www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

martes, 25 de febrero de 2020

The future (by Ogre)


SECRET CHAPTER – Chapter One (2019)


1. Baptized in Ecstasy  (4:10)
2. Show Me the Road  (4:33)
3. Human Centipede  (3:12)
4. One Night Aint Enough  (4:13)
5. Heavy Metal Love Affair  (5:33)
6. The Great Escape  (3:54)
7. Sin City  (2:40)
8. Introspection  (4:04)
9. Enemy Inside  (3:39)
10. Blaze  (4:04)
11. Heavy Metal Love Affair [Radio Edit]  (3:31)
12. Everyone's a Star [TNT Cover]  (3:34)

Ole Aleksander Wagenius - Vocals
Jon Aarseth - Guitars
Magnus Johansen - Keyboards
Stian Stensrud - Bass Guitar
Ronny Rocken Arntzen - Drums

Banda noruega formada por experimentados músicos que decidieron recientemente juntarse y hacer un disco con las ideas que llevaban tiempo rondándoles por la cabeza. Como detalle de calidad decir que en las labores de producción ha estado el carismático Andy LaRocque. También es interesante como podéis ver en el listado de canciones que hacen una versión de un clásico de TNT, aunque me quedo claramente con el original, y es que además alguno de ellos ha colaborado con Ronni Le Tekrø, pero también con el tristemente fallecido Tony Mills, Pagan’s Mind, etc, una larga lista que denota la experiencia de esta gente. 

En cuanto escuches los primeros acordes de Baptized in Ecstasy te darás cuenta que son una banda dispuesta a meter caña dentro de un sonido más o menos clásico que se podría definir como metal melódico o tirando hacia el power, mucha energía en las guitarras y en la voz de Ole. La verdad es que así de buenas a primeras me recuerdan a bandas como los Dream Evil, Iron Fire o Hammerfall incluso. Primer buen cañonazo, de esos que te ponen las pilas.

Show Me the Road es un tema a medio tiempo pero con un enfoque con cierto toque rockero en las voces y las melodías, aunque le dan más presencia con una buena dosis de guitarras y el condimento de los teclados que añaden un estilo progresivo. El solo guitarrero es de los que se saborean con gusto y se agradecen tanto por lo extenso que es como por la calidad que le pone al tema. 

Human Centipede es un tema básicamente power, con bastante presencia de teclados y como desde el principio con ese elemento que saben hacer presente en su música y que es la actitud y la energía que desprenden los temas, se podrían definir como temas de rollo positivo, de esos que te suben la moral. 

One Night Aint Enough se caracteriza por su enfoque moderno y con cierto estilo power sinfónico, un poco a lo Edenbridge , Firewind. El ritmo es básico pero los arreglos guitarreros están muy bien, y a estas alturas si eres un fan de los TNT te habrás dado cuenta que Ole tiene un registro que recuerda por momentos al del gran Tony Harnell, aunque no llega a su altura, ¿pero quién lo hace? Como en temas anteriores el punteo cuenta, me gustan este tipo de bandas que se lo toman en serio y no lo meten como una obligación por cubrir el expediente. Estribillo supercomercial, dicho sea de paso. 

Llega Heavy Metal Love Affair, si prestas atención al título seguramente podrás adivinar de qué palo va esta canción. Efectivamente, una balada melódica, muy melódica y con ese toque comercial que deben tener las baladas para que tengan éxito, sería un estilo Bon Jovi pero metiendo más caña en las guitarras y cuidando más los solos, sin duda un tema que busca el rollo hit.

The Great Escape es un heavy power melódico al estilo de unos Nocturnal Rites por ejemplo, no prima la velocidad como en alguno de los temas anteriores sino sobre todo el hacer un tema pegadizo, de ahí que metan el estribillo desde muy al principio y lo repitan constantemente, es el tema hasta ahora más estándar y previsible. Turno para  Sin City, un tema que no llega a los tres minutos, un hard heavy donde lo más reseñable son los agudos del cantante y poco más. 

Introspection vuelve a recuperar los ritmos potentes y las guitarras más heavys, con la melodía a tope en la voz del vocalista, el estilo Hammerfall es bastante claro, a excepción de algún aporte de teclados que le da algo más de dimensión al tema. Enemy Inside es otro tema estilo Pagan’s Mind, ya sabéis, mucha melodías, muchos cambios de ritmo, distintas capas de guitarra y teclados, un tema bastante completo, donde la melodía comparte protagonismo con la potencia. Último corte con  Blaze que es un alma gemela del anterior, con el vocalista en plena apoteosis de agudos. 

El disco empieza como un cañón, las cosas como son, temas con carisma y mucha intensidad, pero a mitad de disco parece que se quedan un poco sin ideas o van perdiendo fuelle, no en cuanto a ejecución sino que en el tema compositivo, acaban repitiendo bastante los mismos esquemas y eso hace que el disco vaya perdiendo la frescura que mostraba de inicio. Como debut no está nada mal, muestra un muy buen técnico de todos sus componentes, pero yo espero que para próximas entregas vayan ganando y creciendo más en el sello propio de los temas, calidad tienen de sobra para ello. 

Feeling: 3/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7/10

jueves, 20 de febrero de 2020

The awakening (by Dark Forest)


EDENBRIDGE – Dynamind (2019)


1. The Memory Hunter  (5:02)
2. Live And Let Go  (4:28)
3. Where Oceans Collide  (4:07)
4. On The Other Side  (4:48)
5. All Our Yesterdays  (4:56)
6. The Edge Of Your World  (5:50)
7. Tauerngold  (5:34)
8. What Dreams May Come  (5:58)
9. The Last Of His Kind  (12:11)
10. Dynamind  (2:11)

Sabine Edelsbacher - Vocals
Lanvall - Guitar & Keyboards
Dominik Sebastian - Guitar
Johannes Jungreithmeier - Drums

Si no me fallan las cuentas este el décimo album de la banda austríaca, al margen de directos, eps y demás,  que tiene en su guitarrista y su vocalista femenina sus principales puntos de interés. Muchos años sacando discos y girando hacen que a estas alturas no te esperes grandes sorpresas de ellos pero sí un disco sólido en consonancia con su longeva carrera. El disco tendrá una edición especial doble con el segundo disco en formato instrumental. 

Comenzamos con The Memory Hunter un tema más sinfónico que power, sin asumir grandes riesgos, donde lo más destacado es el aire grandilocuente del mismo así como el punteo de Lanvall y las melodías que es capaz de crear. 

Live And Let Go es otro medio tiempo con vocación de balada aunque tiene más garra en la distorsión que el anterior. Lo que no falla nunca con Sabine es un estribillo acaramelado y fácil de recordar y corear. De momento todo según lo esperado. Por fin entra en juego el factor power en  Where Oceans Collide, con una clara aceleración en la batería, riffs a la par y los teclados que ponen la parte más diversa de la melodía. 

Inicio folclórico en On The Other Side a partir de lo que parecen unas mandolinas, sonido alegre de juglar y las voces que siguen ese juego, rollito medieval, eso le da un toque diferente al tema, más fresco y entretenido, de nuevo rematado con otro estribillo ganador, de lo más llamtivo del disco.

