www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 22 de mayo de 2017

OMNISIGHT – The Power of One (2017)




1.Shift The Paradigm 05:24
2.Resistance 04:51
3.Seven Sisters 06:32
4.Fall Of The Empire 07:04
5.The Power Of One 07:11

Raj Krishna - vocals, guitar
Rurik - guitar
Dave Shannon - bass
Chris Warunki - drums



Banda de Vancouver que ya tiene algunas grabaciones previas en su haber, al menos eso es lo que dice en su bandcamp, no es que los conociese de antes, los he descubierto con este ep que publican este año y que me ha dejado un muy buen sabor de boca.

Empezamos con Shift The Paradigm, acordes de groove metal y un punteo de por medio, una buena combinación de metal moderno y potente, con clase al mismo tiempo. Van desarrollando ritmos a medio tiempo de carácter progresivo, que van del hard al heavy. A partir de ahí las cascada de solos es tremenda, y esto no es sólo en esta pista es una constante en casi todas las canciones. Como todos sabemos, un buen tema metalero casi siempre, aunque no necesariamente, va acompañado de un buen solo. Pues bien, estos canadienses parece que se han tomado este asunto muy en serio y nos van a dejar una serie de solos con mucha clase, de metal progresivo la mayoría, con un estilo a Tore Ostby, Romeo, DeGarmo y a veces más a guitarrista instrumental como Satriani. Gran primer tema.

Resistance hace uso y profusion de riffs con mucho groove, pero también de un enfoque progresivo en el tema, algo que nuevamente se vuelve a notar de manera especial en los solos, donde directamente se sueltan la melena y dan rienda suelta a su imaginación. Seven Sisters es un corte de rock progresivo, con guiños de groove metal y excelentes cambios de ritmo. Efectivamente, ojo al batería de esta banda que está sembrado, no para quieto un momento y se podría decir que lleva a los guitarristas en volandas a lo largo de todo el disco. Es un tema donde las voces quedan relegadas casi a un segundo plano y se convierte casi en una pieza instrumental muy divertida.

Los dos últimos temas son los más largos, siete minutos cada uno. Fall Of The Empire empieza con acústicas, de manera muy pausada, pero pronto se meten con riffs contundentes. Se trata de un tema instrumental de hard heavy progresivo donde muestran su buena técnica y su habilidad para componer temas con gancho, buenas melodías y buenos guitarrazos que me recuerdan al Smolski de los Rage. Mientras que The Power Of One tiene un inicio que se parece a los Annihilator del Set the world on fire, y unos guitarrazos de por medio de típico guitar master como Satraiani o Vai, la verdad es que es una delicia escuchar las guitarras de este grupo. El tema tiene un comienzo instrumental muy largo, pero luego acaban metiendo voces, aunque las guitarras y la gran labor de batería son las que se llevan todo el protagonismo. El final con acústicas les ha quedado bordado. Muy buena banda que puede dar mucho de sí si se sacan un disco entero de esta calidad, ojo con ellos.

PALMER – Surrounding the Void (2017)




1.Home Is Where I Lead You
2.Misery
3.Divergent
4.Artein
5.Digital Individual
6.Fate_Hope
7.Importunity
8.Rising
9.Implosion

Jan Wälchli – guitar
Ueli Heiniger – bass
Remo Röschli – drums
Steve Diener - vocals


Tercer álbum de esta banda suiza creada en el año 2000 y como dicen en su facebook llevan 16 años buscando la perfección. Bueno, la perfección para algunos no existe, para otros es inalcanzable, pero hay seres que son casi divinos y que ven la perfección como algo normal. Estos suizos por momentos no parecen humanos, aunque la foto parece confirmar que lo son, pero su música está hecha a base de muchas horas y mucha dedicación, creo que eso queda bastante claro escuchando su nuevo disco, además de que tiene clase y técnica por arrobas, porque si no no eres capaz de sacar un disco de este calibre.

Una de las cosas más sorprendentes de estos Palmer es que son capaces de ofrecerte las dos caras de una misma moneda, la oscuridad y la tenebrosidad total y la luminosidad y la melodía por otro lado, y en ambos casos se mueven con mano diestra.

