www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 9 de diciembre de 2019

Distant Eyes (by Cerebus)


VICE CITY – XIII (2019)


1. Numbers
2. Shadows
3. The Wrong Way
4. Old Wounds
5. Burning Tyre

Miquel Barcelo – bass, vocals
Rafel Garcies – drums 
David Rigo – guitar, vocals

Vice City es una banda metalera de Mallorca con sus inicios en el año 2000 y en sus  principios bajo el nombre de Smellbag, tocaron en directo en su zona de influencia y sacaron un ep. La salida del cantante original hace que comiencen una nueva ruta con nuevo nombre, diversos cambios en la formación hasta llegar a este nuevo ep después de volver a los escenarios en 2011, así que se puede decir que ha sido un proceso que les ha llevado su tiempo. 

El primer tema es Numbers, con un tiempo a medio y unas hechuras a medio camino entre unos Pantera y unos Mastodon, quizás más tirando hacia lo primero porque no se complican demasiado en la composición, es un tiempo medio donde los riffs con groove llevan el peso del tema, convence aunque no sorprende. 

Shadows es una groove metal con su punto thrash, en este caso se encuentran más versátiles en la composición. Me gusta el sonido sólido y clásico de la base rítmica, da aplomo y consistencia al tema y sobre el desarrollan con una buenas vocales un tema con pegada y su punto de crudeza, aceleraciones y poderío guitarrero.

The Wrong Way sorprende por un comienzo más oscuro y más under, aunque el tema se va calentando progresivamente y nos ofrece de nuevo momentos donde lo que impera es el groove, aunque manteniendo esa cara acústica en las guitarras que le da un toque más ambiental al tema y amplía el espectro sonoro de la banda de manera interesante, recuerda un poco a los viejos temas de los Metallica. 

Old Wounds tras un riffeo de contemporización se dispara con ritmos thrashers intercalando tiempos más lentos de groove metal a lo Lamb of God y similares. Lo más destacado sin duda son esos momentos donde disparan a todo lo que se mueve y le dan un toque de frescura y de locura al tema. Finalizan con Burning Tyre tirando de nuevo de la misma fórmula, el groove combinado con un metal que a veces suena clásico, otras veces más thrash y en ocasiones tira hacia el death. No se puede decir que sean especialmente novedosos en cuanto a sonido, sin embargo lo que les falta un poco en originalidad lo ganan en potencia, sonido directo y temas con gancho. Quizás de cara a futuras producciones puedan ir asentándose hacia un sonido más personal, ya que los temas no son para nada ingenuos sino más propios de una banda ya experimentada.

https://vicecitymetal.wixsite.com/vicecity/media   ep completo

sábado, 7 de diciembre de 2019

Son of Lilith (by Coroner)


HELVETETS PORT - From Life to Death (2019)


1. Stan Brinner  (5:28)
2. The Invincible  (3:19)
3. Röda Nejlikan  (5:20)
4. Ruled with an Iron Hand  (4:11)
5. Hård Mot De Hårda  (2:46)
6. Man-at-Arms  (3:28)
7. White Diamond  (4:30)
8. Hero of an Age  (3:29)
9. Die to Stay Alive  (4:37)
10. From Life to Death  (4:08)
11. Orions Bälte  (5:04)
12. Castle Walls, City Gates  (2:44)
13. Thunder Ace  (3:33)
14. Night of the Innocent  (4:33)

Witchfinder - Lead Vocals
K. Lightning - Lead Guitar
Inquisitor - Bass Guitar
Virginkiller - Lead Guitar
O. Thunder - Drums

Esta es una banda sueca formada en 2001 y el último material que habían sacado data del 2010, así que es la primera vez que comentamos una novedad de esta banda. Y para empezar al ver que son catorce temas, nada menos, se me quitan ya un poco las ganas, y más si tengo que hacer una reseña del disco, lo que supone ponerle la oreja con mucha más atención. Pero quiero confiar en las buenas críticas que recibió su último ep, así que espero que vayan por ahí los tiros. 

El largo período entre discos se debe a diversas circunstancias, entre ellas la habitual de cambios en la formación y de momentos en los que la gente necesita parar para tomarse un respiro, refrescar ideas, etc, y cuando te das cuenta han pasado cinco o diez años y te preguntas qué coño has estado haciendo todo ese tiempo. Bueno, pues al menos si lo contabilizamos por el número de temas que aparecen en el disco parece que el descanso les ha venido bien. Pero aquí todos sabemos que lo importante no es la cantidad sino la calidad. No en vano, la propia banda confiesa que entre estos temas hay material escrito ya desde hace tiempo o ideas que se han rescatado del pasado, así que es un poco recopilación de toda su carrera, eso sí, con temas nunca publicados y que se han desarrollado en los últimos años. 

Comenzamos el recorrido con  Stan Brinner un tema de un inicio muy épico en las voces y las guitarras al ralentí, pero que luego se acelera y tira de riffs melódicos, tirando del legado de bandas de los 80 como los Aria, Heavy Load. The Invincible es un heavy old school pero más épica en las voces y ritmos de cabalgada, me recuerda un poco a los primeros tiempos de los Hammerfall o unos Warlord.

Röda Nejlikan cambia por completo el dibujo, se construye en base a un ritmo lento y tirando de épica recordando un poco a las construcciones inmortales de los Manilla Road y tomando velocidad en la parte final del tema, una canción más carismática que las dos anteriores y de lo mejor del disco. Ruled with an Iron Hand es un tema de un heavy clásico pero con toques contemporáneos que recuerdan al sonido de los Ram por todas las  variaciones que introducen en el mismo. Hård Mot De Hårda es un tema de sonido heavy más directo, si le sumas a eso que cantan en sueco se te parece mucho a lo que hacían unos Ossian o unos Aria. Man-at-Arms es esencialmente lo mismo sólo que con más presencia de la parte melódica de las guitarras. 

Vuelta al sonido más clásico con unos White Diamond, te parecerá revivir los momentos mágicos de bandas como los Heavy Load o los Mindless Sinner, las guitarras te llevarán a tiempos lejanos ya en el libro de historia de nuestra música, lo mejor es que consiguen recrear correctamente las sensaciones de aquellos lejanos años. Hero of an Age sigue las buenas sensaciones del tema anterior y los riffs y la base rítmica nos trasladan a los años tempranos de los Iron Maiden o Lethal. Si os fijáis, el disco va dando un recorrido por los más granado del heavy en cuanto a estilo se refiere, eso es interesante aunque tiene la contrapartida de que diluye un poco las sensaciones que te va dejando, el foco se dispersa. 

Die to Stay Alive es un tema que me deja un tanto indiferente, le falta ritmo y mordiente, se queda un poco en tierra de nadie y nunca me llega a enganchar.  From Life to Death aunque sigue con el enfoque ambiental que mostraba su predecesora tiene unos riffs con más gancho y el ritmo se mantiene más vivo lo que contribuye a que gane enteros, eso sí, a las letras les sigue faltando gancho. Orions Bälte se recrean en un sonido más melódico y limpio de guitarra y en las voces, tirando más de épica pero sin convencer del todo. Castle Walls, City Gates es un tema heavy más directo, más veloz aunque sin perder el enfoque epic en voces y guitarras. 

