían estar sacados de una banda de death metal, son pinceladas pero compaginan bien con el sonido más oscuro de esta última canción, entre las vocales y las guitarras crean un speed thrash más ambiental y ratifican un final de disco de sonido más extremo aunque sin abandonar la calidad que tienen y la incursión de guitarras veloces y limpias en algún momento de la canción, en este caso tirando un hacia el sonido de unos primeros Metal Church. El disco entra a la primera, es más, es de esos que va ganando con las escuchas y sitúa a esta banda de Seattle claramente en la primera división del speed metal mundial, muy divertidos y con un vocalista brutal.

Feeling: 4/5

Originalidad: 3,5/5

Técnica: 4/5

Producción: 5/5

Puntuación: 8/10 

lunes, 28 de septiembre de 2020

Wwild Krash: rock actitud

 


BITTERNESS - Dead World Order (2020)

 

1. The Last Sunrise

2. A Bullet A Day

3. Dead World Order

4. Idiocracy

5. Let God Sort 'Em Out 

6. Forward Into The Past

7. Blood Feud

8. None More Black

9. Darkest Times (Instrumental)  (5:41)

Frank Urschler - Guitars & Vocals

Thomas Kneer - Bass

Andreas Kiechle - Drums

Hoy os presento el séptimo disco de esta banda thrasher alemana, saldrá en mayo pero como ya ha caído en mis manos no he podido esperar a hincarle el diente y comentarlo para todos vosotros. Bitterness se formó en 2001 y han hecho múltiples bolos, especialmente en su país. Se puede decir que practican un sonido old school, pero bastante rudimentario.

Empezamos con una breve intro a basa de acústicas. Seguidamente A Bullet A Day nos deja un thrash a tope de velocidad hasta que entra la voz, lo que os decía antes, un old school en toda regla, siguiendo las directrices de bandas como Sodom, sin apartarse ni un segundo del guión. 

Dead World Order es un tema más elaborado, el típico comienzo al ralentí para meterle algo de ambientación al tema, riffs distorsionados y pesados, solo en el tramo final del tema le dan un repris, pensaba que lo harían antes pero es un tema que se me hace un poco monótono. Para compensar lo anterior sacan Idiocracy que tiene como elemento de referencia lo que yo llamo los riffs metralleta, creo que visualmente es fácil de entender a lo que suena. Se suceden los temas y la sencillez, lo espartano y lo de siempre es la nota predominante del disco. Ni siquiera te meten un punteo de guitarra que condimente un poco el asunto, siendo la voz de Frank lo más destacado, tiene carisma, aunque es un barco a merced de su tempestad.

Let God Sort 'Em Out es casi un tema que se mimetiza con el anterior, al menos hasta que meten la pausa y un breve lick ambiental que al menos le da algo de oxígeno. Inevitablemente con el paso de las canciones vas cayendo en el sopor de los mismos ritmos y riffs muy similares, pasa con Forward Into The Past, en este caso la novedad es que tienen dos marchas, pero en esencia es lo mismo, cuesta ya distinguir unos temas de otros. 

Al menos con una canción de más de siete minutos como Blood Feud me espero algo diferente. Arranca con unas acústicas, lo cual ya es un buen signo, pero mi gozo en un pozo porque se trata de un tema de los lentos, donde te duermen con su estilo a piñón fijo. None More Black tiene un riff con un poco de melodía pero sencillo a más no poder, seguido del abanico de riffs rítmicos que manejan y de los que no salen nunca, al que le suman en este caso, y esa es la diferencia, algún riff de orientación más death y un poco de ambientación que le da más oscuridad al tema, lo suficiente para que se convierta en lo mejor del disco. Acaban con un tema instrumental donde no vas a encontrar ninguna sorpresa, es más, para ser instrumental es de lo más lineal que te puedas imaginar, apenas sin variaciones ni grandes despliegues guitarreros, candidato seguro a saltárselo teniendo en cuenta que ya es el último. 

El resumen es bien fácil, thrash clásico pero básico, las guitarras muy justitas, apenas tienen ningún momento de lucimiento, los ritmos todos muy similares. Actitud sí, suena thrash también, pero con muy escasa ambición y casi nada de ingenio para que a estas alturas despierte las ganas de pincharlo reiteradamente, aunque en directo puede que resulten entretenidos, el headbanging, ya se sabe, es siempre una buena forma de soltar adrenalina, y si llevas no sé cuantos día de confinamiento ya ni te cuento. 

Feeling: 3/5

Originalidad: 1/5

Técnica: 3/5

Producción: 3,5/5

Puntuación: 5,5/10 

domingo, 27 de septiembre de 2020

TORCH - reignited

 


HYPERION – Into the Maelstrom (2020)

 

1. Into the Maelstrom 

2. Ninja Will Strike 

3. Driller Killer 

4. The Maze of Polybius  

5. From the Abyss 

6. Bad Karma  

7. Fall After Fall

8. The Ride of Heroes

9. Bridge of Death

Carano – vocals 

Davide Cotti – guitars 

Luke Fortini – guitars 

Antonio Scalia – bass 

Marco “Jason” Beghelli – drums

Banda italiana formada en 2015 gracias al impulso del guitarrista Davide Cotti, que comparte focos con Luke Fortini, colaborador en bandas como Children of the Damned y Paul Di'Anno. Debutaron en 2017 y han fichado por el sello español Fighter Records para sacar este segundo disco. 

Empezamos con Into the Maelstrom, un tema con un ritmo intenso donde prima el protagonismo de las guitarras. Duelo de guitarras en el punteo y me parece un tanto sobreproducido el sonido de las rítmicas. Para que os hagáis una idea es un estilo tirando hacia unos Cage, pero el tema se me hace un poco reiterativo con el paso de los segundos. 

Ninja Will Strike es tiempo intermedio, los riffs tiran más de la producción que de una técnica o unas melodías que enganchen. La mejor parte nuevamente vuelven a ser los solos, afilados y con un estilo a lo Judas Priest, mientras que el vocalista tira de unos registros muy agudos a lo Axxis que no me acaban de encajar del todo con la propuesta de metal potente que parece que quieren ofrecer. 

La producción me recuerda a los discos de Annihilator, con ese sonido potenciado y con un tanto de fuzz en las guitarras, puede gustar o no, pero a mí personalmente me acaba rayando lo suyo. Driller Killer es un tema de sonido vintage que vive sobre todo del estribillo, pero los riffs siguen sin matarme. 

The Maze of Polybius nos da buenos momentos con los solos de guitarra, mientras que el resto del entramado sigue siendo demasiado similar a los temas anteriores, salvo el acelerón final que le da bríos a un tema que iba bastante plano. Groove y ritmo a los Annhilator del king of the kill en tema From the Abyss, ahora sí los riffs tienen más calado y los doblan con licks melódicos, un tema solo instrumental y lo mejor del disco sin duda alguna.