Momentos iniciales más pausados en  All Our Yesterdays pero rápidamente rotos por un riff power que sirve para lanzar el tema. Es otro tema donde la sobriedad es lo que lo domina todo pero en el que el factor sorpresa también brilla por su ausencia, a los punteos no se les puede poner un pero, el resultado final es que es lo que te esperas y eso a mí por lo menos me deja un poco apático.  The Edge Of Your World es uno de los temas con más presencia de los riffs y en el que además introducen una interesante pausa en la que Lanvall juega de manera acertada con las guitarras y los teclados para crear uno de los momentos más carismáticos del disco y rematarlo con un punteo rebosante de energía. 

Tauerngold es la típica balada del grupo, ya sabes lo que te vas a topar, ritmos pausados y melodías acarameladas, llevan años haciéndolo y conocen la fórmula que les funciona.  What Dreams May Come comienza con unos sintetizadores rollo space futurista que le dan una buena carta de presentación al tema y a patir de ahí unos riffs más heavys como contrapeso, pero lo cierto es que lo que va a dominar este tema de principio a fin es el rollo space, si bien la potencia de las guitarras hace que además tenga una dosis de fuerza por encima de la media del disco.

Llegamos al padre de todos los temas,  The Last Of His Kind, porque tiene nada menos que doce minutos de duración y gracias a ello va pasando por muy diferentes fases, ritmos lentos, rápidos y una buena dosis de melodías de guitarra y ambientación. Es claramente el tema más atrevido del disco compositivamente hablando, una canción larga pero entretenida en la que tienes un poco de todo, desde momentos instrumentales hasta el juego de voces al completo, con ese fondo sinfónico ambiental que le da un plus de emotividad. Y como bajada de telón Dynamind, una breve outro muy relajada para lucimiento de la Sabine que se pone en modo transcendental.

Me ratifico en lo que comentaba al principio, cero sorpresas y lo que te esperas de los Edenbridge de principio a fin, y qué quereis que os diga, tiene todo el sentido del mundo, así les va muy bien y al fin y al cabo se mantienen en una línea uniforme que no va a decepcionar a los fans de toda la vida y que puede captar a los nuevos jóvenes que se aproximen por primera vez a su música. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 4/5
Producción: 4,5/5

Puntuación: 7/10

miércoles, 19 de febrero de 2020

Sentenced to life (by Temple Of Dread)


LEGENDRY – The Wizard And The Tower Keep (2019)


1. The Bard's Tale  (3:33)
2. Vindicator  (3:42)
3. The Wizard and the Tower Keep  (7:29)
4. The Lost Road  (8:07)
5. Sorcery's Bane  (8:45)
6. Behind the Summoner's Seal  (4:39)
7. Earthwarrior  (10:57)

Vidarr - Guitars, Vocals, Mellotron, Mandolin, Swords
Evil St. Clair - Bass, Backing Vocals, Battle Axes
Kicker - Drums, Percussion, Necromancy

Vuelven a la carga los Legendry, banda de Pensilvania de la que ya os hemos hablado más de una vez y de la que os comentamos su anterior buen disco de 2017. Esta es su tercera entrega y es una de esas bandas que seguramente los fans del heavy espera con ansias siempre que sacan nuevo disco. También es interesante comentar que se trata de un disco conceptual y que curiosamente se inspira en un relato del propio vocalista publicado por  Millhaven Press con el título de  Fierce Tales: Savage Lands. Creo que huelga decir que con ese título se presupone el carácter épico del mismo. Y para completar esta introducción decir que hay un personaje central de toda la historia que ya era el protagonista también en algunas de las canciones del disco anterior, ahora desarrollan más ese personaje, algo que por otro lado no es exclusivo de esta banda pero que tiene de especial que va acompañado de un contenido temático, es decir, no es solo una cuestión de marketing. Y si os fijáis en la portada de este disco y en la del anterior veréis que efectivamente se trata del mismo monigote, mismo casco, indumentaria y de espaldas al espectador, es como si cuidasen todos esos detalles, y eso es algo a valorar también. 

Arrancamos con The Bard's Tale con una sonoridad acústica, medio entre el heavy folk y el epic, con un sonido muy ochentero, incluso que diría que muy típico de bandas de la ola inglesa como los Demon o Tytan, es un tema relajado que sirve de introducción al disco, aunque largo para lo que se estila en estos casos. Pero con  Vindicator ya sacan toda la artillería, siguen con ese sonido heavy vintage, con un ritmo vivo que en algunos momentos se acerca al speed metal, pero guardando siempre el toque melódico de la banda. Las voces son también un punto muy característico de la banda y de nuevo nos llevan a ese estilo de los 80. Pero el punto fuerte del tema viene con el cambio de ritmo y la incursión de guitarras melódicas con mucho tino y reverb para hacerte volar muy alto. 

The Wizard and the Tower Keep es un tema con un largo inicio acústico, un tema envolvente y que me recuerda en ese sentido a los de Manilla Road, con un hilo conductor que a pesar de que el tema sea largo y más o menos complicado siempre te devuelve al punto de partida y mantiene la coherencia de toda la pieza, en base a un riff, un ritmo o una estrofa. En este caso tiran de un riff acústico y lo van aderezando con distintos elementos, distorsión y toda la parafernalia al uso. Es un medio tiempo bien construido, adictivo y que te engancha sin que apenas te des cuenta, quizás por esa sencillez de su ritmo y la magia de sus melodías que te atrapan sin remedio, así como el tercio final de heavy clásico a lo Saracen o Pagan Altar. 

The Lost Road es introducido por una misteriosa guitarra que podrían pasar perfectamente por una pieza de los Mercyful Fate. Es solo la entradilla del tema porque luego se dan a la velocidad como no habían hecho hasta el momento, con un heavy speed melódico digno de unos Adx, Cerebus, Killers, etc, por supuesto el punteo refuerza esa estructura y es lo que te esperar en un tema de este estilo. El disco sigue avanzando con paso firme y dejando muy buenas sensaciones, sólido como una roca y fluyendo de forma muy natural, sin saltos mortales ni tirabuzones innecesarios. Pero como en el tema anterior en el tercio final del tema vuelven a introducir un largo instrumental para lucimiento del guitarrista y toda la sección rítmica que marca la diferencia con lo que hacen la mayoría de las bandas, un poco a lo Holocaust, no tienen miedo ni reparos en dejarse llevar por las sensaciones y salirse un poco de la típica estructura de un tema heavy. Una de las pistas más acertadas del disco, sin duda. 

Sorcery's Bane es un tema con claro sabor heavy folk, construyen una buena ambientación a lo largo del tema, de nuevo tirando de ritmos pausados, melodías y esa carga ambiental folk que le meten al tema, sin duda parece que estos chicos de Pennsylvania tiene las ideas muy claras y estilo cada vez más definido y es que aunque cada tema sea diferente el conjunto tiene un sentido, como una conexión o un hilo sonoro que las une, lo que por otra parte es lo que se espera de un disco conceptual como este. 

Behind the Summoner's Seal lleva un estilo de hard heavy de inicio, con guitarras con sonidos más experimentales pero también con riffs sencillos a veces y otros muy epic a lo Omen que combinan con acertadas aceleraciones, y entre esas dos facetas transcurre el tema si bien la percepción final es que se trata de un auténtico temazo de heavy epic. Lo bueno, una vez más, de estos americanos es que siempre te sacan de la zona de confort, te ofrecen algo más que se sale de lo que esperas de un tema de este estilo y eso generalmente tiene que ver con la parte instrumental, dado que las voces son muy clásicas en todo momento. 