Thunder Ace sigue en la línea heavy epic de temas anteriores aunque de nuevo le sigue faltando algo de picante al tema para que conquiste del todo. Y por último Night of the Innocent es uno de los mejores momentos del disco con un heavy orientado hacia el speed donde las guitarras si tienen la fuerza que se echa de menos en otros temas. En conclusión, tenemos un disco al que me parece que le sobran temas, catorce son demasiados y a veces acabas desenganchando un poco, porque resulta un tanto irregular y porque acaban jugando a varias cartas lo que le resta consistencia al disco. Pero es cierto que tienen buenos momentos y quizás les falte un poco de rodaje después de años componiendo a plazos, pero es una buena toma de contacto. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7/10

viernes, 6 de diciembre de 2019

Watching over me (by Iced Earth)


REPENT - Condemned To Fail (2019)


1. Pride of Creation  (4:02)
2. Progress Paradox  (5:02)
3. Theo-crazy  (4:49)
4. Hypocrite´s Tears  (4:46)
5. Empires of Evil  (4:04)
6. Mutilation Ritual  (4:39)
7. Scientific Ideals  (5:18)
8. Wimpreaper  (4:24)
9. The Worst Is Yet to Come  (3:51)

Jürgen "Eumel" Aumann - vocals
Martin "Heusi" Heusinger - guitar
Alex Raab - bass
Philip Rath - guitar
Andy Brandscher - drums

Llegaron tarde a esto del thrash porque se formaron en 1992, cuando ya todo el mundo estaba de retirada ante la de los 90 que dejaría la parcela del metal hecha un lodazal, salvo contadísimas excepciones. Pero estos alemanes lo tenían claro y siguieron a lo suyo. Evidentemente lo pagaron porque hasta el 2000 no consiguieron sacar su primer disco y entonces la ola ya era mucho más pequeña, los buenos momentos habían pasado. Pero ellos han seguido ahí y con el resurgimiento del thrash en los último años quieren obtener una recompensa a sus esfuerzos, así que sacan adelante su cuarto larga duración, el anterior era ya de 2012.

Empezamos el disco con  Pride of Creation que nos deja un thrash muy germano, con predominio de caja en la batería, riffs rocosos y voz a medio camino de la gutural, el solo es breve y con melodía, no sorprenden con un thrash de corte clásico pero quizás demasiado por el guión. Progress Paradox introduce ritmos más cambiantes y eso hace que resulte un tema más dinámico e interesante, también tratan de introducir un poco de ambientación con algunos arreglos de guitarra pero sobre todo destaca por la agresividad que muestran en los riffs, un tema más contundente y donde alcanzan un mayor impacto y ahora sí con unos punteos trabajados. 

Theo-crazy es de nuevo un tema con alternancia en los ritmos pero con un ritmo dominante intermedio, eso sí, siguen fieles a su estilo de forjar las canciones a base de riffs agresivos, bastante sencillos, sin complicarse la vida, rematando la canción con un solo veloz y melódico a partes iguales.  Con Hypocrite´s Tears dan un paso en varias direcciones, por un lado un poco más heavy en las guitarras y en otros tramos del tema más orientado hacia el death.

Empires of Evil es un thrash muy típico de los noventa, con el groove y el elemento metalcore de transfondo, lo más interesantes es un solo de corte sicótico que encaja muy bien en la adrenalina del tema. Mutilation Ritual es una pista simular, con un menor ritmo pero con los coros y el groove dominando. Scientific Ideals es casi un tema calcado con el mejor momento del mismo en la ralentización a mitad de tema donde van concatenando diferentes riffs que nos llevarán hasta el solo melódico. 

Wimpreaper es un tema a cañón en el que introducen la guitarra solista en momentos puntuales lo que consigue que el tema resulte más atractivo. Acaban con The Worst Is Yet to Come no nos descubre nada nuevo, sigue la línea de todo el disco y que se resumen en que practican un thrash muy de la época en la que surgieron, no especialmente brillante ni en cuanto a técnica ni por composición, basándose sobre todo en la agresividad de la voz y los riffs, cumple aunque no sorprende en ningún momento. 

Feeling: 3/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 6,5/10

jueves, 5 de diciembre de 2019

Marco Polo (by Symphonity)


UNKNOWN DECOY – Seeking The Sun (2019)


1. Davaj!  04:40
2. Test Animal  04:16
3. Praise The Sun  04:47
4. The Men  03:39
5. Flash

Aaro Viitanen - vocals, bass
Vilho Polamo - guitar
Saku Taittonen - guitar

Debuta este trío finlandés con estos cinco temas y como siempre aquí está Metalbrothers para contároslo, donde los otros no llegan, porque son grupos que ni dios conoce y por tanto a quién le interesa reseñarlos… pues a nosotros porque nos va el underground. Aún así, como dice el jefe, necesitaríamos más brazos y más días al año para reseñar todo lo que nos llega o lo que vemos por ahí, pero la familia es la que es y no da para más. Así que sin más demora al lío. Nos cuentan que las letras van sobre diversos temas, desde enfermedades mentales, política a nivel mundial, un pupurri de cosas. 

Davaj! nos ofrece de entrada unas melodías de guitarra heavys, que siguen acompañando al tema a ratos, pero en esencia es más una canción de rock con elementos heavys y un rollito de locura festiva. El estribillo es bueno y el vocalista pese a no impactar con su voz tiene una forma de cantar y pronunciar que se te queda en la cabeza, eso se llama carisma. Saben rematar el tema con un solo melódico que podría estar sacado de los discos de muchas bandas de la nwobhm, le queda bien al tema y le pone un buen broche.

Test Animal tiene un arranque de estilo stoner combinado con interesantes riffs melódicos. La letra es curiosa porque pasamos de una parte más comercial a una de rock correoso y alternativo. Pero el plato fuerte es el riff ambiental con la pausa que luego da lugar a una aceleración del tema y el solo distorsionado heavy. Un tema con muchas aristas, interesante. 

Praise The Sun supone una nueva vuelta de tuerca en su sonido, con unos riffs de inicio pesados pero que acaban mutando hacia un heavy en el que la voz pone el contraste con un sonido más punk. De nuevo mención especial para la parte instrumental del solo y su preparación, con un enfoque fresco, de sonidos inesperados, bastante oscuros y ambientales, buena la capacidad de este trío para complementar el entramado del tema, huyen de lo simplón y lo hacen con garantías, tocando distintos palos. 

Y para corroborar mis palabras tenemos el siguiente tema, The Men. Se podría etiquetar como Metal entre melódico y alternativo, pero con riffs muy cool que dicen los británicos, esa es la fuerza de esa canción y que de repente te meten un arreón con distorsión que hace que te levantes del asiento, me recuerdan a los Mastodon de sus inicios, y un nuevo nivel que sube el grupo en cuanto a intensidad y amplitud de sonido, no es fácil hacerlo de forma tan rotunda. 

Acaban el ep con Flash, es la pista con un sonido más comercial y alternativo, entronca bastante con la anterior en este sentido. A tener en cuenta el matiz metalero que le dan al tema, lo bueno es que aunque la base es el rock siempre le acaban por meter potencia al tema, ya sea por ritmo o por guitarras más potentes. Y eso cuando no se dedican a desbarrar a gusto como con la inclusión de instrumentos folclóricos en la pausa del tema, oye que además de darle una nota curiosa no le quedan mal. Y para más inri el vocalista remata el disco rompiendo la voz. Creo que no se les puede pedir más en menos tiempo. Prometedor debut el de esta banda, me quedo con su ausencia total de complejos y de reglas se podría decir, con la locura controlada que transmiten en todo momento. Banda a seguir. Por cierto, no os perdáis el vídeo correspondiente al primer tema que ponemos más abajo, entretiene y refleja la actitud que he comentado a lo largo de todo el ep.