Bad Karma tiene un sentido heavy con una nota progresiva a lo Fates Warning gracias al buen desarrollo de la base rítmica, le da un plus sobre el resto de temas y lo rematan bien con los punteos, un apartado donde no escatiman en gastos. Fall After Fall tiene un comienzo ochentero a tope con la guitarra encabritada y más o menos mantiene ese estilo desenfadado hasta el final, convencional pero una apuesta que siempre funciona. 

Llegamos al tema más largo del disco con The Ride of Heroes, ya te das cuento de ello cuando lo comienzan con acústicas y melódicas. La mayor parte del mismo se mantiene en un medio tiempo y hasta el final no suben un poco la velocidad y se dedican a doblar guitarras, pero me pasa como en la mayor parte del disco, se instalan en una zona de seguridad y te están hipnotizando con el mismo riff, hasta que te hacen despertar un poco a base de punteos. Bridge of Death comienza con un riff que parece plagiado de unos Gamma Ray o similar, se desarrolla en clave power heavy, por momentos te hace vibrar y es otro de los momentos divertidos del disco.

Los puntos más sólidos son los solos de guitarra, en cambio en los riffs resultan bastante cansinos, lo cual desde mi punto de vista viene acentuado por el sonido que le han metido a las guitarras, no me gusta la producción del disco. El vocalista es correcto pero sus agudos no me convencen, más bien no me cuadran con el estilo del grupo. Banda con buen potencial, pero poco explotado en este segundo disco, les toca asumir más riesgo e inventiva, técnica tienen para ello.

Feeling: 3/5

Originalidad: 2,5/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 3/5

Puntuación: 6/10 

miércoles, 23 de septiembre de 2020

Loudness y su Disillusion

 


SENESCERE – Alive But Somewhere Else (2020)

 

1. Freezing of the Hillside

2. Lost in the Cold

3. The Low Clouds

4. Alive

5. Melted

6. Resonate

7. Aging Affinity

8. Heartspace

9. Moon and Sun

Alden Bradstock - guitars, vocals

Andy Stark - drums

Nathan Heavel - bass

Josh Clark - additional vocals, production

Banda americana formada en 2014, inicialmente como un proyecto en solitario de su guitarra y vocalista Alden Bradstock, con el tiempo fue sumando nuevos miembros. Debutaron en 2015 con un disco muy ambiental y han ido evolucionando hacia un death con más matices y más melódico. 

Empezamos con un tema instrumental a modo de intro, con predominio de acústicas y que tiene un aire a lo Jeff Waters cuando se pone a meter sus guitarras melódicas, podría ir en cualquier disco heavy, nada hace presagiar un disco de death metal. Lost in the Cold sí que ya nos ofrece una perspectiva más cañera, aunque todo en una vertiente muy melódica, la voz un tanto gutural pero podría decirse que es más una banda de metal melódico que otra cosa. El fuerte del tema son las guitarras melódicas, bien construidas, entran fácil, el resto del tema es bastante convencional.

The Low Clouds sí que tiene una base rítmica más tendente al death metal, las voces también son más agresivas. Acometidas acelerando el ritmo, todo bastante típico, un sonido bastante limpio, demasiado para mi gusto y la parte ambiental final como heredera de su disco anterior. Alive es un tema con un toque más progresivo y técnico, tanto en ritmo como en riffs que lo hacen más interesante. 

Otro tema instrumental de dos minutos con Melted, se nota que el fundador es el guitarrista porque es sobre el que recaen todos los focos y aquí se da el gusto de meter unas guitarras muy tranquilas, no lo hace nada mal. Resonate es el típico tema de death melódico que te podrían hacer unos Dark Tranquility o similar, nada excepcional pero funciona. Sin embargo me sobra por completo Aging Affinity, una variante entre death y metal alternativo que no aporta nada y que suena a grupo del montón. 

Enfilamos la parte final del disco con Heartspace que es de lo mejor del disco gracias a esa faceta melódica ambiental a lo death sueco. Y bajada de telón con un tema de casi diez minutos, Moon and Sun, el tema más complejo de todo el disco, tirando hacia la vertiente Opeth, melodía, ambientación, cambios de ritmo, voces explosivas y blast puntuales, el tema más maduro y creo que el que debería marcar su camino, al menos bajo mi punto de vista es donde más brillan. 

Feeling: 3/5

Originalidad: 2,5/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 4/5

Puntuación: 6,5/10 

martes, 22 de septiembre de 2020

Metal news 21 septiembre

 


Lo nuevo de Iron Angel

 


OZNOR – Shattered Illusions (2020)

 

1. Shattered Illusions 

2. Lost Dreams

3. Contemplations 

4. Silver Lining 

5. Piece of Mind

Norbert "Ozi" Ozogany – all

Proyecto instrumental de este músico eslovaco. El año pasado sacó su primer álbum completo, este año publica cinco nuevos temas. A nivel compositivo dice que se ha inspirado en el estado de ánimo de las personas, en cómo se frustran los sueños que tenemos pero como aún a pesar de todo tenemos que seguir tirando del carro, algo que por desgracia está muy vigente en todo el mundo ahora mismo con la que nos está cayendo. 

Como era de esperar, el instrumento básico es la guitarra. En Shattered Illusions se mueve entre el heavy y el shred. Lo que menos me convence es el sonido de la batería, casi seguro que electrónica, suena muy empaquetada. Y como decía, lo mejor es lo que hace es con la guitarra, melodía y sonido heavy fundamentalmente, con anotaciones de shred. 

Lost Dreams ofrece un ritmo más consistente que el anterior, así como unos riffs que también permiten articular un hilo conductor del tema, algo que echaba en falta en el tema anterior, que era en plan verso libre. Las acústicas también enriquecen el tema. Más distorsión y sonido más aguerrido en Contemplations, tira hacia un sonido clásico pero adolece de gancho, ni siquiera las partes melódicas consiguen motivar especialmente, con lo que acaba cayendo en la apatía y el sopor.

Silver Lining es un tema con más chispa y con riffs que incluso se acercan al sonido death por momentos, también los punteos y las melodías suenan más extremas y consigue transmitir una cierta condición de desasosiego, a diferencia de canciones anteriores que eran planas como lenguados. Final con Piece of Mind es junto con el anterior lo mejor del disco, una canción con un estado mental más positivo que se transmite en las vivas melodías de los punteos y los riffs, aunque me sigue pesando el efecto de una batería bastante insulsa, la producción no es precisamente ejemplar. 