Final del disco con un tema de casi once minutos, Earthwarrior. Un tema muy ochentero, como el recurso al wah y las abundantes melodías guitarreras con su rollo ambiental. Aunque el predominio es el heavy consiguen introducir hábilmente momentos de speed melódico a lo Scanner que le dan un toque trepidante y un gran contraste al tema. 

Gran disco el que han parido estos americanos, han ido ganando enteros en su música con los años y la experiencia y definiendo poco a poco su estilo de heavy melódico de los ochenta con tintes épicos. Los temas están muy bien redondeados, con un trabajo de guitarras brillante y una base rítmica precisa y ejemplar, sin ningún tipo de salidas de tono. Sencillamente te ponen la alfombra para que adentres en su reino melódico y viajes al pasado, a los mejores tiempos del heavy de los 80. 

Feeling: 5/5
Originalidad: 4/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 9/10

martes, 18 de febrero de 2020

No mercy (by Stallion)


SÖLICITÖR – Sölicitör (2019)


1. Nighstalker  (4:59)
2. Speed Tyrant  (4:32)
3. Vulture Command  (4:01)
4. Execution Squad  (3:55)
5. Nightstalker (Demo Version)  (5:13)
6. Speed Tyrant (Demo Version)  (4:46)

Amy Lee Carlson - Vocals
Matt Vogan - Guitar
Patrick Fry - Guitar
Damon Cleary-Erickson - Bass
Johann Waymire - Drums

Primeros temas que publica esta banda de Washington, realmente lo sacaron ellos con una demo este mismo año, pero el sello Gates of Hell ha estado muy atento para repescarlo y darle el formato que se merece. Este ep es un anticipo de lo que será su disco debut que se esperá para el próximo año. 

Te vas a encontrar un sonido muy clásico en Nighstalker, caracterizado por el veloz ritmo de speed metal, con guitarras limpias y voz tirando a aguda, en algunos momentos a sólo un paso del thrash. Se recrean en los solos y la voz le da un toque muy personal y característico al tema recuerda a grandes bandas como los Chastain, Helstar o Lethal, es decir, sonido purista cien por cien, ideal para clasicómanos como el que escribe. 

La producción de estos temas es muy acertada, suena pulida pero al mismo tiempo retiene los ecos del pasado, cuando todo sonaba mucho más natural y menos perfecto que lo que suele habitual en los estudios de hoy en día. Speed Tyrant es un tema vibrante, sin pausa, con Amy haciendo virguerías con su voz entre grave y aguda, la maneja a su antojo y promete muchas alegrías de cara su primer larga duración. Los riffs son veloces pero tienen el poso del heavy metal de toda la vida, lo que otorga un carácter poderoso y de true metal al disco. Por supusto, como no podía ser menos, la secuencia de solos speedicos no deja títere con cabeza, me recuerdan mucho al estilo de los primeros Vicious Rumors o los Villain. 

Primera fase ambiental para arrancar Vulture Command, breve y al ataque de nuevo, con riffs melódico speedicos típicos de la escuela americana. Gran manejo de la base rítmica, muy variada a lo Helstar, saben como tejer muy bien los temas. Punteo muy Chastain, superclásico y siguen a toda velocidad. Un tema con un ritmo de lo heavy speed que podría perfectamente formar parte de un disco de los Helstar de los 80, para que os hagáis una idea.  

Execution Squad es un tema igualmente veloz, pero con unos acordes más agresivos y oscuros, los riffs se adueñan por completo del tema, las guitarras vuelan en todas las direcciones, un tema vertiginoso, con un ligero toque neoclásico en las guitarras en algunos momentos. Se hace de lo más divertido y no hay un solo momento para la pausa ni el bostezo. Sí señor, los Sölicitör prometen emociones muy fuertes para su primer disco, posiblemente de lo más fresco e interesante que haya salido en los últimos tiempos en cuanto a nuevas bandas, esperemos que confirmen esas excelentes expectativas y estemos en breve contando las maravillas de su debut.

miércoles, 12 de febrero de 2020

Wrath of God (by HALFORD)


GOLGOTHA – Erasing the Past (2019)


1. The Way to Your Soul  (07:56)  
2. Distorted Tears  (04:25)  
3. Enveloped in Fog  (04:27)  
4. Burning the Disease  (04:16)  
5. New Hope  (05:23)  
6. Rewrite Your Destiny  (05:05)  
7. Erasing the Past  (08:05)  
8. Land of Defeat  (05:45)

Amón López – Vocals
Vicente Payá – Guitars & compositions
Tomeu Crespí – Drums
M. Angel Riutort “Mega” – Bass & Keyboards 

Banda mallorquina nacida ya en el lejano 1992, aunque con este solo lleven cuatro discos, pero oye si la calidad es lo que prima que se tomen todo el tiempo del mundo, ahí están los Atlantean Kodex para dar lecciones en ese sentido. Se tomaron un respiro en 2004 para volver en 2018 con un ep. En el roster de la banda encontramos a dos de los miembros originales Vicente Payá en las guitarras y Amón López en el micro. El disco se ha grabado en los Psychosomatic Recording Studios de Mallorca. 

Arrancan con The Way to Your Soul un doom muy ceremonial, muy ambiental con toque ocultista. Espectacular el uso de las voces con una cavernosa que pone la base del tema y otra limpia para el contrapunto. Son capaces de irnos dibujando distintos escenarios con mínimas variaciones en el ritmo pero sustanciales, aquí te meto un poco más de bombo, aquí ralentizo un poco más. Una gran puesta en escena que transmite muy buenas sensaciones y donde los teclados también juegan un papel importante a la hora de crear la ambientación, un tema que va creciendo en profundidad y grandiosidad hasta el final. Esta es la forma en que se debe empezar un disco, sí señor. 

Distorted Tears es un tema con un estilo muy Moonspell, oscuro y con un cierto toque gótico, pero también con arrancadas potentes y melódicas que le dan el picante al tema para que sea muy divertido, más melódico y dinámico que el anterior, un cambio de escenario completo. 

Recuperan los tiempos más pausados y doom en Enveloped in Fog, reconozco que es en esta tesitura donde más los disfruto. Y hay que hacer una mención especial para Amón que está impresionante en el desarrollo de las voces, tanto la grave gutural y apocalíptica como la limpia, introduciendo cada una en el momento preciso. Buenos los coros ambientales y los riffs melódicos ponen el acompañamiento perfecto para que sea un tema tan elocuente como envolvente y dramático, calidad, mucha calidad, por momentos rozando el black doom, gran atmósfera. 

Burning the Disease es otro tema donde se mueven hacia un doom melódico con ciertas reminiscencias heavys, riffs siempre acertados, voces diversas y sobre todo un tema con  una ambientación que arrastra y con un riff que forma la columna vertebral de la canción de manera muy inteligente. Nos esperan grandes riffs melódicos en New Hope y es que este disco de los Golgotha se caracteriza sobre todo porque es muy divertido, no se complican en exceso con virguerías pero saben buscarle perfectamente el feeling a cada tema con esa mezcla entre death melódico y doom en temas como este.