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Harder than steel (by Jag Panzer)


THE DRIPPERS - Action Rock (2019)


1. (Ain't No) Shangri-La   (1:25)
2. Gimme The Shakes  (2:47)
3. Feldman's Exit  (2:46)
4. Långgatan  (2:38)
5. White Light  (3:09)
6. Backbeat  (3:39)
7. Bottled Blues  (2:30)
8. Sweet Action  (2:48)
9. Finskt Blod  (1:32)
10. Ready To Fall  (2:34)
11. Day Turns To Night  (2:46)

Viktor Skatt - Bass & Vocals
William Dickborn - Guitars & Vocals
Niclas Kristoferson - Drums

Esta es una banda procedente de Suecia que se autodefine por hacer un rock muy enérgico con influencias de bandas suecas de los 90 como Turbonegro o The Hellacopters, a la par que combinan elementos del rock más clásico, en todo caso lo suyo es subir las pulsaciones, o al menos eso es lo que prometen, qué mejor forma de comprobarlo que escuchando su debut discográfico con este Action Rock, grabado a finales del año pasado y que ahora sacan a la luz. También se consideran una banda con un directo explosivo, pero oye, esto es rock y si en directo no motivas al personal entonces mejor dedícate a la pesca del atún en alta mar. 

Primer tema con la breve intro (Ain't No) Shangri-La y las sensaciones son excelentes, haciendo honor a lo que predican, un ritmo desenfrenado y guitarras explosivas para un rock desmelenado. Si os fijáis todos los temas son breves, entendiendo por breve que la mayoría están por debajo de los tres minutos. Gimme The Shakes sigue con esas mismas connotaciones, la voz siempre con mucha fuerza y las guitarras metiendo caña con arreglos por detrás constantes. 

Feldman's Exit es un tema con una base rítmica menos acelerada y con unas guitarras más de los noventa, solos largos y de rock de toda la vida, sin aflojar en ningún momento el ritmo. Es con temas como Långgatan cuando me ganan para su causa, sacan a relucir un rock más clásico y con toques sicodélicos a lo MC5, potente y descontrolado, un rock eufórico podríamos calificarlo, con un poco de esa chulería que hizo célebres a los guns and roses, es decir, el elemento punk.  White Light lleva un tono garajero, más austera y under, un rock más protestón y setentero se podría decir. 

Backbeat sigue tirando de riffs clásicos, de esos temas donde te hacen pensar que en esto del rock está todo inventado, este en concreto es un punk rock de toda la vida, con estribillo y riffs pensados para enganchar a la primera. Bottled Blues podría perfectamente estar en algún disco de los Motorhead, rock con callo, con la voz más rota y los riffs de la banda británica de toda la vida, si fuese un tributo entraría sin problema en ese disco homenaje. Sweet Action nos devuelve a los años más clásicos del rock con riffs y coros de rock como ellos dicen de acción, la esencia del rock, la movilización y el inconformismo perfectamente reflejados en esta canción. 

Finskt Blod es una clase de como comprimir en menos de dos minutos un tema de rock con su punteo y todo, guitarras bastante sucias y voces disparadas que se entremezclan.  Ready To Fall es un tema de rock con la distorsión por las nubes, de nuevo el ritmo de batería a tope de pulsaciones bien acompañado por la voz, la fórmula que usan durante todo el disco, no hacen un rock amable ni melodioso, sino correoso y agresivo, altamente inflamable y esa es su mejor baza. Day Turns To Night sigue en la misma línea con punteos con fuerza y rematando el disco con las botas puestas hasta el final y sin apearse del caballo del rock de toda la vida. Lo menos brillante es la falta de originalidad, pero lo compensan con creces con la energía que le meten a los temas. This is rock!

Feeling: 4/5
Originalidad: 2,5/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7,5/10

lunes, 2 de diciembre de 2019

Beyond nightmares (by Metal Inquisitor)


OSI AND THE JUPITER - Grå Hest (2019)


1. Grå Hest  (3:10)
2. Autumn (3:47)

Sean Kratz - all vocals, talharpa, percussion and keys
Kakophonix – Cello

Aquí os traemos un aperitivo por parte de esta banda de Ohio, un aperitivo para lo que están preparando de cara al otoño de este año, que no es otra cosa que su nuevo álbum   Nordlige Rúnaskog. Si os fijáis en la formación, dos personas con instrumentos raros o poco comunes os podéis hacer una idea de por dónde van los tiros. Si además a eso lo sumáis que las letras giran entorno a creencias paganas del norte y dioses ancestrales pues aún afinaréis más la puntería. 

Tenemos el primer tema que da título al ep, Grå Hest. Tiene un comienzo muy tribal e hipnótico que se prolonga hacia un ambiente de folclore y con una melodía ambiental que impregna todo el tema y que te traslada a parajes ignotos o películas que seguro que todos hemos visto y que recrean nuestros sueños los hacen realidad. La voz también juega un papel importante como un canto recurrente o una cantinela que se te cuela en la cabeza y te recuerda a las danzas tribales de pueblos lejanos. 

Autumn sigue ese sentido ambiental del tema anterior, en este caso marcado por el piano y los sintetizadores, no hay nada más, es como el vacío hecho música, un tema absolutamente ambiental en el que la imaginación potenciado por esas notas es el elemento que cobra más fuerza, la melancolía impregna por completo esta canción. Los temas son breves pero transmiten sentimientos y de eso trata la música, no? Como decía es un aperitivo, pero realmente jugoso y que pone bien altas las expectativas respecto a los que estos dos músicos nos puedan ofrecer en el disco que saldrá a finales de año. 

https://osifolk.bandcamp.com/ 

sábado, 30 de noviembre de 2019

The sirens wail (by Metalian)


PLAINED – Epidemic of Mass Hysteria (2019)


1. Prelude  01:05
2. Chorus Line  07:30
3. Erupted Material  06:38
4. Odio Fati  05:03
5. Amor Fati  04:40

Frederik Jensen - Vocals, Guitar, Bass, Drum editing
Jonas Christensen - Guitar, Bass

Dos músicos componen este nuevo proyecto de enfoque progresivo, de los que podréis encontrar por ahí videos o singles de los mismos, pero por si hasta ahora no habéis escuchado nada de ellos ahí van unas notas respecto a este ep. 

Tenemos Prelude, cuyo concepto viene claramente definido por su propio título, en apenas un minuto ponen en escena una sonoridad progresiva orientada sobre todo al rock pero con pinceladas ambientales que son las que hacen de esta breve pista algo con significado. De ahí pasamos a Chorus Line que viene definida por sus pausas ambientales, realmente inspiradoras, donde se acercan al sentimiento de unos Opeth en las partes lentas, la otra cara viene dada por el groove y la voz distorsionada, haciendo una especie de rock y metal entre progresivo y alternativo, con recurso a diferentes arreglos ambientales. 