Estamos ante un guitarrista competente, eso está claro, pero hay que ir más allá. Cuando montas un proyecto instrumental siempre asumes una mayor cuota de riesgo que otras bandas a la hora de que tu música pase inadvertida para el gran público. Si eso te da igual entonces perfecto, como el que escribe un libro se lo autoedita y lo regala a sus amigos. Ahora si tienes más pretensiones ahí es donde comienzan los problemas para este músico eslovaco. Porque una banda instrumental no puede caer en la monotonía, tienes que llamar la atención y ser muy dinámico. Esta muy bien que sigas un sonido heavy, pero si no lo condimentas con chispazos de algo que motive la canción se vuelve intrascendente, es como quien oye llover, acabas por perder atención. Eso es lo que pasa en la mayor parte de este ep, por eso hacer un disco instrumental interesante me parece una labor mucho más compleja que un disco con vocalista. 

jueves, 17 de septiembre de 2020

Venom - Cast in stone


 

DESCENT INTO MAELSTROM – Iconoclasm (2020)

 

1. The Misanthrope

2. Saturn 

3. Red Gaze

4. The Grim

5. Forgotten Wisdom

6. Monolith 

7. Shade of the Night  

8. The Portal of the Elsewhere

Andrea Bignardi - vocals, guitars

Michele Castelnuovo - drums

Peter Buzzi - guitars

Mattia Panunzio - guitars

Mik Gawen - bass

Banda italiana que presenta su segundo larga duración, dentro del género del death pero con aires progresivos, dicen ellos. Se trata de un quinteto formado en 2016 que debutó al año siguiente. La base de su propuesta es un death que tira hacia una fórmula mixta como se puede apreciar en The Misanthrope. Lo bueno es que son capacaces de meterte ritmos y riffs agresivos y acelerados, en una especie de pandemoniun que combina lo melódico y ambiental con la orientación más agresivas de bandas como los Pestilence. Este primer tema es en ese sentido muy equilibrado, con una faceta bipolar bien tejida. En los ramalazos melódicos indudablemente beben de los maestros Opeth.

Saturn es un claro seguidor del sonido Death Schuldiner, sino fijaos en esos ritmos cambiantes, en los riffs técnicos y cortantes a la par que agresivos. Por medio condimentan ese buen sonido con los ramalazos melódicos característicos que os comentaba antes. También quiero señalar que Andrea me parece un vocalista muy apto para este tipo de bandas, tiene agresividad y contundencia pero sin ser demasiado gorrino, el punto perfecto. 

Buen ritmo de carga con el que introducen Red Gaze, luego una vez más las guitarras truculentas a lo Schuldiner, un clásico que nunca pasará de moda, un genio que seguirá influenciando hasta el fin de los tiempos. Un tema que suena deliciosamente caótico gracias a las acometidas de caja y bombos. The Grim es un juego de sombras, con riffs más ambientales y un ritmo medio que la diferencia claramente de la anterior, se mueven con holgura y habilidad en ambos terrenos, con una ejecución milimetrada. Mención especial de nuevo para bajo y batería que marcan con precisión italiana en este caso la batuta del tema, llegando a momentos de agresividad e intensidad desatada a lo Behemoth hasta desencadenas en un solo melódico, bien jugado el contraste.

Forgotten Wisdom es un death de la vieja escuela. No son especialmente innovadores estos italianos, aún cuando quieran hacer un poco de crosswork en la composición de estilos, pero sí que destacan en un sonido pulido, buena producción, y en una estructura de los temas sin ningún tipo de fisuras. Aquí en este el enfoque melódico tira del tema un poco más hacia el viking death. Un tema que contiene unos riffs tan potentes como adictivos, saben como enganchar, eso es indudable.

Monolith es un death de lo más agresivo, entre el extremo con los blasts y el sonido death thrash de la vieja escuela, tiene el encanto de lo antiguo llevado a la actualidad. Y como en temas anteriores introducen alguna pausa breve para de nuevo arremeter con renovada furia. Ellos le quieren llamar progresivo, pero sinceramente este es el death sueco de toda la vida fusionado con el de los noventa en su crudeza.

Shade of the Night no te da un momento de respiro, juega con los riffs distorsionados doblados por los melódicos, mientras la voz de hace más agresiva. Mientras que The Portal of the Elsewhere nos introduce en un sonido mayormente agresivo que incluso en  ciertos fases bebe del black metal, con los blasts y la oscuridad en voces y guitarras. 

Sonido clásico, con combinación de elementos del death melódico y el más agresivo o extremo, lo que nos deja en un terreno intermedio que puede gustar a la mayoría de los fans de este estilo. Destacar el buen perfil técnico de la banda, con temas que además generan muy buenas sensaciones, un buen equilibrio entre contundencia y factor melódico-ambiental. 

Feeling: 4/5

Originalidad: 2,5/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 4,5/5

Puntuación: 7,5/10 

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Loudness y su the law of devils land

 


RÄMLORD - From Dark Waters (2020)

 

1. Love of the Damned

2. Dark Waters

3. Haunting All over the World

4. Blindfolded

5. Chained God

6. Hell Is Here and Now!

7. Non Serviam

8. To the Battle

Jarno Anttila - guitars

Janne Mannonen - drums, backing vocals

Timo Salmenkivi - vocals

Tommi Kanerva - guitars

Niko Karppinen - bass

Formados en 2010 entre sus miembros se encuentra Jarno Anttila, ex-Impaled Nazarene, como miembro más conocido. Este es el disco con el que debuta la banda. En sus orígenes jugaban con la influencia del black metal y las voces guturales, pero en estos temas dicen que han encontrado su verdadero sonido, heavy metal sin complejos ni fronteras. Veamos que hay de cierto en ello. 

Inicio con Love of the Damned con unos riffs de heavy bastante típicos tirando hacia el lado melódico. Poco hay de black metal aquí, si bien es cierto que los riffs que van pasando tienen un sonido tirando a gótico y algo más oscuros de lo que suele ser una banda heavy al uso. Pero es el ritmo y el vocalista lo que definen básicamente la energía de este tema, no es la bomba pero te pone las pilas para empezar. 

Dark Waters cuenta con la colaboración en las voces del también finlandés Taneli Jarva (Sentenced, The Black League) y es completamente diferente al anterior, se apoya en su sonido heavy más pausado, con pinceladas melódicas en las partes más animadas y del doom en las partes más sobrias, suena más auténtico y con más calado. Lo que menos me convence es el estribillo, lo mejor todo el ambiente que crean alrededor con un buen final con las guitarras a su libre albedrío.

Haunting All over the World es una canción mucho más vulgar y al uso en su construcción, con apoyo de teclados, tiran de un sonido Saxon, por momentos parecen casi un clon, buscando el estribillo facilón y unos coros un tanto sonrojantes, paso atrás respecto al tema que le precede. Acústicas para poner en marcha Blindfolded, pero en esencia es un tema muy similar al anterior, heavy a medio tiempo con predominio de las melodías hasta mitad de tema, a partir de ahí suben el ritmo y le meten también más caña a los riffs con lo que el tema sale ganando indudablemente. 

Chained God combina los riffs góticos con otros más heavys para construir un medio tiempo que en su parte final tira más de atmosférico y guitarrero, no se les da mal lo de crear pasajes ambientales, sin embargo en los estribillos se les ve la costura comercial de manera mucho más acusada y decae el efecto general del tema. 