Rewrite Your Destiny es un tema que nace con una vocación intensa desde el principio, desarrollan un death melódico marcado por el ritmo de batería que mete tensión mediante el uso del bombo. Las melodías habituales y el juego completo de voces hacen el resto para dejarnos otro tema que se dusfruta desde el principio. Hay que destacar también el apoyo ambiental muy acertado de los teclados en este tema que crea como una capa adicional de oscuridad y tensión que la canción. 

Erasing the Past  es un tema lento entre el doom y la balada que le da el carácter de las voces limpias, secundadas por otras más profundas que le dan una intensidad brutal al tema, de nuevo me quito el sombrero ante el trabajo de Amón. Como especialmente inspiradas son las melodías guitarreras. Un tema para cerrar los ojos y viajar a donde tu mente te lleve. Final con Land of Defeat con un death doom de corte más épico y con los mismos ingredientes ya comentados a lo largo de todo el disco, buenas voces y melodías y unas base rítmica que siempre encuentra el tiempo perfecto para cada momento. Posiblemente estemos ante el disco más maduro del grupo y un testimonio de su buen hacer y de que los años de trayectoria y trabajo finalmente se traducen en hechos, aunque esto no siempre ocurre ni está garantizado.

Feeling: 4/5
Originalidad: 3,5/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 8/10

martes, 11 de febrero de 2020

Time will tell (by Fifth Angel)


FATEFUL FINALITY – Executor (2019)


1. Time Has Come  (0:59)
2. Fire and Brimstone (3:54)
3. The Raid  (4:10)
4. Wreckage Of The Flush  (4:05)
5. Expect Your Executor  (4:50)
6. They Breed The Dead  (4:34)
7. Rot  (4:29)
8. Venomous 5:33
9. Moonchild (Bonus Track) 5:32

Simon (Guitar/Vocal)
Patrick (Guitar/Vocal)
Mischa (Drums)
Philipp (Bass)

Banda fundada en 2007 y que con este alcanza su cuarto disco de estudio. Las letras en consonancia con la portada tienen que ver con los siete pecados capitales. Tras una breve intro nos encontramos con un thrash donde lo que prima es la velocidad y la crudeza de los riffs en  Fire and Brimstone, técnicamente no sorprende ni llama la atención y es sobre todo un reclamo a la adrenalina. 

Salen más inspirados en The Raid con algún riff realmente potente, pero sigues teniendo la sensación de haber escuchado este disco muchas veces antes, una fórmula bastante recurrente que deja poco huevo a la imaginación. Wreckage Of The Flush por increíble que pueda parecer sube todavía un punto más la velocidad pero son los riffs que cuelgan por medio antes de poner ritmo de carga lo que más destaca del tema, una vez que ponen el piloto automático te dejas ir sin mayor esfuerzo pero también con el piloto automático medio puesto. Lo mejor sin duda la energía que le ponen, aunque no te sorprendan en ningún momento. 

Expect Your Executor es otro corte donde el batería se deja los brazos, aunque con algún interludio donde rebaja el ritmo y le ponen un poco de melodía en los riffs, lo cual por cierto no casa especialmente con la distorsión y las voces agresivas que llevan desplegando desde el principio. Bueno el riff de inicio de They Breed The Dead, un tema que es de los más interesantes del disco, medio tiempo con aceleraciones a lo Exodus. Siguen recreándose en tiempos más lentos y con más melodía en Rot y me resultan más convincentes y menos previsibles en estas latitudes, si bien el tratamiento de las voces es tan típico que le quita frescura al tema. Acaban el disco con Venomous donde vuelven a destapar la caja de los truenos, thrash de alta velocidad con ritmos intermedios, riffs de toda la vida a lo Destruction, mucha agresividad, ideal para cabecear en directo y poco más. No destacan precisamente por su habilidad técnica o sus grandes dotes compositivas pero si lo que buscas es soltar adrenalina ellos te ofrecen un buen purgante. 

Feeling: 2,5/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3,5/5

Puntuación: 5,75/10

lunes, 10 de febrero de 2020

Ritual (by Then comes silence)


SILENT CALL – Windows (2019)


1. Faceless  (5:31)
2. Soulshaker  (3:50)
3. Imprisoned In Flesh  (4:20)
4. Shifting Shape  (4:13)
5. Among The Ruins  (3:56)
6. Clouded Horizon  (4:35)
7. The Unknown  (4:57)
8. Hermetic  (4:01)
9. Shedding Skin  (4:41)
10. Damnation  (5:01)
11. Invisible  (5.12)
12. Bleeding Me Dry  (4:22)
13. Eye Of Destruction

Torbjörn Moen - bass
Micke Kvist - drums
Daniel Ekholm - guitar
Patrik Törnblom - keys
Göran Nyström - vocals

Cuarto álbum de esta banda sueca que ya lleva unos cuantos años intentando dar el pelotazo como se suele decir, pero eso no es fácil amigos, porque hay mucho, quizás demasiado donde elegir y eso hace que a veces cosas muy interesantes nos pasen desapercibidas. Digo esto porque parece que han pues toda la carne en el asador en la preparación y grabación de este disco con gente relevante y nombres conocidos. 

Faceless es el primer tema del disco con una agradable sensación que te deja por un lado el lado más melódico de la banda acercándose al power y la vertiente progresiva que se manifiesta en los cambios de ritmo, todo ello bien consolidad por la versatilidad de Göran Nyström, suena convincente, buena técnica y suficiente garra para que el personal no acabe anestesiado. 

Un inicio muy electrónico y hasta diría que discotequero el que nos ofrece Soulshaker, evolucionando hacia el power y luego ya un heavy progresivo mucho más sobrio y sólido, sinceramente no entiendo a que viene ese primer minuto del tema, pero lo que viene después sí vale la pena, con Nyström mostrando su potencia a tope, para que os hagáis una idea es un vocalista muy en la línea de Russell Allen, y ya que lo menciono decir que este tema también va muy en la línea de los SX, con excelentes melodías y solos para dar y tomar. 

Imprisoned In Flesh tiene un arranque con sintetizadores a los Stratovarius pero al igual que en el tema anterior acaban endureciendo el sonido, sobre todo gracias a la potencia vocal de su cantante, por lo demás es un tema con una estructura bastante manida y poco llamativa. Se decantan por meternos una medio balada con Shifting Shape, por supuesto con un cantante del nivel que tienen eso es un acierto, hay que decir que el apoyo de teclados en este caso es básico y eficaz, igual que acertado es el solo de guitarra, melódico y emotivo como corresponde a este tipo de canciones. Lo bordan en este caso. 

Siguen con la manía de introducir el tema a base de sintetizadores que no pegan ni con cola con lo que viene después, será que lo tienen pactado así con el teclista, vaya usted a saber. Among The Ruins  es un medio tiempo sin nada que llame la atención, correcto, las medallas van para el vocalista una vez más y para el punteo que vuelve a estar acertado. Clouded Horizon es un experimento entre hard rock y progresivo, les sale bien, valorando especialmente la base rítmica y de nuevo, perdón por la reiteración, el señor que está cargo del micro, este tipo podría salvar de la mediocridad cualquier disco. Este tema destaca sobre todo por la atmósfera que transmite, a lo Ark. 