Erupted Material es un tema donde trabajan en buena forma los contrastes entre un metal de riffs con groove machacones, con toques alternativos, y de nuevo la parte ambiental, claramente la base rítmica es la parte más endeble de todo el entramado.  Odio Fati es una pista más activa y dinámica, con riffs heavys seguidos de acústicas y partes ambientales donde quieren sonar más transcendentes. Hay buenos momentos técnicos a la guitarra, como el buen punteo, pero en general me dejan con la sensación de que juegan un poco a todo o a nada, con un estilo en el que tanto vale tirar para un lado como para el otro, bueno, a eso se le puede llamar progresivo y en ese caso todo vale, pero lo importante es las sensaciones que provocan, y hay momentos en que me ponen las pilas y en otros me dejan frío como un témpano.

Final con  Amor Fati tiene una primera con apuntes de rock progresivo, base rítmica muy elemental que sobre todo pone el foco en un riff bien conseguido, un inicio ambiental que da paso a un groove muy rutinario y que se carga un poco la magia del principio. Lo que os acabo de decir, parece que van un poco sin rumbo según la inspiración del momento, y hay momentos en que duermen a las ovejas, mientras que en otros consiguen unos efectos de guitarra realmente interesantes. Hay tela que cortar pero también muchos flecos por pulir. 

PLAGUE THROAT – Evolutionary Impasse (2019)


1. The Epoch of Catastrophe I  01:24
2. The Epoch of Catastrophe II  03:57
3. Instruments of Antipathy  03:22
4. Primitive Defense Mechanism  03:29
5. Re-Shaping a paralysed world  02:58
6. Portraying a Void 


Malice - drums
Nangsan Lyngwa - vocals, guitars

Segundo ep y continuación a su álbum de debut de 2017, once años en activo, son de la ciudad de Shillong y gozan de cierta fama, habiendo actuado junto a bandas como Cannibal Corpse, Psycroptic, Dying Fetus, etc. El grupo lo componen el binomio del batería y el vocalista/guitarrista.

Arrancan el disco con The Epoch of Catastrophe I, un breve corte de sonidos entre bizarros, catastróficos y oscuros, con la batería apuntando ya momentos de brutalidad y el riffeo calentito para ir preparando el horno. The Epoch of Catastrophe II es la consecuencia natural del tema anterior, riffs gruesos, ritmos lanzados y voz ultragrave pero ojo apuntalado con momentos de técnica que nos dibujan un cuadro entre el brutal y el death técnico.

Instruments of Antipathy suena más caótico en las guitarras, también apoyado por una batería que es dinamita pura, caña de principio a fin sin momento para levantar el pie, tirando sobre todo de agresividad más que de técnica. Primitive Defense Mechanism se dirige más hacia el death con los apuntes técnicos que son capaces de aportar y con ritmos que son como una apisonadora, nada que no haya sido escrito con anterioridad, pero la ejecución es pulcra y por el libro, con especial atención al riffeo técnico que nos cuelan en medio de toda la distorsión.

Re-Shaping a paralysed world es un tema que no admite medias tintas, una masacre sonora de principio a fin, no apto para los que buscan el lado más melódico de este estilo pero sí para los que gustan de bandas como Vomitory, Entombed,  Carnage, etc. Último proyectil con Portraying a Void donde ahora sí buscan el lado más death y rítmico de la banda, con riffs que ofrecen menos brutalidad y más armonía. Los temas no se prolongan en demasía, son latigazos auténticos y es una banda para hacer descargas en directo con mucha fuerza, como lo demuestra su curriculum. Siguen la tendencia de los grandes que les han precedido y lo hacen con garantías.

jueves, 28 de noviembre de 2019

Darkness whore (by Vampyromorpha)


CHILDREN OF THE SUN – Flowers (2019)


1. Flowers Intro  1:37
2. Her Game 4:33
3. Emmy 3:58
4. Hard Workin Man 3:39
5. Sunchild  3:56
6. Flowers  4:53
7. Like a Sound  4:02
8. Beyond the Sun  7:27

Jacob Hellenrud - guitar
Josefina Berglund Ekholm - vocals
Ottilia Berglund Ekholm - choir
Wilma Ås - choir
Ida Wahl - bass
Anna Nilsson - keys
Christoffer Eriksson - drums
Sara Berkesi - percussion

Desde Suecia esta numerosa banda que nos retrotrae a tiempos pasados de la historia del rock, a aquellos donde Hendrix o Joplin estaban en boca de todos, ya la estética que ofrecen es bastante significativa en ese sentido y la intro con la que empiezan el disco ratifica lo dicho, sonidos relajados, sicodélicos y que invitan a soñar. Previamente habían publicado un ep, por cierto. 

Otro de los aspectos destacados de este grupo es el tratamiento de las voces, con tres miembros del grupo dedicados a este asunto, las armonías de guitarra se convierten en el acompañamiento al servicio de las voces. Con el solo desatan la parte más salvaje en Her Game, si entendéis lo que quiero deciros, está muy bien ese contraste y que no solo se dediquen a recoger margaritas en el campo y a cantar alabanzas al dios sol, el tema también tiene sus momentos de garra y fuerza. 

Emmy empieza con un teclado y voz a dúo, al que luego se les van añadiendo nuevas voces y melodías, un tema muy espiritual y con aire transcendental, te puedes imaginar en la campiña de Woodstock agarrado de la mano con personas a las que nunca habías visto en tu vida y entonando el kumbayá. 

Hard Workin Man es un tema con guitarras rock de sonido country, voz acaramelada, un tema de sonido animado, muy setentero e ideal para salir a la pista de baile con las botas y los vaqueros a marcarse un bailoteo con el resto de los cowboys, además tiene un parte instrumental de un perfil más sicodélico aunque breve. Sunchild aunque tiene un inicio con voces que parecen sacadas de un tema pop de los 70, luego va enfilando hacia un rock suave y melódico y con un poco de acento blues. Está claro que la voz de Josefina es el eje sobre el que gira la rueda de este grupo sueco. 

Flowers tiene un comienzo con acústicas suave, delicado e incipiente que me recuerda a  aquellos grandes momentos que sabían crear los eternos Doors, pero aquí la voz pone e impone la melodía más vital y desgarra los nubarrones que pudieran atisbar en el horizonte. Es un tema más pausado, sicodélico y también melódico del disco, hasta algún gurú del mindfulness lo podría adoptar como música inspiradora. 

Like a Sound ofrece unos riffs de rock clásico que contrastan con la melodía del coro, los teclados también acentúan ese perfil de rock a lo Deep Purple, como una pugna entre el lado más clásico del rock y el lado más rebelde o de alma libre de una Janis Joplin.  