Este es el tercer disco de la banda, el último se publicó en 2011, así que se han tomado su tiempo, pero parece que les ha salido bien la inversión. Diré que este es un disco para fans de muchos estilos, por eso he puesto en la etiqueta de estilo musical tantas referencias, realmente es que estos tipos te tocan muchos palos. Ahora sí, el que busque ritmos alegres, vibrantes y con velocidad que se olvide de esto, porque aquí lo que prima es la ambientación, la oscuridad y los ritmos lentos, territorio doom, chachos.

Empieza la odisea con Home Is Where I Lead You, sonido de death metal, de doom, de post-metal. Un medio tiempo donde la voz tiene mucha presencia y es un elemento vital a lo largo de todo el disco, cambiando y acoplando sus registros según las emociones a transmitir en cada momento. Predominan los medios tiempos y los tiempos lentos, con arrancadas puntuales, un sludge metal de primer nivel, con mucha sensibilidad.

Misery tiene ese sludge metal con voces muy intensas, guitarras muy ambientales, creando una atmósfera excelente y donde predomina la melancolía. Estos suizos se toman su tiempo para desarrollar cada tema, la mayoría de ellos son minuteros, por encima de los 6 ó 7 minutos. Un corte que en sus partes más melancólicas y melódicas recuerdan a los Opeth más tranquilos.

Divergent es un corte que empieza de manera muy intensa pero luego nos mete en arenas movedizas, acordes lúgubres y voces oscuras y susurrantes. Riffs lentos, cadenciosos, con un torrente de voz que parece la furia de algún dios caído en desgracia. Nueve minutos de tema a lo largo de los cuales te dan todo un repertorio musical muy amplio, melodía, distorsión, groove, doom, con presencia también de teclados, una obra de ingeniería.

Artein es un magnífico contraste con la pieza anterior, ya que nos ofrece un comienzo de lo más luminoso, con acústicas y punteo heavy melódico y deliciosamente largo. Lo que os decía, son capaces de moverse en cualquier terreno, por eso los puedes incluir también dentro del saco de las bandas progresivas. Este corte es como un rayo de luz en medio de la oscuridad, con grandes instrumentaciones. En la parte final recurren a sintetizadores  y acordes que se van distanciando de esa claridad, devolviéndonos a la espesura, como diciendo que la felicidad dura lo que dura.

Digital Individual es un tema que se mueve entre el hardcore y el rock progesivo, con una base rítmica muy rica en matices. De nuevo nos encontramos con las partes melódicas relajadas a lo Opeth, pero también con partes que receran un sesión de jazz, con el señor Jan Wälchli totalmente desmelenado y dando salida a toda su inspiración, enorme el trabajo de guitarras a lo largo de todo el disco, combinando la sobriedad con los momentos de locura. Para culminar este gran tema también tenemos partes de death melódico a lo Edge of Sanity, y otras más doom. Temazo, se mire por donde se mire.

Fate_Hope empieza con un solo melódico y acordes a lo Mastodon, un tema lento, con mucha distorsión y voz desgarrada, insertando riffs de doom, es decir, un corte con predominio del sludge, con momentos de auténtica rabia. Importunity es uno de los temas más cortos, cuatro minutos, pero los aprovechan más que bien, mucha presencia de ritmos de black death, buenas melodías y un gran solo.

Rising es un tema de nuevo muy de death melódico combinado con doom, pero con orientación jazz de por medio y final a lo Opeth, es decir, un menú completo pero en el que las piezas encajan pefectamente. Implosion pone el punto final con una pieza muy ambiental, que roza el new age, el space metal, casi se podría decir que es como una banda sonora de una película, las imágenes las pones tú.

Palmer es una banda compleja en cuanto a su sonido, ya véis todo lo que son capaces de hacer, no es la típica banda que recomendaría a alguien que tiene unos gustos muy marcados o alejados del sonido sludge o doom. O dicho de otra forma, se necesita una mochila de un cierto tamaño en esto del Metal para disfrutar este disco, eso y ponerle la oreja muchas veces porque tiene multitud de detalles. Si cumples esos requisitos, disfrutarás mucho con este disco.