The Unknown es uno de cortes más progresivos del disco, se nota el esfuerzo pero no acaba de resultar tan convincente como otros temas, tratan de llegar a un nuevo nivel pero es como que se quedan a medio camino, de todas formas se deja escuchar. Por contra  Hermetic es un tema mucho más sencillo, con una base heavy sobre la que introducen ciertos parámetros progresivos como los pasajes ambientales, y que resulta mucho más divertida que la anterior, además de demostrar la calidad que tienen. 

Para ser un disco con trece temas la verdad que no se hace largo, al contrario de lo que me temía al principio, lo cual en sí mismo ya es significativo. Shedding Skin es un progresivo que fluye con mucha naturalidad y que tienen en sus buenas melodías la fórmula ganadora.  Damnation tira de un tiempo power con los adornos típicos en forma de solos, correcta sin más.  Invisible es un progresivo con todas las de la ley, con otro gran despliegue vocal y muy buena instrumentación, sigue el guión de este tipo de temas y no es nada original pero no se le puede poner un solo pero en cuanto a calidad técnica. 

Tiran de groove y un sonido más comercial en Bleeding Me Dry, otro tema que puestos a reducir pistas en el disco llevaría todos los boletos. Por último Eye Of Destruction pone el broche al disco con el estilo Symphony X, son buenos y lo demuestran, pero ya enfocando el resumen final del disco lo que les separa de una gran banda no es la calidad técnica, que la tienen, sino esa falta de sonido y adn propios que es lo más difícil de conseguir y que la gente conecto con ello y te identifique por ello. Por lo demás, creo que el disco quedaría mejor rebajando el número de temas en dos o tres, pero sin duda es una obra sólida y en algunos momentos muy divertida. Ojo a su cantante. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7,8/10

miércoles, 5 de febrero de 2020

Hel (by Tulus)


ORODRUIN – Ruins Of Eternity (2019)


1. Forsaken  (4:36)
2. Man Of Peace  (4:53)
3. Grave Illusion  (5:44)
4. Letter of Life's Regret  (5:14)
5. War on the World  (4:25)
6. Into the Light of the Sun  (5:28)
7. Voice in the Dark  (5:35)
8. Hell Frozen Over  (5:03)
9. Ruins of Eternity  (6:14)

John Gallo - Guitar
Mike Puleo – Bass, Vocals, Drums
Nick Tydelski - Guitar

Termina la larga espera, nada menos que dieciseis años después de su debut sale el segundo álbum de esta apreciada y valorada banda americana dentro del género del doom. Sin duda una banda de sonido clásico que recuerda a las raíces del género y a los padres de todo este tinglado, los nunca suficientemente alabados Black Sabbath. La banda neoyorkina desafía el paso del tiempo con este, ya lo anticipo, soberbio disco. Magia negra? Pacto con el diablo o inspiración divina? Nunca lo sabremos, pero ahí queda eso. Y además, para los puristas que se fijan en esos detalles, el trío que parió su gran Epicurean Mass sigue al pie del cañón en esta segunda entrega. 

Forsaken es el tema encargado del abrir el disco y como os decía encontraréis sin duda muchos puntos de encuentro con el sonido Sabbath. Un doom de tonos épicos y me ganan por completo con el cambio de ritmo de después de un inicio que daba a lugar a pensar en un tema de riffs lentos y pasados, a partir desatan el tarro de las esencias y la vorágine épica, pero no destierran el doom que sigue estando muy presente. 

Man Of Peace conserva la sobriedad del doom aderezada con pinceladas de riffs melódicas y los típicos cambios de ritmo con los que los Black Sabbath ya sentaron cátedra en su época, retomando su espíritu en toda regla. Con este disco se posicionan junto a bandas como Lord Vicar o Argus entre los grandes nombres del doom, volviendo al sitio que les corresponde. 

Grave Illusion es un corte donde van desgranando las armonías con una emotividad y toque intimista que llega al alma, y aunque en momentos puntuales meten la distorsión ese sentimiento de viaje introspectivo es lo que marca este tema. Puleo sigue demostrando también que es un cantante tan eficaz como equilibrado, imposible pillar en un renuncio. 

Letter of Life's Regret es como una marcha fúnebre, de almas en pena camino del purgatorio, transcurre a un ritmo lento, con unas melodías vocales que denotan pesar y melancolía, un pesar que culmina con el punteo distorsionado y agudo. War on the World cambia el paso hacia un ritmo más heavy, también más épico y desafiante, maravillosa la pausa para introducir los solos y la parte final más ambiental del tema donde se recrean en la instrumentación. 

Into the Light of the Sun sigue con ese heavy doom a lo Pale Divine o Pentagram, grandes riffs y excelente interpretación vocal una vez más por parte de Puleo que la verdad es que está colosal a lo largo de todo el disco, y de nuevo otro cambio de ritmo seguido de punteo y riffs melódicos que te pondrán el vello de punta, es uno de los momentos más pegadizos e inspirados del disco, excelente tema. 
Voice in the Dark es un doom de riffs muy pesado, muy Lord Vicar, donde el contrapunto lo ponen los agudos perfectamente encajados de Puleo, como desafiando a la oscuridad, con un estribillo de lo más logrado que a la segunda escucha ya se te ha pegado como una sanguijuela. Y de nuevo excelente el cambio de ritmo para los punteos, lo tienen más que asimilado, forma parte de su adn. 

Hell Frozen Over se mueve en un doom épico de ritmo lento y voces elocuentes, me sigue cautivando la voz de Mike, sencillamente espectacular. Los riffs sin ser nada especiales a nivel técnico sí que son muy elocuentes y directos, un tema que aparentemente es muy simple pero que te deja un poso increíble. Suma y sigue. Y ojo al  punteo melódico de aires heavys que es la nota especial que faltaba para lanzar este temazo. 

Por desgracia llegamos al final con Ruins of Eternity, pero entes disfrutaremos de otro tema a medio ritmo con especial presencia de riffs melódicos épicos al estilo Atlantan Kodex me atrevería a decir, otros que por cierto acaban de sacar disco y de hecho me voy a mojar, creo que este disco es superior al de los alemanes y sin duda estará arriba de todo en el reino del doom este año, luchando por el trono. Lección de cómo se deben hacer las cosas, si vuelves que sea por la puerta grande, así lo han entendido estos americanos y así nos lo transmiten a lo largo de todo el disco, donde cada tema cuenta y es un viaje en sí mismo. Espectacular. 

Feeling: 5/5
Originalidad: 4/5
Técnica: 4,5/5
Producción: 5/5

Puntuación: 9,2/10

martes, 4 de febrero de 2020

From the beggards hand (by Wombbath)


TWISTED TALES - Bringer of Woe (2019)


1. Snake Eyes (01:41)  
2. Bringer of Woe  (05:34)  
3. Bittersweet Sorrow   (04:43)  
4. Father (06:28)
5. Slow Down   (04:18)  
6. Open Eyes and See…  (06:18)  
7. Hellfire  (03:45)
8. Human  (04:58)  
9. Sheol (05:39)  
10. Trapped Under Glass  (04:34)  
11. Misanthropia  (05:48)
12. Before I Go to Hell and Burn  (05:07)

Ljubiša Đorđević - Vocals and Rhythm Guitars
Miša Milovanović - Lead Guitars
Nemanja Velicki - Drums
Stevan Dinić - Bass

Banda serbia formada en 2004, debut con su primer disco en 2012, siete años después presentan su segunda obra. Muchos parones por medio que como os podéis imaginar tienen que ver con las dificultades que entraña esto de la música y la vida en sí misma, sin ir más lejos. Pero mal que bien han seguido para delante y aquí está este nuevo disco que marca una evolución de la banda desde un melodeath hacia un sonido más agresivo. 