Acabamos con el tema más largo del disco, Beyond the Sun se puede incluir dentro del capítulo de baladas, muy relajada, con el foco en la voz y creciendo hasta explotar en el momento final, con el clásico esquema del rock comercial, es el tema que menos me sorprende de todo el disco o el más previsible de todos. Un viaje al pasado se podría decir que es lo que nos proponen estos suecos, teniendo en cuenta lo que es habitual hoy en día se podría decir que son unos bichos raros, pero si buscas algo un poco diferente o recrear un poco los tiempos pasados con un toque comercial o melódico ellos te sirven un buen menú. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3,5/5
Producción: 4/5

Puntuación: 6,5/10

miércoles, 27 de noviembre de 2019

The hour of the avenger (by Revel in Flesh)


STEELWINGS – Back (2019)


1. My Rock Is Hot  04:49
2. Walk On Water  03:56
3. Nightmare  05:35
4. Death Or Gold  04:09
5. Walk In The Sky  06:25
6. Rock The Nation  04:59
7. Back On The Road  04:19
8. All Night  04:40
9. Rock My Soul  04:27
10. She Knows What It Takes  03:59
11. Ride On  06:33
12. Won`t Let You Go Away  04:26

Tommy Söderström - vocal
Gert-Inge Gustafsson - guitar
Michael Lindman - guitar
Peter Fredriksson - bass
Marcus Fritiofsson - drums

Banda sueca con muchos años en este asunto, aunque con baches por medio, y que se enfoca al hard rock con toques heavys. Ya andaban haciendo de las suyas allá por 1982 y en 1989 publicaron su último disco hasta regresar tantos años después. Este nuevo álbum que presentan además de tener un claro sabor ochentero también va a enfocado en cuanto a letras al tema tan manido de aprovechar el tiempo, disfrutar de la vida, etc.

Como os decía  My Rock Is Hot es el típico de hard heavy con sonido ochentero, tiene garra, un estribillo correcto y un ritmo que no afloja en ningún momento junto a unos buenos guitarrazos. Walk On Water va más enfocado al hard rock melódico, un buen punto es que las guitarras suenan siempre potentes, riffs y punteos no escatiman en nada, la base rítmica sí que es más trillada. 

Nightmare sigue la tendencia hacia un sonido más rockero, empezaron el disco con el tema más heavy y van dando pasos hacia canciones más rockeras, eso sí, como en temas anteriores el ritmo es sostenido y es la voz la que le pone el punto más interesante a este  tema. 

Death Or Gold tiene un comienzo que podría encajar en una banda de rock de toda la vida, di unos Twister Sister, unos LA Guns, etc. Tiene esas guitarras contenidas que finalmente explotan con el estribillo para darle ese carácter explosivo al tema, muy al uso, hasta los Judas tienen el suyo. Cambio de tercio por completo con Walk In The Sky, una balada medio tiempo con predominio de las guitarras melódicas, tiene sobriedad y elegancia suficientes para resultar convincente y Tommy demuestra que es un vocalista con recursos y voz consistente. 

Rock The Nation arranca con un riff infeccioso a lo Ratt o Cinderella, un tema de rock chulesco extraído del ambiente americano de los 80 y condimentado con punteos con actitud, me gusta el trabajo versátil que hace la banda, tocando diversos palos, hasta tiene un poco del rock británico. Back On The Road tiene un riff donde los Acdc los podrían denunciar casi por plagio y que por supuesto marca el devenir de todo el tema, rock n’roll en vena, se podría decir que una oda a la fama de los australianos. Y con All Night completan la pareja, porque es otro tema muy rockanrollero con los riffs marca Angus por bandera, coros y la pausa clásica. 

Rock My Soul es un rock más clásico, una mezcla entre unos Ufo y los Saxon menos heavys, con un estribillo bien construido y el vocalista de nuevo ganando la partida.  She Knows What It Takes es un soplo de aire fresco en el disco, no porque no sea un tema que se haya hecho mil veces antes sino porque nos retrotrae en el tiempo a un rock setentero con buenos alaridos vocales por parte de Tommy, casi emulando al dios Dio, los guitarrazos no pueden ser más clásicos, a lo Rainbow o Dio, fuerza y carisma en este tema, de lo mejor del disco. 

Ride On hace gala también de un sonido vintage, un hard rock melódico con aroma antiguo, con un tempo más relajado pero unas guitarras más desgañitadas y más emotivas. Acaban con Won`t Let You Go Away, un estilo ochentero a lo Whitesnake pero con un poco más de garra. La verdad es que este disco se podría considerar como un repaso a las distintas etapas del rock, un buen compendio de temas por el que viajarás a lo largo de la historia del rock, la originalidad no es el punto clave aquí, pero no se le puede poner un pero a la composición. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3,7/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7/10

martes, 26 de noviembre de 2019

Into the mirror (by In Thousand Lakes)


HIDDEN LAPSE – Butterflies (2019)


1. Dead Jester  05:02
2. Third  03:21
3. The Letter 0   04:10
4. Stone Mask  04:32
5. Glitchers  04:09
6. Grim Poet  06:51
7. Sleeping Beauty Syndrome  04:56
8. Cruel Enigma  05:17
9. Dust  04:43

Alessia Marchigiani – Vocals
Marco Ricco – Guitars and Vocals
Romina Pantanetti – Bass
Alessio Monacelli – Drums

Segundo álbum de esta banda que lleva un enfoque según cuentan ellos mismos muy introspectivo, sobre como nuestras vidas se solapan, la rutina nos invade y parece como si todavía estuviésemos ajenos a todo eso, o algo así… pero vamos con la chicha del asunto, lo musical.

El inicio con Dead Jester es una buena muestra de lo que este grupo puede ofrecer, efectivamente un metal progresivo pero con un enfoque moderno, arreglos electrónicos, groove a ratos, pero ojo sin resultar cargante ni abusivo. Y en especial destacar la buena voz de Alessia, es de esas voces que parecen muy naturales, tiene un amplio rango y un poco de rollo rockero diría, lo cierto es que multiplica el efecto de la música del grupo. 

Third tiene una mayor presencia de teclados y groove, también juegan más con las melodías, sobre todo en el punteo, y en este sentido es un tema menos ambicioso y menos llamativo, hasta el punto de que en este caso la vocalista pone una voz más dulce y melodiosa, pierden un poco la esencia del vital arranque de disco. The Letter 0 sigue más o menos ese camino pero en este caso con un enfoque más hacia el power, me quedo sobre todo con los buenos solos de guitarra y teclados y las partes en que meten unos riffs más heavys, pero la voz me vuelve a decepcionar un poco por lo blanda que resulta, me falta la garra del primer tema. 

Stone Mask es un tema que fluye con mucha naturalidad, pausado, con buenas melodías y de nuevo esa Alessia con más personalidad, impostando menos la voz, un medio tiempo consistente con muy buenas melodías guitarreras. Glitchers tiene mucho sentetizador, groove por bandera y un perfil más de power sinfónico con la pizca de progresivo que ellos le ponen. 

Seguimos avanzando con Grim Poet hacia el lado que más me gusta de esta gente, cuando suenan menos power y le dan más agresividad a su sonido. Buen uso del groove para sacar unos riffs potentes pero sobre todo un tema muy equilibrado entre los momentos ambientales más pausados y los más cañeros, cuando las guitarras cobran protagonismo su rendimiento crece exponencialmente, de lo mejor del disco. 