Puntuación: 8,5/10

Barbara the witch (by Critical Solution)


miércoles, 17 de mayo de 2017

Interview with ARDUINI / BALICH

by Vpower


The band: Arduini / Balich
Country: USA
Answers by: Victor Arduini (guitar, bass)



I think two names should be enough to introduce this project, Fates Warning & VICTOR ARDUINI. Yes, the great guitarist and composer is back with another chapter that will be an instant classic since the very first moment it hits the streets on February 24th. Heavy doom with awesome guitars and epic voice, a travel to some distant and divine world where light and darkness fight. Get your ticket because this is an adventure you cannot miss. We have had the honor to get Victor Arduini revealing the details himself. Enjoy it!
 


Hello Victor and congratulations for your great album “Dawn of Ages”, a classic from the very first moment I think. First, the question is due, how did the Arduini / Balich project start off?

Thanks for your kind words. I began writing music towards the end of Freedoms Reign's tour and was realizing how personal and different it sounded from what we were doing. I pretty much knew I was going to move on with my next musical chapter as more of a solo artist so I could let loose with my ideas and maintain the artistic control from writing, arranging & producing. I spent about 18 months completing most of the music with the intent to work with a great singer from Brazil. Unfortunately it wasn't working out and literally the same day I had to part ways I received a call from Brian and after some discussion he was aboard to help finish the album.

Destiny is always around the corner, but we keep the doubt about who was that Brazilian singer…If we have to define this album, somehow it would be a perfect blend of heavy metal and doom

I think that's a good description of what I was trying to achieve. I know my style pretty well and wanted to maintain the elements that have always been there since the early days of Fates but I also wanted to make it darker and heavier than anything I've done before. I have a huge love for the doom/stoner genre that's going on now and it was very influential throughout this process

How long did you work in the album? Did you ever rehearsal together or is just a long distance kind of project?

The complete process has taken two and a half years from 1st rehearsals to release. It may seem like a while but after the 1st year of writing and recording there was the process of Brian getting lyrics & vocals completed. Once that was finished it was all the other stuff with artwork, promotion, etc. I can't say how relieved I am it's finally out. Brian and I never really worked together other than a weekend get together to do some early demoing. My first experience working through email was with While Heaven Wept in early 2014 which was enjoyable and I felt we could do the same. Our communication has been great throughout the process.

It doesn’t seem so a long time to me, taking in account the magnificent album you have created. You have counted also with drummer Chris Judge, although he doesn’t appear in the name of the band, right?

Chris came aboard because we work so well together. He was told from the beginning it was going to be a solo project and was cool with helping me get it done. Honestly he was a very big part in the writing of the music. While I may write and arrange the riffs his playing really inspired me and some of the ideas are extensions from the actual riffs I brought down. I'm very thankful for all he did and hope we can work together again someday. We called it Arduini/Balich simply because we are the two known musicians within the metal community and wrote the songs together.

Are we wrong if we think that most of the composition process was over Arduini’s shoulders?

We'll the music was written, arranged and recorded by myself but you need to give equal recognition to Brian for his lyrics and voice. Both are needed to make it complete. Producing the album myself really helped get the sound and intent across that I intended.

When you listen to “Dawn of Ages” you often realize that you have been listening for a song for about 8 or 10 minutes without almost thinking about any other thing, for example the reality show on the tv, the boss, or whatever, that is a gift, isn’t it?

It's funny you say that. I've listened countless times to the tracks and always found myself 8-10 minutes into the song and not feeling like it was going on too long. That makes me feel good. I hope others will allow themselves the time to listen as you did.

It’s fun all the way and a good therapy moreover. Most of the songs follow the same pattern, a heavy doom riff that you often repeat throughout the song and that is the first step for a great variety of melodies, tempos and solos

I agree. When I write I tend to start with a riff and once I begin playing with the drummer it becomes bigger and new ideas start flowing. I think a lot of it comes from all my early influences which began appearing in my writings in Fates and became a style of sorts for me. Once you have the core of the song then all the fun things begin to get put in tying it all together.