Hell Is Here and Now! es un título más que apropiado para la pesadilla que el mundo está viviendo con el maligno covid19. Pero es solo el envoltorio, porque la canción lleva un marchamo de hard heavy con apoyo de teclados y un sonido bombístico que poco tiene que ver con el horror, los coros de nuevo me ponen de los nervios, de lo más flojo del disco. 

Non Serviam sigue lo que ya se puede considerar como la línea gruesa del disco, el heavy melódico con acento británico, Saxon, Tank, Raven, Blaze etc. Pocas sorpresas en una canción bastante lineal, cumple sin más. Final con To the Battle, el título sin duda apela a la épica y algo de eso hay, riffs muy sencillos con ritmo de carga, sin complicaciones, la cosa no puede ser más básica, intercalar dos riffs con el estribillo y es que a veces en lo sencillo estriba la magia. Bueno, este último corte no tiene nada de mágico pero sí es cierto que en directo puede ser uno de los que mejor funcione por su simpleza a la hora de espolear los ánimos. 

Nada nuevo bajo el sol, ni rastro del sonido black con el que decían que experimentaban en sus orígenes. Básicamente estamos ante una banda heavy melódica, con un sonido nada transgresor, a pesar de que digan que no se marcan ninguna frontera musical casi no la cruzan en ningún momento. Se deja oir y entretiene sin complicaciones. 

Feeling: 3/5

Originalidad: 2,5/5

Técnica: 3/5

Producción: 3,5/5

Puntuación: 6/10 

lunes, 14 de septiembre de 2020

Noticias metal

 


EMPTY FRIEND – Falter (2020)

 

1. You Are Not The Sun

2. Draw The Line

3. No Light

4. Neon

5. Segue

6. Falter

Dave K. - vocals

Ryan O. - guitar

Daverage N. - bass

Karl M. - drums

Tras su debut en 2018 con el disco Saltwater, estos londinenses presentan nuevos temas con este ep al que dicen que han dotado de un sonido un poco más contundente. Empiezan con You Are Not The Sun, un hard rock con reminiscencias del punk que se notan en la suciedad de las guitarras y en el ritmo vivo y agresivo.

Draw The Line suena más hard rock con toques sicodélicos, resalto sobre todo la voz de su vocalista y el punto esquizofrénico que consiguen transmitir y que rematan con el solo. No Light recurre más al groove y se meten en las aguas del grunge aunque sea de modo superficial, no aporta nada nuevo ni me emociona especialmente.

Se agradece el cambio de escenario que aporta Neon, un ritmo lento, dirigiéndose hacia el sonido stoner, con presencia dominante del fuzz, alternando la base predominante del tema con arrancadas de paroxismo desatado. El mejor tema del ep de largo.

Un breve receso a base de wah de guitarra para dar paso a Falter, un corte más oscuro que los anteriores donde meten en la coctelera un poco de todo, rock sicodélico, fuzz rock y algo de stoner con ambientación. Es otro de los puntos fuertes del disco gracias a la buena construcción de guitarras. Los temas están correctamente construidos pero estos chicos británicos transitan por un terreno ya más que pisado antes por muchas otras bandas, por eso no llama especialmente la atención.


domingo, 13 de septiembre de 2020

Sobre Marty Friedman

 


THE WIZAR’D – Subterranean Exile (2020)











 1. Subterranean Exile

2. Wizard's Revenge

3. Master of the Night

4. Ecstatic Visions Held Within The Monastic Tower

5. Long Live the Dead

6. Evil In My Heart

7. Dark Forces

Ol’ Rusty - Guitar / Vocals

Blackie - Bass

Master of the Night - Guitar

Maniac Frodsham - Drums

Es posible que aquí no sean muy conocidos estos australianos, por lo menos a nivel del gran público, bueno, son cosas de los nuevos tiempos y del estilo al que juegas. Pero me atrevería a decir que por estilo son una banda que puede abarcar mucho más allá del doom que sería la base de su sonido en un sentido muy laxo. Activos desde 2004, fue a partir de 2008 cuando empezaron a parir auténticas delicatessen musicales. Este disco no es la excepción a esa gran trayectoria, ya aviso.

Atención a las guitarras mágicas y a la magnífica atmósfera que crean en el primer tema del disco. Subterranean Exile sin duda tiene la oscuridad enigmática del doom pero para mí tiene más del heavy de la new wave que hacían bandas como Holocaust, Pagan Altar o Witchfinder General. Todo encaja perfectamente en el puzzle de esta canción, las voces con profusión de coros contribuyen a crear la atmosfera, el solo de guitarra es la culminación de todo el recorrido y el tiempo a media velocidad es justo lo que necesita un tema de estas características.

Wizard's Revenge arranca con unos riffs melódicos y seguidamente con la voz nasal de Ol’ Rusty que hace una magnífica interpretación. No es un vocalista al uso, no tiene el repertorio ni la voz pulida de los grandes cantantes, pero tiene un carisma y un sentimiento como pocos. Como sentimiento tiene el estupendo solo que nos brindan en esta canción, lento, melódico, te pone los pelos de punta. Tremendo temazo. Un tema con doble ración de solos, el segundo para acabar la canción con una melodía épica que hará que se te caigan los palos del sombrajo. 

Tiempo para Master of the Night, un tema que tira como los anteriores de un sonido arcano y primitivo. Ojo, no quiero decir que suene mal, al contrario, el sonido es fantástico pero tiene como una patina de cosa antigua o vintage natural, como reliquia rescatada del pasado que le da un sabor muy especial y auténtico, no lo digo de cara a la galería, es uno de los puntos fuertes del disco. Este es otro medio tiempo con toda la esencia de la new wave en las melodías de guitarra, tirando hacia el sonido de las bandas más oscuras del movimiento. En la continuidad del solo después de los riffs me han recordado al gran Shelton, esa forma de apuntalarte el tema con un solo de esos que te calan, sencillamente mágico. En los pasajes melódicos con las guitarras juegan de maravilla siguiendo la estela de bandas como Demon, Holocaust o los eternos Pagan Altar. De sombrero. 

Mientras acabas de leer el título de Ecstatic Visions Held Within The Monastic Tower ya casi habrá terminado la canción porque no llega a los dos minutos. Es un pasaje instrumental melancólico y con una nota profética en sus acordes que lo dominan de principio a fin. Long Live the Dead conjuga de manera excepcional los acordes melódicos al más clásico estilo de Terry Jones con las voces doom a coro. Tiene un carisma de secta o de profanación de tumbas que sencillamente te lo pone muy fácil para que eches a volar la imaginación. Por si le faltaba algo, en el minuto tres suben un peldaño el ritmo para meterle más intensidad heavy al tema, de champions league, oiga!

Nos siguen azotando desde las antípodas con su divina mezcla de heavy doom. Evil In My Heart es uno de los cortes más heavys pero sin dejar de sonar underground, los ritmos de cabalgada a los que se sube Rusty con su voz muy Shelton también, por siempre con nosotros grande entre los grandes, te llevarán en volandas de principio a fin. Es un tema más directo y menos elaborado que los anteriores, pero entra como una daga en tus costillas y el punteo es simplemente una bomba de neutrones. Grandes, grandes, grandes!