Sleeping Beauty Syndrome es un tema de power pogresivo al estilo de los nórdicos Pagan’s Mind, basado en las buenas melodías, con doble jeugo de voces y buenos riffs que te harán saltar. Cruel Enigma tiene el título en español pero las letras son inglés, tendrán algún amigo por Asturias o algo así, el caso es que otro de esos temas en que suenan más melódicos y previsibles. Final con Dust, un tema instrumental que funciona a modo de outro, pausado y relajado para cerrar. La verdad es que es un disco con altibajos, momentos donde te hacen disfrutar bien y otros donde se instalan en la zona de confort y van a lo fácil y lo comercial, por tanto tienen margen de crecimiento y una buena vocalista que a veces me deja con la sensación de que está por momentos un poco encorsetada y podría desatarse y brillar mucho más. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3,5/5
Producción: 4/5

Puntuación: 6,5/10

lunes, 25 de noviembre de 2019

Exorcism (by Contrarian)


RAGNHILD – Tavern Tales (2019)


1. A Viking Mosh  03:58
2. Ragnhild  04:14
3. Death of a Warrior 06:37
4. Battle on my Grave  6:02
5. We Will March  05:03
6. Under the Red Sky 04:24
7. Glory of Our Mighty King 04:15
8. Stronghold 04:40
9. Tavern Tales  06:43

Ajinkya Bhingardive- bass
Rahul Dhake - guitars (lead)
Shardul Kadam - guitars (rhythm)
Rohit Jalgaonkar- vocals
Devashish Goel - drums

Primer disco que nos ofrece esta banda de la región de Pune, India. Se formaron en 2013 y practican un death melódico con nociones vikingas, la portada es fiel testigo de ellos. Han tardado varios años en sacar adelante este disco, vamos a ver cual es el fruto de todo ese trabajo. 

Tenemos un primer tema Viking Mosh donde imprimen toques de brutal metal en medio de un océano de melodías death que impregnan toda la canción y forman la base del mismo. Pero esos toques más agresivos son precisamente los que le dan un aire diferente al tema y hacen que no se queden en el típico clon vikingo, aunque la voz bastante gorrina no es tanto de mis gusto, pero hay que reconocer que al menos tiene fuerza. Otro punto a favor es que se explayan en el solo, en resumen un tema de lo más completo y con mucha pegada.

Ragnhild es un tema más estándar y por ende más vulgar que el anterior, de principio, aunque eso no significa que sea un mal tema. Para empezar el recurso al brutal de todo a cien es demasiado elemental, pero la parte melódica y atmosférica que le imprimen con la guitarra, con un toque viking folk, cambia por completo el escenario y eleva el puntaje del tema de forma considerable. Realmente es como si tuviésemos en el mismo tema a la bella y la bestia, me quedo con la bella, sobre todo cuando se desmelena en la parte final con una aceleración con punteo constante. Tras un comienzo bastante insulso el tema se desata y alcanza cotas muy altas de adrenalina. 

Death of a Warrior empieza relajado y con melodías cristalinas, más propias de un grupo de heavy epic que de una banda de death, y es que aunque no lo digan o no lo etiqueten así tiene bastante de ambos mundos. Para muestra la arrancada brutal death que sigue a ese inicio bucólico. Sinceramente, no acabo de ver muy bien la conexión entre las guitarras brutal y las partes melódicas que son realmente brillantes. Quizás si se ciñesen más al death melódico resultaría más coherente, pero para gustos colores. Lo cierto es que cuando sacan la melodía a pasear las emociones se disparan y los solos ambientales están a un nivel muy alto, al estilo de bandas como Visigoth, Manilla Road, Medieval Steel, etc. 

Battle on my Grave es otro tema con un inicio melódico que podría firmar cualquier banda de epic metal de las que he citado antes. Un poco se repite la estructura de temas anteriores, aunque en este caso de forma más equilibrada, este sí es un tema de death melódico con todas las de la ley, muy al estilo de unos Amon Amarth, pero dándoles una lección en cuanto a generación de melodías. 

We Will March arranca con los cuernos vikingos y acto seguido riffs muy de los Amon para un medio tiempo de bélica vikinga, apoyada con coros y toda la parafernalia al uso, no está mal pero sigue la estela de las bandas nórdicas y no impacta como los primeros temas.  Under the Red Sky es uno de esos temas en que si no metiesen la voz gutural y un poco el groove podría pasar por un heavy melódico épico, destaco de nuevo las melodías como la parte más brillante, gran trabajo el de los guitarristas. 

Glory of Our Mighty King sigue la misma estela de los anteriores, predominio de las melodías, con ritmos contundentes que le meten fuerza a la canción en momentos puntuales.  Stronghold es un tema con predominio atmosférico pero con momentos donde se lanzan a toda velocidad en su death melódico, en este caso con más criterio que en otras ocasiones. Por útlimo tenemos Tavern Tales que hace de nuevo gala de esa dicotomía entre heavy y death melódico que por momentos sorprende y en otras encandila. La verdad es que no deja de ser una banda curiosa y que llaman la atención, porque si quitas los momentos de furia, que tienen todos los temas, eso sí, podríamos estar hablando de una banda de heavy épico sin ningún tipo de problemas. Rompen un poco ese tabique y eso hace que suenen especiales, amén de que los guitarristas hacen un trabajo soberbio en el apartado melódico. En cambio las pullas de brutal death no pegan ni con cola en el entramado de los temas. En resumen, un buen debut por parte de esta banda india, y ya no es la primera que destacamos del país asiático. 

Feeling: 3,75/5
Originalidad: 3,5/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7,75/10

sábado, 23 de noviembre de 2019

The drapery falls (by Opeth)


METALIAN – Vortex (2019)


1. Prologue  (3:25)
2. The Sirens Wail  (4:02)
3. Full Throttle  (4:44)
4. Vortex  (3:17)
5. Land of the Brave  (4:03)
6. Liquid Fire  (3:33)
7. Broke Down  (4:24)
8. No Home  (3:13)

Ian - vocals / guitar
Simon - guitar
Andres - bass
Tony - drums

Banda canadiense formada en 2003 por su vocalista y guitarrista Ian Wilson, que por cierto presume de que sus agudos se acercan a las notas de Halford. Después de publicar varios trabajos la banda original fue perdiendo sus miembros debido a lo que llamamos la vida misma, los niños, el trabajo… Hubo que remodelar el grupo y actualmente llevan con la misma formación cerca de siete años y han girado por Europa incluso. 

Vortex es el tercer disco del grupo y sigue la estela de los anteriores, como ellos mismos señalan, fieles a su estilo y ojo a los priestinianos, si me permitís el vocablo, porque si no has escuchado nunca a este grupo esa es una referencia que ellos mismos citan. Y ojo también que de bandas canadienses ya hemos comentado unas cuantas este año con excelentes resultados, la verdad que yo no sé lo que les dan allí pero están que se salen en cuanto a metal clásico. 

El disco se compone de 8 pistas, como ya he dicho en muchas ocasiones, un número para mi redondo cuando hablamos de álbumes de heavy clásico. Arrancamos con  Prologue con unas guitarras previas de sonido pausado y heavy antes de meterse en velocidad con guitarras centelleantes, un poco la sonoridad melódica de los Maiden para un primer tema instrumental que a modo de presentación deja unas sensaciones excelentes. 

The Sirens Wail es la entrada en el disco de la voz de Ian, lo hace con un transfondo de heavy clásico y veloz a lo Judas Priest, poco tiempo tardarás cuenta en que efectivamente la similitud en los registros con el dios del metal es más que evidente. El sonido también tiene ese ingrediente Judas pero además incorporá un toque más melódico en las guitarras. Un tema directo a la yugular, con solo veloz seguido de las clásicas twin guitars.

Full Throttle es un tiempo más lento, de sonido también muy clásico, con riffs que destacan por su sencillez y pegada, la voz se erige en auténtica protagonista, condimentando con buenos duelos de solos, largos y copiosos en cuanto a emociones y salida con riffeo repitiendo estructura como corresponde, el abc que sigue funcionando a la perfección porque el sonido es heavy sin tapujos, entre Judas y Grim Reaper.