You have signed by Cruz del Sur Music, did the guys show any kind of problem or disagreement when they saw 6 songs and almost an hour or music?

Not at all. Enrico has been a supporter of my music since he signed Freedoms Reign a few years back. I think he just trusts in what I do and let's me create the music I like to make.

The guitars in “Dawn of Ages” are just amazing, cool melodies and so much inspired solos that is impossible not to rise the fist

Very kind of you. There is a lot going on within each song and between the music and Brian's epic vocals there are some great moments where you feel the emotion that's being presented and if it makes you rise your fist, bang your head or whatever else that inspires you that says a lot to me.

Victor, how do you usually work in order to get the solos or riffs? You first get the riffs and you compose the song around it or you have the lyrics and you look for a melody?

Mostly I'll have a few riffs that I've come up with and bring them down to rehearsal. Once we begin jamming on them new ideas begin to develop organically. I record just about everything and can go home to re-arrange and compose. Vocals and lyrics are usually the last thing. I like to hear the song as a strong musical piece that can stand up without any vocals. I've occasionally had a vocal melody in my head which then inspired the riff.

Talking about lyrics, what are they about?

Brian told me he doesn't really have a formula to his writing. He just writes to the emotion. The use of words in a melodic sense can be a very difficult thing to do and he is the master. I always like the listener to interpret the lyrics in their own way.

Brian has done also a great job, he sounds raw, epic, emotional, he is the perfect complement for the excellent guitar work

Brian did an AMAZING JOB !! I am still floored by some of the things he came up with. So much emotion in his delivery and the lyrics so dark an thought provoking. Brian has been a perfect compliment to the music behind him. I am blessed to be working with him and looking forward to everyone hearing what our joined abilities have created

What has been the song harder to complete? Maybe the epic Beyond The Barricade?

I would agree it was one of the more difficult to compose as it is built on many different riffs and passages. It's like 10 songs in one. But from a production standpoint they all were pretty intensive to get the final sound and mix I was happy with. The  simple acoustic bonus track "Wolf Of Velvet Fortune" was a bitch to recreate as I wanted to stay as true to the original production as I could.

Yes, because the cd includes the six new songs of yours, but the vinyl version includes 3 bonus from Black Sabbath, Uriah Heep and Beau Brummels, how or why did you choose to make a cover of those songs?

We had the opportunity to do a double LP but needed more music for a 4th side. We threw a few songs around and ended up with these 3. We just wanted something that both of our abilities would enhance the song and do it justice. They were a blast to finish. I think they make a nice bonus to the project.

They do, indeed. Do you have the intention to make some gigs around?

We would love to do some shows if the opportunity was right. It would be nice if we could secure a few festival gigs overseas with some area shows in between but at the moment we just want to see how the album does and if there's any interest. Since there is no actual band I would have to put something together but that wouldn't be too much of a problem.

Did you keep any song in a drawer for a second album or this is just a one chapter trip and the story is finished (we hope not)?

I have quite a few riffs and demos laying around but truthfully I always like to start off fresh when writing for a new album. We would love to do another one and if things go well with Dan Of Ages it could be a good possibility to begin another. I write best when I'm inspired and actively playing. At the moment my time is limited due to all the promotion for this release. I like taking time off between projects even if I have to  get my chops back (lol) it's made up in the enthusiasm and excitement of new riffs. I'll probably start some writing in the fall

That sounds pretty well and hopefully we will get another master class album from Arduini/Balich in the future. Thank you very much for your attention, Victor, if you wish to add something…

Thanks again for the great questions. I enjoyed answering them and thanks for listening to the album. Take Care

You rule, man

SLEEPING VILLAGE – In The Rye (2016)




1.It´s written in the harvest
2.Moonlight dance
3.The inner warning
4.God´s toys
5.Idol´s Twilight
6.Salem
7.Nervous breakdown
8.Back to the cave
9.In the rye
10.Through the madness

Mr. D - Voz, guitarras eléctricas
Lilith - Batería, percusión y coros
B. Samedi - Bajo eléctrico y coros


Hoy os hablo del debut discográfico de esta banda de Murcia. Tras realizar multitud de conciertos, donde han podido acompañar a bandas como a Sensa Yuma o Jared James Nichols y editar diversas demos, el año pasado publicaban este disco, ya casi en el mes de noviembre, grabado en Estudios  PM. Me ha gustado mucho, ya lo digo desde ahora, se les ve gente con tablas y con un sonido que tira de los grandes de antes, especialmente un sonido setentero y algo de los ochenta también.