Llega el séptimo y último tema y solo puedo pensar que es una pena que esto se acabe o que solo hayan incluido siete canciones, pero es que cada una de ellas es una pepita de oro, y solo por eso les tengo que rendir pleitesía, alabar su ingenio, su destreza y la capacidad de emocionar que conjugan como pocas bandas hoy en día. Afortunadamente Dark Forces es también el más largo con algo más de siete minutos de duración. Es también el más pausado. No se puede hablar de balada porque eso sería insultar a la inteligencia de estos señores pero tiene ese ritmo de suave embate melódico, claro que llevado a sus latitudes, esto es, la melodía épica antidiluviana. Impagables los punteos que salpican el tema y los arrebatos de rabia del vocalista, es muy fácil creer en sus palabras y dejarse arrastrar por su discurso. Un broche de oro con el tema más doom del disco, y uno de los de mayor sentimiento. Y como en el resto del disco el cambio de ritmo y la faceta más heavy acaba por explotar, una alquimia perfecta de dos mundos diferentes. Si tienes la fórmula la pones en práctica, de lo contrario sigues haciendo experimentos y sucedáneos como la mayoría, ellos son de los primeros. 

Si hasta ahora no habías entrado en el reino de tinieblas de los Wizar’d este disco es la perfecta forma de hacerlo, porque a pesar de su sonido primitivo y cavernícola, sus excelentes melodías y su ambientación te capturan desde el primer instante y no te sueltan hasta el final. Lo pongo desde ya como uno de los grandes discos del año y no le doy el diez porque obviamente no son los precursores de este estilo ni de este sonido, aunque sí lo llevan a los cielos como los mejores maestros que les han precedido. Escucha obligada, por favor.

Feeling: 5/5

Originalidad: 4/5

Técnica: 4,5/5

Producción: 5/5

Puntuación: 9,5/10 

martes, 1 de septiembre de 2020

Venom "Sons of Satan: rare unrealeased"

 


JOVIAC - Here And Now (2020)

 

1. Intro

2. Straws

3. Black Mirror

4. Here And Now

5. Decay

6. Crossfire

7. Fade Into The Light

Viljami Wenttola - Vocals, Guitars, Synths

Antti Varjanne - Bass

Rudy Fabritius - Drums

Segundo disco de esta banda finlandesa que a decir de su vocalista supone una progresión en la madurez de la banda y profundiza en su estilo progresivo abierto en el que es posible encontrar incluso elementos del pop. El disco se escribió y grabó a lo largo de un año. 

Tras la intro con un sonido que tira mucho de sintetizadores y seguidamente de guitarra,  afrontamos Straws donde efectivamente se nota ese estilo progresivo amplio de la banda, se nota en un sonido que busca la melodía, lo comercial, pero también en los buenos despliegues de guitarra. Lo que menos convincente resulta son quizás las voces, muy pop y con escasa personalidad. En cambio cuando echan el freno y se ponen a desarrollar la parte instrumental sin ningún tipo de prisas ni de cortapisas consiguen una sonoridad entre el new age y lo ambiental que resulta realmente interesante. 

El bajo se hace fuerte y protagonista en Black Mirror, por ende los sonidos graves ganan la partida en un cambio de escenario tan radical como apetecible en el inicio de esta canción. El mismo cambio que introducen con un estribillo pop que hace que se desinfle toda la emoción que habían despertado en mí, es una banda de contrastes sin medida. El solo con shred consigue paliar un poco ese efecto. Y como en el tema anterior acaban metiendo una parte ambiental larga. 

Otro comienzo interesante en Here And Now con los riffs más heavys y progresivos en lo que va de disco, cruzo los dedos para que no lo echen todo por la borda. Entre el power progresivo y el groove, así transcurre esta pista. Sigo echando en falta un sonido más contundente o más poderoso que redondeé los temas. En su favor hay que decir que su cara más progresiva sí que pasa la prueba. Premio sobre todo para la guitarra de  Wenttola, demuestra inventiva y buen feeling, como vocalista en cambio es del montón tirando a soso o muy soso en algunos pasajes. 

Decay es un tema que va pasando por distintas fases, tiene un riff que mantiene el hilo a lo lardo de todo el tema, pero por momentos corren el riesgo de perder la atención del oyente, sobre todo con la fragilidad de las voces sin pegada ni carisma ninguno. Crossfire es uno de los temas más relajados del disco con buenas melodías a cargo de la guitarra, que vuelvo a incidir en que es claramente el elemento más atinado y brillante a lo largo de todo el disco. También siguen fieles a su tendencia a construir temas con una estructura poco convencional y a meter influencias del sonido más pop o comercial. 

Última pista con Fade Into The Light, una balada con buen gusto que va creciendo en intensidad hasta el final conducida totalmente por la guitarra, con Viljami Wenttola despachándose a gusto. Un disco para nada malo pero que mejoraría notablemente con un vocalista más profesional y con un poco más de fuerza en los riffs, esas carencias lastran la adictividad del álbum.

Feeling: 2,5/5

Originalidad: 4/5

Técnica: 3/5

Producción: 4/5

Puntuación: 6/10 

lunes, 31 de agosto de 2020

THEM sacará nuevo disco en octubre

 


DARK FOREST – Oak, Ash & Thorn (2020)

 

1. Ælfscýne

2. Wayfarer's Eve

3. The Midnight Folk

4. Relics

5. Avalon Rising

6. Oak, Ash & Thorn

7. The Woodlander

8. Eadric's Return

9. Heart of the Rose

Christian Horton - Guitar

Josh Winnard - Vocals

Pat Jenkins - Guitar

Adam Sidaway - Drums

Quinto disco de esta banda británica de la que se puede decir que llevan una trayectoria intachable o haciendo el símil con el deporte no conocen la derrota. Parece que fue ayer, pero es que Beyond the Veil ya salió hace cuatro años y es que el tiempo vuela excepto cuanto estás pasando la cuarentena del coronavirus en casa. 

Para ir calentando motores tenemos la intro Ælfscýne que te envuelve con sus melodías y sonidos naturales, como un baño en el valle del Valhalla, libre de preocupaciones y del mundanal ruido. Valiéndose de lo cristalino de esas melodías arranca Wayfarer's Eve, la marca de la casa, los típicos riffs melódicos adictivos a los que nos tienen acostumbrados. Por supuesto, juegan con la sonoridad folk pero sin llegar a ser una banda de folk y sí el sonido heavy, un buen equilibrio entre melodías y riffs con distorsión. Una tema que suena fiestero, alegre pero al mismo tiempo con muy buen trabajo en las guitarras, siguen siendo un grupo que cuida los detalles al máximo. 

The Midnight Folk es un tema con un ritmo mucho más cambiante que el anterior, también Horton asume más protagonismo, es un tema con un eminente toque melódico, un heavy marcado por los riffs que se asemejan a los últimos Iron Maiden cruzados con la lírica eterna de unos Thin Lizzy, ahí estriba su magia.