Vortex tiene un estilo más speed metal, velocidad, riffs sin complicaciones, algún agudo  de campana y el solo a degüello  y sin contemplaciones pero garantizando el entretenimiento. Land of the Brave es un tema heavy pero con reminiscencias rockeras e incluso un poco punk recogiendo la estela de unos Motorhead, ese sonido característico de las guitarras, muy correoso que combinan con la melodía del riff y la velocidad imparable en la batería. 

Me encanta la magia retro que desprende Liquid Fire con el heavy speedico de unos Judas Priest rejuvenecidos o de vuelta a sus primeros tiempos, con una nota sicodélica en las melodías y un estribillo que es una garantía de éxito. La parada a mitad de tema con la guitarra encabritada le da un carácter más ambiental y hace que la arrancada posterior sea todavía más espectacular con un solo lanzado a la velocidad de la luz. Espectacular tema para agitar el cuello sin descanso, quizás el mejor tema del disco.

Tras la vorágine del trallazo anterior llega Broke Down un tema que suena a ese heavy rock tan característico de discos como el Killing Machine o British Steel, el clasicismo desbordante de sus letras y riffs enciclopédicos te conquistará sin remedio.  No Home es el último peldaño del disco con una sonoridad que encajaría perfectamente en ese discazo que es el Point of Entry o el Screaming con unos punteos muy setenteros, grandes melodías y el heavy por bandera. 

Cada vez nos lo están poniendo más difícil para escoger el disco del año, especialmente en el apartado del heavy metal donde este año hemos tenido auténticos discazos y como os decía antes muchos de ellos provenientes de Canadá. Pero lo cierto es que esta banda, que ya lleva unos cuantos años en esto, sigue dando la talla y además dejan clara una cosa que se divierten haciendo música y eso se nota porque lo transmites en tus composiciones, sin duda más frescas y brillantes. No esconden sus influencias, pero el disco es de los que divierte de principio a fin y además te engancha más y más a cada escucha.

Feeling: 4,5/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 4/5
Producción: 5/5

Puntuación: 8,5/10

CREMISI – Dawn Of A New Era (2019)


1. Dark Winds 02:23
2. The Black Death  05:16
3. Dawn of a New Era   06:12
4. Captain's Log  04:16
5. Confession 06:36
6. In the Name of the Lord  05:18
7. Waves of Sorrow  01:01
8. Battle of Lepanto  05:36
9. The Hanged Man  05:33
10. On the Moon  06:44

Davide Tomazzoni - voices
Federico Palmucci - guitar
Francesco Messina - bass
Rolando Ferro - drums

Desde Bolonia el debut de esta banda simfónica, que viene precedido de un ep en 2017, se habían constituido un año antes. Muchas orquestaciones es lo que prometen y unas canciones que a nivel temático se basan en el arte y la historia, algo menos habitual en este tipo de bandas. Vamos al lío. 

Dark Winds sirve de presentación del disco a modo de intro, el ulular del viento y un sonido neoclásico en los teclados que le da un aire renacentista al tema. Acto seguido comienza The Black Death, aquí ya ponen las cartas encima de la mesa, batería power a tope con doble bombo con gran profusión en el acompañamiento de los teclados, pero cuando entra la voz ponen el ritmo en modo juglar con acústicas, interesante esa alternancia que mantienen a lo largo de todo el tema, contra lo que era previsible. 

Dawn of a New Era es un tema más lento y con un carácter épico en las melodías que me agrada y me sorprende visto el apoyo incondicional que le dan a los teclados, pero se sacan unos riffs con distorsión que le dan carácter al tema. En cambio no me convencen tanto cuanto aceleran el tema y le meten unas melodías demasiado comerciales que no casan tan bien con lo expuesto antes, un tema de luces y sombras. 

Captain's Log vuelve a mostrarnos unas melodías con aire épico acentuadas por las voces de sonido folk, bien secundadas por los arreglos instrumentales. Un tema en el que de nuevo consiguen un sonido fresco que distrae un poco la atención del componente sinfónico y le da un aire de epic folk bien interesante. Eso sí, a estas alturas ya empiezo a sentir en mis carnes la ausencia de buenos solos de guitarra y los teclados Nightwish del final me sobra por completo. 

Confession tiene un inicio delicado a base de teclados clásicos, pero luego se meten con los sintetizadores y rompen esa magia que habían creado. Como en temas anteriores, van pasando de momentos estilo balada a otros de folk o power sinfónico, escasa presencia guitarrera. Las melodías folk con que inician  In the Name of the Lord marcan el tema desde el principio, aunque por el medio se marcan un reprís power sinfónico un tanto para la galería que no acabo de entender muy bien. Por cierto, ojo al vocalista, un tipo solvente, sin algarabías exageradas, sobrio y que le da consistencia al sonido, lo que otras veces no ponen sus compañeros. 

Waves of Sorrow es un breve interludio acústico de sonido folk que da paso a  Battle of Lepanto, un  nombre célebre que todos los españoles conocemos y relacionamos con el gran escritor de Alcalá. Cuando se ponen el traje épico es cuando más brillan, en este caso lo hacen con garantías en las melodías y con unos excelentes coros que van preparando el tema a fuego lento hasta que entra Davide al micro, me recuerdan enormemente a la clase de los Saracen, aunque ellos le dan su punto power incrementando el ritmo ocasionalmente, si bien en este caso lo hacen con solvencia y sin arruinar el tema. Sin duda por construcción y por sus grandes melodías es el tema del disco y en mi opinión la línea que deberían seguir porque en este terreno se muestran muy acertados. Solo les pongo el pero de que no hay solo guitarrero, no es que el tema lo pida necesariamente porque suena muy bien, pero sería un punto más, y que en todo el disco no encuentres uno pues bueno que queréis que os diga…

Tras la magia del temazo anterior The Hanged Man es una canción mucho más liviana, un medio tiempo en el que se resisten a perder el toque épico y en la que desgranan uno de los mejores riffs del disco, no tiene el aura de grandeza de la anterior pero si muy buenas melodías epic folk y logran contener las ansias sinfónicas de su teclista con éxito. 

On the Moon tiene el comienzo más lento del disco y por eso quizás le meten un ritmo power. Vuelven a la calma y luego con el riffeo melódico nos continuidad con el que creo que es el único solo del disco, más vale tarde que nunca aunque no es suficiente para paliar ese grave problema. Un tema donde cierran sonando un poco a los Blind Guardian. Un disco de altibajos diría, los momentos más brillantes los consiguen con el epic folk y los más simplones cuando entran en vena sinfónica. Tienen un buen vocalita, buenas ideas, pero falta más presencia de guitarra y definir un poco más su estilo, hacia dónde ya es cosa suya. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3,5/5
Producción: 4/5

Puntuación: 6,75/10

jueves, 21 de noviembre de 2019

The temptress... (by Haxandraok)


ANGER MACHINE - Trail Of The Perished (2019)


1. Disconnected  (3:31)
2. Conquer All  (3:29)
3. Trail of the Perished  (4:31)
4. Created to Corrupt  (3:10)
5. Loss of Solace  (4:33)
6. Down  (4:50)
7. Vanquishers  (3:37)
8. Red  (4:58)
9. The Abominable  (2:36)
10. Bittersweet  (2:22)

Remus Stingaciu - Vocals
Thijmen den Hartigh - Rhythm & Lead Guitar & Backing Vocals
Martijn de Jong - Rhythm Guitar
Corné Bos - Drums
Merijn Kloosterman - Bass

Banda holandesa fundada en 2015 por su guitarrista y los miembros de este grupo comparten el haber sido compañeros de estudios de música, además han tenido un cambio reciente de vocalista. Este su debut, aunque previamente habían publicado un ep en 2016. 