Una primera pista a modo de intro para dar paso a un Bringer of Woe que destila guitarras thrash por los cuatro costados. Ritmo a cañón pero combinado también con la acústica death, tienen el buen tino de ir cambiando ritmos y hasta meter parada ambiental para crear un tema atractivo. 

Bittersweet Sorrow es de nuevo un thrash/death potente con guitarras speedicas a más no poder, la única pega es que en este caso si que resulta bastante previsible desde un principio.  Father es un thrash de la vieja escuela con bastante influencia del estilo americano, la velocidad no es lo que prima sino los riffs de guitarra tirando de melodías veloces y de pure evil que dicen al otro lado del charco. No te fies del título de Slow Down porque hacen justo lo contrario, aunque no es el tema más desenfrenado tiene ese típico ambiente thrash a lo Overkill, con un bajo que toma protagonismo y pisando el acelerador de manera puntual. 

Open Eyes and See sigue poniendo de manifiesto que la banda se orienta claramente hacia un sonido clásico, con predominio del thrash pero sin exlcuir las típicas armonías del death.  Hellfire es esencialmente lo mismo pero con un toque más gamberro en las voces y en los ritmos totalmente alocados que ponen sobre la mesa, un poco a lo Exodus.  Human es posiblemente el tema más pausado del disco y también de los más oscuros, death metal con voces guturales y guitarras que tiran más de la fuerza que de la velocidad. 

El inicio de  Sheol lo podrían haber firmado perfectamente los Metallica del black album, con eso os podéis hacer una idea bastante aproximada de como empieza, y van jugando con eso y el death metal.  Trapped Under Glass es otro corte de estilo Overkill, mucho bajo y ritmos cambiantes con el thrash a flor de piel y uno de los punteos más heavys del disco.  Misanthropia es un medio tiempo de riffs cargados y un tanto melódicos, mientras que el último corte  Before I Go to Hell and Burn es la pista más cercana al heavy del disco por ritmo y por riffs, desmarcándose un poco del sonido más agresivo del resto del disco. 

No han descubierto la pólvora estos serbios, beben de las viejas bandas y ponen más bien poco de su propia cosecha en lo que se refiere a estilo, pero lo que no se les puede negar es la actitud que tienen, una apuesta segura para pasar una buena noche de concierto. 

Feeling: 3/5
Originalidad: 2,5/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 6,25/10

domingo, 2 de febrero de 2020

I'm a warrior (by Rob Rock)


CHAOS OVER COSMOS – Chaos Over Cosmos (2019)


1. Cascading Darkness  (07:06)  
2. Consumed (08:14)  
3. Asimov  (03:32)

Rafał Bowman - Guitars, Synth, Programming
Joshua Ratcliff -Vocals

Se puede decir que este es un proyecto acorde a los tiempos actuales en el sentido de que aprovecha las nuevas tecnologías al máximo. Digo esto porque la banda fue como un proyecto online entre Rafal y Javier, y así sacaron su primer disco sin necesidad de verse en un estudio. Actualmente tienen nuevo vocalista con el australiano Joshua. Hoy os comento su nuevo ep, que viene precedido de su debut que en forma de disco que dejó muy buenas sensaciones. 

Como corresponde a una banda de corte progresivo los temas son esencialmente extensos. Inicio con sensaciones fuertes en Cascading Darkness, un fondo a base de teclados pero sobre todo destaco el mordiente de los riffs, vibrantes a más no poder. Entra la voz gutural de Joshua y le da todavía más profundidad al tema, es como si mezclases un space power del siglo XXI con el death melódico. A medida que el tema se va desarrollando encontramos distintos registros vocales, ritmos predominantemente técnicos y el puntal de todo el entramado: riffs técnicos y con mucho gancho. Alto nivel técnico el que nos regalan, además de un buen acompañamiento melódico que hace degustable el tema casi para cualquier oreja. 

Seguimos avanzando con Consumed, un inicio de riffs atmosféricos que nos introduce en un death melódico de sonido clásico. Pero como antes la pista va evolucionando, tenemos guitarras que encajarían más dentro de un estilo power pero que aquí no desentonan en absoluto, tapping, ambientación, distorsión, voces limpias, han sacado la vajilla de plata al completo para deleite del personal. Tienes pasajes donde se acercan al sonido de unos Symphony X pero dándole una vuelta de tuerca con la influencia melodeath, suena bien y atractivo. Momentos de pausa donde cargan las melodías a juego con la distorsión, un tema de muchas caras. 

Final con el tema más breve con diferencia, Asimov tiene un comienzo melódico, rockero se podría decir al más puro estilo Karlsson, escalas de guitarra para dar y tomar,  un tema instrumental predominante melódico entre el rock, el rollo guitar hero y unas ciertas dosis power. Una buena muestra de calidad técnica aunque más previsible o que ya hemos visto en muchas otras ocasiones. Sin duda el plato fuerte de este ep son los dos primeros temas y constituyen un menú repleto de calorías que te abrirá el apetito para escuchar el primer disco si esta es tu primera aproximación a este más que interesante proyecto.

sábado, 1 de febrero de 2020

Empty ciber life (by Holycide)


JOSEPH THOLL - Devil's Drum (2019)


1. It's Just Rock'n'Roll  (4:17)
2. They Fell from the Sky  (2:44)
3. Follow the Fire  (4:39)
4. Black Birds  (2:48)
5. Devil's Drum  (3:44)
6. In Eternal Rest  (2:57)
7. The Passage by the Sea  (3:16)
8. I'm the Machine  (2:27)
9. Through Endless Skies  (3:06)

Joseph Tholl (ex-Enforcer, VOJD, Robert Pehrsson’s Humbucker) presenta su disco en solitario. Abandonó los Enforcer en 2016 y fue el propio Robert Pehrsson el que le animó a sacar un disco en solitario. Cuenta con la colaboración de diversos músicos como Robert Eriksson (Hellacopters) en la batería en varios temas, pero también Jakob Ljungberg (Second Sun, ex-Tribulation) y Stipen Karlsson (Merciless, Dia Psalma). Otros invitados son  Tobias Lindkvist (Enforcer), Pontus Tahir (Dia Psalma) y Malin Stensson.

Este es un proyecto, como suele ocurrir en estos casos, donde el músico prueba cosas nuevas o hace algo sustancialmente distinto a lo que suele hacer en su grupo de base. Empezó a grabarlo en abril de 2018 y básicamente va orientado al rock. Empezamos con  It's Just Rock'n'Roll y se podría decir aquello de que el título lo define completamente, un rock con pausas y arrancadas, entre clásico y contemporáneo. Joseph tiene una voz que le pega mucho al estilo y la conjunción es buena, tira sobre todo de emotividad, más que de técnica en este primer corte. 

They Fell from the Sky es un tema intenso, de rock con un poco de alternativo, de doom en el transfondo y es que transmite melancolía. Follow the Fire tiene un comienzo muy Savatage en el riff y el ritmo lento, pero lógicamente se orienta al rock y además introduce flashes con un estilo muy vintage que hacen que el tema suene curioso, se ve que Joseph se encuentra en su salsa y haciendo lo que le apetece en cada momento. 