Relics es un movido tema con retazos power a lo Angra, suena fresco, ilusionante, de esos temas que te dan buen rollo, que gusta poner a primera hora del día para afrontar lo que queda por delante, melodías sublimes y momentos de aceleración en el ritmo donde el pulso se te desboca. Menos presencia de voces y más juego instrumental, una canción con un equilibrio perfecto, de lo mejor del disco. 

Avalon Rising comienza con unas líneas de bajo y la guitarra dibujando una melodía, todo  muy sutil, van sumando otras guitarras y así hasta que se incorpora la batería, todo muy Maiden. El estribillo es de esos ganadores con su toque folk y junto con las melodías hacen que sea de esos temas que se te quedan en la memoria o te vas canturreando todo el día por ahí desde la primera escucha. Los Dark Forest siguen destacando por hacer música de calidad pero sobre todo muy divertida y fácil de escuchar, tienen esa capacidad de entretener que marca la diferencia con tantas bandas. Otro tema que suma puntos. 

Llegamos a la canción que da título al disco con doce minutos de duración. Oak, Ash & Thorn es un largo medio tiempo, majestuoso, ambiental, elegante y emotivo, es como una aventura o un viaje fantástico, de nuevo me recuerda a los momentos más inspirados de los Angra. Pese a ser una canción tan larga la verdad es que se disfruta cada minuto de ella. Las líneas vocales explican también parte del éxito de esta banda británica, atractivas y con Horton siempre en su sitio, profesionalidad garantizada y un desempeño sin fisuras, una maquinaria bien engrasada.

Espectaculares los riffs de inicio de The Woodlander con un rollo a lo Gary Moore, con esa melodía épica que te hacía vibrar. El tema se desarrolla a media velocidad con un sentido de aventura épica que recuerda a composiciones como las de Avantasia, entra fácil y te engancha. Las pausas siempre muy inspiradas y que usan de manera perfecta como trampolín para relanzar el tema o meter el solo. 

Eadric's Return tiene un comienzo de lo más épico con los cuernos sonando y un ritmo brutal de batería y riffs veloces melódicos, de sombrero. Ritmo de cabalgada y una de las canciones más power folk del disco, por medio nos dejan unos desarrollos de guitarra bien trabajados, sin escatimar en solos ni en pasajes melódicos. Se puede decir que es uno de los temas más versátiles ya que tocan muchos palos, incluida la épica con la que lo sazonan hasta los elementos ya comentados, de lo mejor del disco, si es que todo él está a un gran nivel. 

Fin de fiesta con la instrumental Heart of the Rose, uno de los cortes más breves del disco, que arranca con unas guitarras que dan una sensación de suspense pero que se desata en cuanto entra la batería, con una explosión sonora y melódica que tiende hacia el sonido power sinfónico, 

Los Dark Forest tienen claro, muy claro, cual es su estilo, también tienen claro que nada bueno sale gratis o sin esfuerzo, se nota en cada tema y dentro de cada canción en cada una de las fases del mismo. Las canciones están trabajadas, estructuras para nada simples ni lineales, pero además eso lo hacen con un grado de emotividad y pegada al alcance de muy pocas bandas hoy en día. Acabo como empecé esta reseña, Dark Forest sigue sin conocer la derrota, puede que este sea su mejor disco, poco importa eso, lo relevante es que siguen haciendo música de calidad y eso les pone en una posición distinguida entre las bandas actuales, una referencia, que se dice. 

Feeling: 5/5

Originalidad: 4/5

Técnica: 4/5

Producción: 4/5

Puntuación: 9/10 

viernes, 28 de agosto de 2020

Adiós a Pete Way

 


TRAVELER - Termination Shock (2020)

 

1. Shaded Mirror

2. Termination Shock

3. Foreverman 

4. Diary of a Maiden

5. STK

6. After The Future

7. Deepspace

8. Terra Exodus

Matt Ries - Guitar

JP Abboud - Vocals

Chad Valier - Drums

Toryin Schadlich - Guitar

Dave Arnold - Bass

El año pasado comenté el álbum debut de esta banda canadiense que fue uno de las mayores sorpresas dentro del género, un álbum adictivo como pocos y un gran debut que ponía de la noche a la mañana a estos chavales bajo los focos. Cuando arrancas tan fuerte creas unas expectativas muy altas y ese puede ser tu principal problema de cara al segundo disco, se te va a comparar inevitablemente con lo que has hecho en el anterior. Teniendo en mente que superar, o incluso igualar, su magnífico primer disco homónimo es harto difícil, encaro la escucha de este segundo disco. 

Como elementos que pueden dar una nota de confianza a efectos de evitar el bajón posdebut tenemos la portada, claramente en la línea del primer disco y las letras abundando en el tema de la ciencia ficción. Tiempo para ver lo que hay de verdad en todo esto con Shaded Mirror, el comienzo es muy clásico con unos riffs melódicos típicos de los ochenta, muy al estilo Maiden. Pronto te das cuenta que no han cambiado si sonido clásico y la buena forma de su vocalista. La canción no sorprende pero el juego de guitarras cruzadas y armonías no defrauda en ningún momento. 

Termination Shock es un tema donde se mueven hacia el heavy speed con una nota de epic clásico en la voz. De nuevo el sonido de los primeros Maiden es la base del tema, aunque se desmarcan un poco en el duelo de punteos, pero tiene todo el aroma de ese heavy fresco y valiente de cuando el movimiento estaba dando sus primeros pasos.  

Foreverman es un heavy más puro y clásico, lo más parecido a los Riot más heavys, primer tema donde incorporan una pausa para que Abboud dé muestras de su clase,  seguido una ráfaga de solos de esos que te hacen sacar el puño, un tema de estructura típica donde vuelven a recuperar plenamente las sensaciones de su primer disco. 

Diary of a Maiden empieza con unos truenos que ciertamente son premonitorios de la tormenta heavy metal que se nos viene encima. Lo sigue diciendo, la influencia del heavy de la doncella es bastante clara en este disco, ese comienzo heavy, seguido de la pausa de acústicas y los consiguientes riffs y bajo a piñón no pueden ser más Maiden, casualidad que la canción se titule así o un homenaje sin tapujos? No lo sé, pero lo cierto es que es uno de los temas más pegadizos del disco, porque a diferencia de otros consiguen un estribillo más efectivo y unos riffs que casi por momentos rozan el plagio se podría decir pero que consiguen crear ese aura de himno metalero. Lo mismo que la mágica parada ambiental a mitad de canción. Este es el camino. Después de la pausa se dispara el tema y esto ya no hay quien lo pare, despiporre guitarrero del bueno.

STK tiene el mejor comienzo del disco, ritmo killer con punteo hasta meter la velocidad de crucero, me recuerdan a los comienzos fulgurantes de las bandas italianas ochenteras como Sabotage o Crying Steel, te conquistaban con su magia y su pasión. Pues bien, este es un tema que destila pasión y buenas melodías. El disco sigue mejorando y yendo hacia arriba después de un comienzo que era un tanto tibio.