Comenzamos con Disconnected que nos ofrece un thrash teñido de groove, de ritmos agresivos intercalando ralentizaciones por el medio, el solo es veloz a juego con el tema pero teñido de una pizca de melodía.  Conquer All es un tema más lento, con la misma voz gutural extrema, cambia los papeles en la base rítmica respecto al tema anterior, es un tema en el que introducen aceleraciones esporádicas y de nuevo el solo poniendo la aportación melódica al tema, un estilo que recuerda bastante al de bandas como Arch Enemy o Dark Tranquility. 

Trail of the Perished mantiene un ritmo al ralentí, como queriendo desatarse, con riffeo melódico en medio del groove, pero reservan el cambio de ritmo para el momento del solo, buen trabajo el de Thijmen en este apartado.  Created to Corrupt tiene un comienzo con riffs entre caóticos y técnicos que recuerda un poco al estilo de los Annihilator, sobre todo porque también lo acompañan con el groove al igual que la banda canadiense en los últimos años, de nuevo el momento más especial de la canción llega con el solo limpio, extenso y sin escatimar. 

Inicio con riffs maliciosos melódicos en Loss of Solace, de nuevo al más puro estilo Arch Enemy, At the Gates. Es el tema más pausado hasta ahora pero tiene un envoltorio melódico y ambiental que le da garra y personalidad.  Down es un tema muy similar pero con un punto más de velocidad en la base rítmica. 

Vanquishers impone una marcheta rompecuellos desde el principio, a medio camino del thrash y el death. Está claro que tienen controlado el sonido que quieren ofrecer, y aunque no son especialmente frescos o novedosos en lo que hacen sí que entregan un puñado de temas que no dejan lugar a la duda en cuanto a potencia y en ello la base rítmica tiene su peso porque se muestra contundente en buena parte del disco, quizás es lo que les diferencia respecto a otras bandas de un enfoque melódico similar. 

Red hace especial hincapié en el groove metal, con riffs contundentes y pesados y ritmo de batería por momentos desatado con el pedal a tope. Reprís inicial para introducir  The Abominable, riffs a degüello y voces variando en registro pero siempre guturales hasta desembocar en un solo técnico, melódico y acelerado. Final con la breve Bittersweet, un tema más thrash e incluso con un punto heavy, aunque sin abandonar del todo el groove. 

Si echas de menos los buenos tiempos de los Dark Tranquility aquí tienes un buen consuelo, no descubren nada nuevo pero no aflojan ni hacen experimentos con gaseosa en ningún momento y, como comentaba, tienen un guitarra solista que hace muy bien su tarea. 

Feeling: 3,75/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7,5/10

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Masquerade... (by King Diamond)


UNTIL RAIN – Season V (2019)


1. Inner Season  02:34  
2. Running  04:58  
3. Patti  03:46  
4. In Times of Despair  02:21  
5. Qualia 05:16  
6. Miracle  03:52  
7. Restart   04:16  
8. Stay  04:42  
9. The Long Break  04:51  
10. Ascending  03:39  
11. A Land of Nothingness  03:10  
12. Time Escape  04:48  

Cons Marg - Vocals
Theodore Amaxopoulos - Guitars
Lef Germenlis - Keyboards, 
Linus Abrahamson - Bass
Matthew Vella - Drums
Donna Zed - Backing Vocals

Nuevo disco de esta banda griega dos años después de su anterior álbum, Inure. Practican un metal o rock de carácter progresivo, con melodías y melancolía y cierto grado de oscuridad. El tema habla de sensaciones humanas como la codicia, soledad, la búsqueda de la felicidad, etc, nada que los humanos de todo el mundo no sepamos ni vivamos en nuestro día a día, por tanto unas letras conectadas a tope con la realidad. 

Y la cosa empieza con Inner Season, una pieza relajada y melancólica donde la voz es la protagonista, a mí me parecen en este primer corte una mezcla de los Savatage con unos Operth por el lado más oscuro que desarrollan, es una especie de tema introductorio ya que no hay distorsión, como una especie de alzado del telón, hecho con buen gusto y sensibilidad.

Running es la continuación del tema anterior, con una guitarra acústica que va desgranando unos acordes hasta que entra la distorsión. Es un tema que combina las melodías con momentos de oscuridad y ambientación progresiva, lo hace con un estilo que traspasa fronteras, fusionando metal con jazz o new age si lo queréis, la pieza es de una exquisitez colosal que todos los amantes del progresivo sabrán apreciar. Además, tienen el acierto de meter riffs con garra y adictividad, con lo que no todo son cantos de sirena. En mi opinión el momento cumbre del disco.

Patti tira más hacia el rock progresivo con los teclados como gran acompañamiento de las voces, el tiempo lento como en temas anteriores y casi al final meten unas guturales que ya son un recurso que no sorprende por la reiteración en tantas y tantas bandas, el tema no llega al nivel del anterior pero no pierden las emociones.  In Times of Despair es uno de los cortes breves y sigue esa tendencia de rock progresivo con mucho teclado y voces, con un estilo space. 

Qualia en una primera parte desgrana un rock progresivo en la línea de los dos anteriores y luego van metiendo algunos apuntes de metal más agresivo que nos llevan el terreno de bandas como los Orphaned Land. Pero ciertamente es un tema donde se gustan y despliegan con un ritmo lento toda clase de instrumentaciones y recovecos l
vocales, con un sabor a las baladas de los Angra, ese toque a caipirihna de los viejos tiempos. 

Miracle es un tema entre el rock y el metal progresivo, o entre unos Ark y unos Conception, tiene más presencia de guitarra, más garra, pero sin descartar por completo las desbarradas de teclados y las partes atmosféricas tan características en su música. 

Restart es una balada muy ambiental con apoyo de voces corales y muy buenas melodías de guitarra, la podría firmar cualquier guitar hero de talla mundial, sin dar nombres. Stay sigue la línea de todo el disco en cuanto a tiempo se refiere y va intercalando interesantes riffs melódicos con distorsión y con unas melodías de corte samba que le dan ese aire especial al disco. Redondean el corte con un solo bien intenso y técnico. 

The Long Break es el tema más relajado del disco hasta ahora y en este caso las voces femeninas se erigen en protagonistas. Ascending tiene una mayor potencia en las guitarras pero también un aire más alternativo en los riffs y siempre nos dejan detalles técnicos y melodías para dejar volar la imaginación.  A Land of Nothingness es un tema claramente experimental y con una orientación muy new age en la mayor parte del mismo. Cierran con Time Escape, un corte en la línea relajada progresiva de todo el disco pero con algunos de los arranques de metal alternativo más virulentos del mismo. Un disco que emociona sobre todo por sus melodías, ambientaciones y excelente calidad técnica. En cambio si lo que buscas es potencia no es el sitio más adecuado para buscarla, rollo progresivo pero muy ambiental, un bocado para disfrutar sin prisas. 

Feeling: 4/5
Originalidad: 3,5/5
Técnica: 4,5/5
Producción: 4/5

Puntuación: 8/10