Black Birds es un tema corto con distorsión bizarra en los riffs, un poco al estilo Jane’s Addiction, con ese toque transgresor, dominado por las protestonas guitarras, un cambio interesante respecto a cortes anteriores y que mete una nueva dimensión al disco. Devil's Drum es un rock setentero, tiempo pausado, guitarras explorando el lado más sicodélico y rock primitivo al mismo tiempo. 

In Eternal Rest viene marcado por un ritmo vivo de caja que no cesa en ningún momento y sobre el que se van superponiendo diferentes voces, silencios de guitarra y derrapadas a las seis cuerdas, tiene un poco aire de jam session, apuntalando la sensación que va dejando el disco de frescura y sinceridad. The Passage by the Sea es uno de los temas que suena más actuales, con unos riffs que marcan el tema y que le dan un toque transgresor y atrevido. I'm the Machine es un tema acústica, formato balada, intimista y un poco sesentero, no está mal, aunque quizás las sucesivas escuchas le quiten frescura o lo hagan un poco cansino. 

Acaba con Through Endless Skies, una especie de rock blues pero con un estilo moderno. No es una obra maestra pero es un disco que se caracteriza sobre todo por sinceridad, notas que el artista hace lo que quiere, no busca el sonido comercial ni el estribillo fácil, tampoco el lucimiento técnico pero sí la emotividad y las sensaciones y creo que eso lo consigue en un alto porcentaje en casi todos los temas. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 4/5
Técnica: 3,5/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7,25/10

jueves, 30 de enero de 2020

Die by my sword (by War Dogs)


MOON CHAMBER – Lore Of The Land (2019)


1. De Temporum Ratione  (5:11)
2. Only  (3:33)
3. When Stakes Are High  (4:10)
4. Ravenmaster  (4:44)
5. We'll Find A Way  (5:05)
6. The Nine Ladies  (4:44)
7. The Goddess And The Green Man  (4:47)
8. Crystal Wind  (4:13)
9. The Plague  (4:23)
10. Knight Errant (My Son)  (3:58)

Marta Gabriel - Vocals
Rob Bendelow - Guitars
Paul Bradder - Keyboards
Richard Bendelow - Bass
Andy Green - Drums

Marta Gabriel es conocida por ser la vocalista de los polacos Crystal Viper, así que en este proyecto empezamos a ver caras conocidas. Pero no se acaba ahí, tenemos a bordo también al señor Bendelow, quizás para los más jóvenes no suene tanto como Marta, pero es el fundador y guitarrista original de la banda rockera británica Saracen, banda de culto que se consagró en los ochenta con su álbum "Heroes Saints And Fools" en plena ola del heavy inglés, pero que luego siguió sacando buenos discos. Y por si fuera poco tenemos al teclista de Saracen y al batería de Pagan Altar, se podría hablar de un supergrupo del underground sin ningún tipo de remilgos. 

Así que tenemos una combinación de generaciones distintas pero de gente que sin duda adora lo que hace y este es la nueva banda que se han montado y que debuta con este disco que voy a comentaros. El bajo fue grabado por Marta aunque a partir de ahí parece que será Richard, el hijo de Rob, el que se haga cargo del mismo, supongo que pensando ya en los directos que se pudieran dar o futuros discos. 

Empezamos con  De Temporum Ratione y para los que estéis preguntando que estilo predominará en el disco, si el heavy de Marta o el rockero de los Saracen, bueno se puede decir que la balanza se decanta más del lado del rock, si bien no dejan de tener su punto heavy sobre todo por la potente voz de Marta y las guitarras con un estilo más cañero que en los Saracen. Aquí tenemos una buena muestra de lo que es capaz de hacer Marta, sacando su voz más dulce en algunas partes y la voz heavy en el resto. También a destacar los arreglos ambientales, marca de la casa, con los teclados y el acompañamiento de guitarra. Es un tema con una buena estructura, variado, con riffs con gancho y con una ambientación que lo diferencia de muchas otras bandas. Por supuesto, los estribillos siempre trabajados, como es habitual con la Bendelow y su grupo. Gran primer tema, con ese deje old school en las guitarras muy acertado. 

Only arranca con unos riffs que podrían encajar perfectamente la discografía de los Saracen, medio tiempo muy melódico con acompañamiento de teclados, claramente orientado al rock, tiene clase y gancho. Marta adapta su voz a lo que la ocasión requiere y demuestra de nuevo su versatilidad, algo que puede sorprender un poco acostumbrados a verla y escucharla dando caña, cumple con creces.

When Stakes Are High incrementa el ritmo y Marta también pone su característica voz grave y rasposo en determinadas fases. La verdad es que la conjunción de todas las piezas es lo más destacable, sobre todo proviniendo de generaciones y estilos diferentes, pero cuando tienes las ideas claras y te gusta lo que haces se notan los resultados. Tema con momentos de garra pero con predominio del hard heavy y las melodías.

Inicio acústico en Ravenmaster para luego pasar a un riff y ritmo de marcha que acompaña a todo el tema, sencilla estructura pero efectiva que invita a levantar el puño. Pero saben sacar el tema de la zona de comfort con la pausa y un punteo ambiental melódico clásico, gustándose. We'll Find A Way es una balada con mucha acústica y sobre todo donde luce la voz de Marta que se saca sus buenos agudos pero también su voz más suave, realmente sabe como manejar todos los matices y eso lo hace una gran vocalista, por lo completa que es, de hecho luce aquí mucho más que en su propio grupo donde está más encasillada. 

The Nine Ladies es el tema más rockero del disco, tiene unas guitarras con mucha actitud, con esa chulería rockera de los clásicos, también meten acústicas y buenos arreglos de voces, es un tema aparentemente sencillo pero que esconde más trabajo detrás del que parece a simple vista, y tiene su encanto, con una nota folk en las melodías.

The Goddess And The Green Man presenta otro comienzo acústico pausado, un medio tiempo al estilo Dio, con más distorsión y agudos poderosos, buenas pausas y guitarras trabajadas, completo y bien estructurado, una de las canciones destacadas.  Crystal Wind es otro tema de rock folk con buenas melodías, un ritmo alegre y las melodías que inundan la canción. 

The Plague tiene un inicio muy Demon con los teclados y melodías, un tema circular, no está mal aunque no tiene el encanto ni la inspiración de otros y resulta excesivamente plano. Final con Knight Errant es un hard heavy tiene justo la garra que le faltaba al anterior gracias a unos riffs con más fuerza y distorsión, con Marta cantando en registros muy agudos a lo largo de todo el tema. En resumen, un disco con buena técnica, buenas melodías, más rockero que heavy, como cabía esperar por otra parte, pero sobre todo con mucha actitud. Como decía al principio, se nota que esta gente lo lleva en la sangre, y eso sale a relucir quieras que no y marca la diferencia. Muy recomendable y mejor de lo que esperaba, pensaba que nos iban a dar un puñado de canciones muy comerciales y ñoñas pero no es así, es un disco de sonido clásico y buen gusto. 