After The Future cambia un poco el paso con el primer inicio a base de acústicas del disco. Se trata de una balada en su primera parte para luego meter el cambio de ritmo y unos buenos riffs melódicos. Una vez más sacan a relucir esa habilidad que tienen para hacer que los temas suenen genuinos, auténticos y frescos, como si volvieses a revivir los mejores momentos de la new wave. Otro tema para hacer caja con punteos clásicos que no decepcionan y que alargan jugosamente para disfrute del personal. 

Deepspace arremete con ganas y furia, se vuelcan con el speed metal, sonando entonces al estilo de bandas como Terminus, Striker o Enforcer, es decir, con velocidad pero también sin descuidar su lado melódico. Último ataque con Terra Exodus, otro tema veloz pero con un aire más power a lo Gamma Ray, continuos cambios de ritmo, coros y mucha melodía.

Ciertamente es un disco de calidad, creo que no llega a las cotas disparadas que tenían en su debut, algo por otra parte difícil, no es tan adictivo, no tiene los estribillos ganadores del primer pero por momentos y sobre todo sacando los dos primeros temas que sin ser malos les faltaba algo de chispa, estamos ante un digno sucesor que corrobora que no hay bache del segundo disco. No tenían necesidad de sacar este segundo disco tan rápido, pero oye, se agradece y se reconoce el esfuerzo. Siguen siendo más recomendables, tanto para jóvenes como para los que ya peinamos canas. 

Feeling: 4/5

Originalidad: 3,5/5

Técnica: 4/5

Producción: 4/5

Puntuación: 8/10

martes, 25 de agosto de 2020

Warrior In The Night (by Harmonize)

 

The Cult lanzara nuevo disco

 

RON COOLEN – Rise (2020)

 

1. Big Devil Data

2. White Summer

3. Too Late to Surrender

4. Sin City

5. Gotta Shoot Your Devils Down

6. Ashes to Ashes

7. Paradise

8. Kill Kill Kill

9. Rise

10. Stories

11. From Your Mouth

12. Selfishness

Debut de este multiinstrumentalista holandés. Cuenta entre sus alicientes con el gran elenco de artistas que colaboran en el disco, entre ellos encontramos nombres de sobra conocidos como: George Lynch, Keith St. John, Christopher Amott, Göran Edman, entre otros. Otro dato interesante, para mí más que el anterior, es que por cada disco vendido donará un euro a la Jason Becker Charity, que sirve para apoyar a ese gran guitarrista en su lucha con la tremenda enfermedad que le aqueja, un buen detalle sin duda en este mundo de tiburones. Dicho lo cual paso a analizar el disco. 

Comenzamos con Big Devil Data, comienzo clásico a más no poder con un breve punteo de guitarra y ritmo ralentizado rockero. Punto a favor de las voces, suenan bien aunque toda la canción este recubierta de una patina bastante comercial. También bien trabajado el punteo, un tema al estilo TNT. 

White Summer sigue mostrándonos ese sonido rockero melódico y comercial, con muchos arreglos y un toque moderno en la producción, se desarrolla a cámara lenta, con un latido lento y esperando el momento de la explosión, lo cual se produce con el punteo aunque manteniendo el mismo ritmo, esa tensión y el desenlace final es lo más significativo. Too Late To Surrender es un tema con un ritmo más vivo pero las coordenadas son las mismas, moviéndose entre el hard rock melódico y el Aor, un esquema demasiado previsible, como en el tema anterior te pasas el tema esperando el momento del solo, donde, también hay que decirlo, no decepcionan, técnica y buen gusto. 

Sin City me recuerda a los primeros Van Halen, un sonido entre rock, blues y actitud gamberra. Sin duda tiene más carisma que todos las canciones previas. Gotta Shoot Your Devils Down es un tema de rock más estándar a lo Pretty Maids, es decir, con unas dosis comerciales bien marcadas, previsible al máximo, solo las guitarras le ponen un poco de aliciente. Ashes to Ashes es un corte ambiental con una intro que habla sobre lo devastador de los incendios forestales, una especie de intro que de alguna forma parece que conecta con Paradise que sigue con ese aire ambiental, ritmo pausado y voces más experimentales, con apoyo de teclados, aceptable pero no es una pista killer. 

Kill Kill Kill es un tema curioso, básicamente porque de repente se pasan al heavy, meten un ritmo feroz y unos riffs potentes, vale, no tiene nada que ver con lo anterior pero me suena mejor y más emotivo, con un power heavy que me recuerda a los más que recomendables Riot o los primeros Cage. Admito que en este caso me han pillado por sorpresa, no me esperaba este cambio de escenario, lo mejor del disco, sin duda. Rise es un breve corte instrumental que proyecta el tema anterior pero con un toque sinfónico y luego viene Stories que destaca por el desbarre de guitarras a lo Steve Vai, dentro de un corte que se mueve entre power y el progresivo, por buscarle una similitud los Kamelot podrían ser una buena referencia. Se confirma el cambio de tendencia del disco, la verdad que no entiendo muy bien esa dualidad, pero agradezco que hayan metido esta nueva marcha. 

From Your Mouth no sólo se queda ahí, dan un paso más allá, introducen el groove, voces guturales impostadas y toda la parafernalia del power sinfónico, no tiene la gracia de los anteriores pero las melodías están correctas, un rollo Firewind. Fin de la historia con Selfishness un tema que se mueve entre el rock y el metal melódico, de nuevo acentuando el sonido comercial, por ende más que predecible, sin duda el punto más débil de este trabajo. 

Sí, hay calidad, eso es indudable, se palpa. Pero falta carisma, personalidad, inventiva. Y sorprende la doble cara del disco, con unos primeros temas entre el hard rock melódico y el aor, y una segunda parte que nada tiene que ver que tira hacia el heavy y sobre todo el power melódico a la europea. Supongo que estará relacionado con la participación de los distintos artistas y la orientación que se le da a los temas. El punto más fuerte me parece el muy trabajo de guitarra en los punteos. 

Feeling: 3,5/5

Originalidad: 1,5/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 3/5

Puntuación: 6,5/10

lunes, 24 de agosto de 2020

Speed Prince (by ssSHEENSss)

 

Metalriff - under my skin

 

EXLIBRIS – Shadowrise (2020)

 

1.Rule #1  

2.Hell or High Water  

3.All I Never Knew  

4.Shadowrise 

5.Megiddo

6.Interstellar


Riku Turunen – lead and backing vocals

Antti Wirman – all guitars

Piotr Sikora – keyboards and orchestration, backing vocals

Piotr Torbicz – bass guitar

Grzegorz Olejnik – drums

Quinto disco de esta banda polaca que publican ellos mismos de forma independiente. El lanzamiento está previsto para abril, pero aquí le damos salida al material en cuanto cae en nuestras manos y siempre y cuando no se nos acumulen el chollo, lo cual ocurre con bastante frecuencia, es lo que tiene recibir promos de sellos y bandas de todo el orbe. Lo digo por hay alguno que a veces pregunta que dónde hemos escuchado tal o cual disco, hay algunos que salen antes en stream para todo el mundo y otros los tenemos las revistas especializadas por anticipado. 

A pesar de que con este ya llevan cinco discos y que se formaron a principios de siglo he de reconocer que desconocía por completo el trabajo de esta banda polaca, así que es mi primer contacto con su música. Son solo seis temas, están ahí rozando el ep, pero pasa de la media hora de duración. Empezamos con  Rule #1 y me sorprende el inicio con la guitarra encabritada punteando al más puro estilo Criss Oliva, por desgracia es un espejismo que no se volverá a repetir a lo largo del disco. A partir de ahí un metal melódico, con teclados, groove y un vocalista bastante clásico, con guiños al power. El punteo veloz, clásico y con su toque shred le sube la nota al tema. Al igual que la pausa ambiental tardía y que está ejecutada con acierto, amplía la profundidad del tema, aunque me sobre un poco el solo de teclado. El mejor tema del disco, claramente.

Hell or High Water tiene un comienzo apagado con sonido demo que disfrazan para luego meter el cambio y pasarse al power con arreglos sinfónicos. Ritmo contenido y rienda suelta en los punteos, siguiendo el esquema clásico del power de siempre. Igual de clásico que suena su vocalista, con los agudos y la voz melódica más arquetípica del power. Un tema muy Stratovarius.

All I Never Knew es power metal pero potenciado por el groove, es decir, el que se estila más hoy en día, alejado del sonido cristalino y ultraacelerado que era lo habitual hace veinte años, una vertiente de la que los Masterplan sean seguramente a nivel popular la referencia más recurrente. Correcto en su ejecución pero sin sorpresas, aunque al menos el punteo te pone las pilas. 

Shadowrise es un tema con dos caras, la del groove exacerbado de sus partes más cañeras frente a los momentos de pausas y melodías guitarreras que son los que compensan y equilibran positivamente el tema. Megiddo es en cuanto a ritmo el tema más puramente power, complementado por las orquestaciones de teclados que le dan ese aire sinfónico. Pero en el pecado lleva la penitencia ya que resulta un tema clon con escasa personalidad y adictividad más allá de contemplar las buenas mañas de su guitarrista en el momento de construir un solo. 

Acaban con Interstellar, tema que no sé si hace referencia a esa gran peli de ciencia ficción que todos los aficionados al género, como yo, conocerán y que ha creado no poca controversia, pero centrémonos en lo que es la música. Y con algo de eso tendrá que ver ya que en la parrafada inicial hablan de la tecnología y la ciencia. En lo musical es el tema más pausado del disco, lo cual se agradece a modo de variación, un medio tiempo donde buscan más la melodía, su lado más hard rockero y construir un poco una historia, está bastante lograda en ese sentido, un tema que va evolucionando de forma convincente. Me quedo sobre todo con el trabajo de guitarras y un buen vocalista, pero en lo que atañe al atractivo del disco no arriesgan nada en absoluto y eso hace que decaiga el interés por escuchar de forma reiterada unos temas que son claros herederos y deudores de los grandes del género. Eso sí, se escucha fácil y gustará a todos los seguidores del estilo.

Feeling: 3/5

Originalidad: 2/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 3/5

Puntuación: 6,25/10

jueves, 20 de agosto de 2020

The Germs Of Circumstance (by Johansson & Speckmann)

 

30 aniversario del "for those who dare" de CHASTAIN

 

VOODOO SIX – Simulation Game (2020)

 

1. The Traveller

2. Gone Forever

3. The Liar and the Thief

4. Inherit My Shadow

5. Last to Know

6. Lost

7. Never Beyond Repair

8. Brake

9. Control

10. One of Us


Nik Taylor-Stoakes - vocals

Matt Pearce - guitar

Tom Gentry - guitar

Tony Newton - bass

Joe Lazarus - drums

Nuevo disco de esta banda de hard rock londinense, que se caracteriza por un sonido con especial énfasis en las guitarras. Así lo demuestran ya con el comienzo de The Traveller y unos riffs que le dan un toque enigmático al tema, cuando meten ya el ritmo dominante siguen acentuando esa sensación de inquietud que transmitían en los primeros momentos. Interesante el sonido transgresor y caótico que le dan al tema y que culminan con un solo en esa misma línea. 

Gone Forever es una canción más clásica en la que destaco especialmente las pausas con los buenos riffs que salpican el tema y le dan un punto de ambientación. De nuevo tengo que destacar el momento del punteo, me gustan estas bandas que se toman eso en serio y en una de hard rock diría que esto es todavía más determinante. Tiran de groove y un sonido más industrial en The Liar and the Thief, demasiado manido aunque no suena mal. Le dan continuidad a ese sonido con Inherit My Shadow con su arranque lento sigue tirando del groove en los riffs, una balada de aires entre alternativo y clásico, que de nuevo evidencia que lo mejor de cada tema son los solos, ahí brillan sin ningún tipo de componendas.

Estupendos los riffs oscuros y melódicos que lucen en Last to Know, me sobran algunos de los arreglos que le meten al tema para darle un envoltorio más sinfónico y que se carga un poco la excepcional atmósfera creada por los riffs, la producción también me satura en algunos momentos. Lost es un tema donde recrean una atmósfera que les acerca al sonido doom, de hecho me gusta más la voz de Nik en estas tesituras que cuando se pone excesivamente rockero, está aderezado con cambios de ritmo que lo ponen patas arriba, de lo mejor del disco. 

Turno para la balada con Never Beyond Repair, tiene un toque  claramente Aerosmith en las voces y las armonías, solo en momentos puntuales le dan su aire más extremo en voces y riffs, como ocurre a lo largo de todo el disco.  Brake hace gala de un riff rockero de lo más clásico al principio, pero como en otros temas vuelven a mostrar esa dualidad con el rock de toda la vida y su faceta más agresiva. 

Control es uno de los temas más sosos del disco, pierden la frescura que tenían en las guitarras en la mayor parte del disco y lo fían todo a los cambios de ritmo y a la voz aguerrida de su cantante. El inicio más melódico del disco se da en el último tema One of Us, pero luego deja paso al groove y en momentos puntuales al apoyo de teclados que me resultan especialmente cansinos pero que es uno de los recursos que manejan en prácticamente todos los temas. Un disco de momentos brillantes sobre todo a cargo de las seis cuerdas, pero con un sonido falto de originalidad, un camino ya inventado muchas veces por otras bandas alternativas, le salva la calidad, pero con estos mimbres me esperaba canciones con mucho más calado y el efecto global final es un poco decepcionante, la producción tampoco ayuda, demasiado sobrecargada. 

Feeling: 3,5/5

Originalidad: 2,5/5

Técnica: 3,5/5

Producción: 3/5

Puntuación: 6,75/10