Feeling: 4/5
Originalidad: 3,5/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 8/10

miércoles, 29 de enero de 2020

Akira (by Skelator)


IRON AGE – The Sleeping Eye (2019)


1. Sleeping Eye Of The Watcher  (6:25)
2. Dispossessed  (4:46)
3. Burden Of Empire  (5:09)
4. Materia Prima  (2:32)
5. A Younger Earth  (3:49)
6. Arcana Pt. 1  (5:21)
7. Arcana Pt. 2  (3:49)
8. The Way Is Narrow  (8:18)

Ribs - Bass
Jared - Drums
Wade - Guitars
Chris Ulsh - Guitars
Jason Tarpey - Vocals

Estos americanos llevan activos desde 2004, debutaron con en el 2006  con su primer disco y tres años después presentan este segundo álbum. La portada es obra de Jerry ‘Wyrmwalk’ Hionis  y se entrelaza con los conceptos e ideas lovecraftianas, algo en lo que no son pioneros pero que ciertamente denota buen gusto, como cualquiera que haya leído a este autor de culto podrá atestiguar. 

Son ocho temas los que nos presentan en este álbum, comenzando con Sleeping Eye Of The Watcher y poco tardarás en cuenta que su sonido es una auténtica apisonadora. El thrash como base del mismo pero con unos aires actuales, no es un sonido rancio y a refrito como hacen muchas bandas revival de hoy en día. De hecho, las fronteras en su música se diluyen y se adentran en el terreno del death y la ambientación black, con el permiso de los más puristas. Especial atención al punteo crudo y putrefacto que nos sirven al más puro estilo Venom. Extraordinario sobre todo el contraste de sombras y velocidad que despliegan a lo largo de toda la canción, ni un pero que ponerle, incluso con algunos riffs que se adentran en el heavy más oscuro, de sombrero.

Dispossessed arranca con un thrash a los Destruction, Protector, sin prisioneros y arrasando todo a su paso. Pero lo bueno de esta banda es que no se conforman con quedarse en el terreno conocido y van un paso más allá, los punteos de estética heavy le dan una nueva dimensión al tema, además de variar el tempo del mismo antes de iniciar un remate con riffs a lo Megadeth y, ojo, con otras partes totalmente crossover que se adentran en espacios de aire prog, sin duda no tienen complejos de ningún tipo y eso le da una frescura extra a su música. 

Con Burden Of Empire siguen esa senda de experimentación se podría decir, un inicio de orientación doom antes de darle al pedal y a los riffs thrashers a tope. La voz desgarrada de Tarpey con tintes black transmite, que por cierto también canta en Eternal Champion. Por el medio ralentizan el tema pero manteniendo las guitarras a lo bay area, todo el conjunto es como una gran batidora que suena coherente y diferente. Son impredecibles, y decir eso hoy en día son palabras mayúsculas. 

Materia Prima es otra taza de los que os venía diciendo, unos tipos que suenan a thrash potente de repente te meten este corte instrumental de poco más de dos minutos, que podría encajar perfectamente en un disco doom, pero que en su apuesta tampoco desentona porque tienen una cara atmosférica en todos sus temas, aunque sea de manera secundaria. A Younger Earth tiene un comienzo que suena entre heavy, ocultista y con la espada del thrash siempre pendulando sobre sus cabezas. Es sin duda el tema más transversa de todo el disco, donde hasta se atreven a meter voces limpias y ambientales, el tema lo agradece y suena de maravilla. 

Se sacan el gusanillo con un comienzo endemoniado en Arcana Pt. 1, aunque tiene ingredientes similares a los anteriores se puede decir que es un corte de black thrash más estándar, para los parámetros que ellos manejan. Me quedo con las guitarras pesadas y oscuras que meten antes de volver al modo thrash y la parte final más atmosférica que enlaza con el comienzo de Arcana Pt. 2. Realmente son dos temas emparentados con una estética muy similar y que podrían formar uno solo. 

Acaban con The Way Is Narrow, un comienzo de riffs pesados y anestesiantes, son los mismos, aunque parecería que hubiesen metido en la piel de una banda de doom, pero casi a mitad de tema cambian el chip a su thrash oscuro y me vuelven a ganar con el final más ambiental en el punteo y los coros. La banda maneja el crossover y la experimentación a las mil maravillas, es como escucharte varios discos en uno y todos buenos. De lo más atractivo que he escuchado dentro del thrash en mucho tiempo. Golpe en la mesa con este segundo disco de los Iron Age, que a pesar de tener un nombre que da pie a pensar más en bandas de power se encuentra en las antípodas de ese sonido. 

https://ironagetx.bandcamp.com/releases   disco completo

Feeling: 4/5
Originalidad: 4,5/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 8,75/10

domingo, 26 de enero de 2020

Queen of desire (by Ostrogoth)


OLYMP – Olymp (2019)


1. Lightning Eater  (05:02)  
2. Fire and Fury  (06:55)  
3. Shut Down (04:31)  
4. The Messanger  (07:13)

André - bass
Dommi - drums
Armin - guitars
Butschi - guitars, vocals

La andadura de esta banda de Baviera comienza el año pasado, así que poca historia a sus espaldas, mucha ilusión por delante, dicen, y un primer ep este año para ir abriendo boca y ver de qué pasta están hechos y a eso vamos ahora con estos cuatro temas que nos presentan. 

Un comienzo pausado con guitarras melódicas en  Lightning Eater antes de meter el cambio de ritmo y meter un tiempo muy típico de los Maiden, pero la voz de Butschi nada tiene que ver con la de Bruce, es una voz grave tirando a ronca, que le da un toque under. Juegan con la distorsión y las melodías dando como resultado un tema que suena con fuerza pero que también tiene su gancho, el punteo suena crudo y bastante lento, la verdad es que esperaba un punteo más veloz donde tirasen la casa por la ventana, pero optan por un estilo más true. 

Fire and Fury tiene un comienzo con acordes bastante tétricos, una atmósfera realmente cargada la que introducen, mantienen ese rollo más oscuro pero variando en tiempos, desde aceleraciones hasta medios tiempos, con la voz consolidando ese sonido y se recrean en una larga pausa instrumental donde predomina el factor ambiental. La verdad es que es un tema que denota madurez y mucho más convincente y sólido que el anterior, siempre moviéndose dentro de las coordenadas del heavy, diría que se acercan sobre todo al sonido de unos Cirith Ungol, poca broma. 

Shut Down sigue tirando de ese sonido crudo y poco adornado de las guitarras que me resulta muy interesante hoy en día donde las sobreproducciones están más que presentes, me gusta ese enfoque con producción old school que le han metido a los temas. Este es un medio tiempo con dos o tres riffs básicos, sonido heavy, estructura sencilla y los riffs que mueven el tema por completo, hacen mucho hincapié en ellos de forma que las melodías se te van a quedar en la memoria, una fórmula que los Maiden sabían explotar de forma especialmente efectiva. 

La última bala se la juegan con otro tema largo, no tienen miedo de meterse en composiciones extensas y desarrollar el tema a base de ambientación, el principio de este The Messanger es una clara muestra de ello. Luego con el cambio de ritmo se meten en una suerte de heavy épico que no está carente de su buena atmósfera, la sombra de bandas como los Atlantean Kodex me parece bastante evidente, dicho sea como un elogio, claro. Las guitarras juegan sin duda el papel principal en toda su estructura, pero el resto de los elementos acompañan de manera acertada. De forma que me parecen muy interesantes estos cuatro temas, buenas sensaciones y una más que jugosa carta de presentación la de estos germanos, a los que habrá que tener en apuntados en la agenda.