Empieza la andadura con It´s written in the harvest, la intro con una especie de sonidos de la naturaleza, muy relajadita, vaya. Luego empieza el juego de verdad con Moonlight dance. Sí cantan en inglés y lo hacen muy bien, con fluidez. Por cierto, Mr. D tiene una buena voz, para mí uno de los puntos fuertes de la banda, creo que es ese tipo de voces que transmite, no es Glenn Hughes o Coverdale, pero oye tiene una personalidad y una forma de decir las cosas y de cantar que hace que todo cobre sentido y sensibilidad. Además está muy bien acompañado en los coros por los otros dos miembros de la banda. Es este segundo corte nos vamos a encontrar desde rock setentero doomy a lo Sabbath, sobre todo por los riffs guitarreros, hasta rock ambiental y algo también de la sicodelia mágica del rock de Alice Cooper. Ritmo cadencioso y tranquilo, punteo setentero y alguna pausa que otra, un tema cocinado a fuego lento y muy interesante.

The inner warning es un breve interludio guitarrero que da paso a God´s toys, un tema de riffs muy simples, del rock de los 70 y 80, de inicio, pero que van adornando poco a poco con otros riffs añejos y con cierto aire progresivo. Es una de las cualidades de estos murcianos, aunque te tiran de lo clásico y a veces de lo simple, nunca se quedan en lo evidente y los temas tienen más chicha de lo que pueda parecer en un principio. Un tema muy a lo Blue Oyster Cult, Zeppelin, Thin Lizzy...

Idol´s Twilight se inicia con un guitarreo muy propio de los grandes The Cult de los 80, medio sucio y punky, pero luego van metiendo otros sonidos más setenteros, una base rítmica de hard heavy y esa voz que siempre transmite sensaciones. Bueno el solo con aroma Hendrix, Page, clásico a tope. Un tema bastante ambiental, seguimos sumando.

Salem con un inicio muy de rock sicodélico, un rock sencillo, pausado, pero también sacando buenas melodías. El solo tira más hacia el heavy clásico para volver luego al rock n’roll y un riff final muy a lo Sabbath, muy entretenido. Nervous breakdown parece seguir donde acaba el tema anterior, con una entrada de rock doom muy típica de la banda de Iommi, también estilo Ozzy, unas buenas guitarras de sonido clásico y un estribillo muy pegadizo.

Back to the cave mezcla melodías melancólicas con guitarras groove y un cierto aire progresivo a lo Pink Floyd o Astbury en la voz, ya digo el señor D me tiene encandilada con los registros tan sugerentes que es capaz de ofrecer. Los riffs y ritmos son sencillos, no te esperes caña, pero sí elegancia y feeling a lo Mountain.

In the rye es el tema que han escogido como título del disco, aunque no es el más representativo ni de lejos, de hecho es uno de los temas más breves, con un aire muy retro y buen sonido ambiental, y buenos arreglos de voces. Por último, tenemos Through the madness que es un tema que empieza muy lento pero que luego va alcanzando otras dimensiones y nos deja incluso sonidos propios del heavy británico de la new wave, como los White Spirit o los Samson.

Es una buena carta de presentación la de estos chicos, me gusta su estilo, su composición y su clase, aunque me quejo de la brevedad del disco, pues se pasa en un suspiro y con dos temas que son como intros y otro que es muy breve casi nos quedamos en un mini álbum. Sacando eso, creo que es una banda con futuro y que ojalá siga por ese camino, porque seguro que darán que hablar, o no, en este país nunca se sabe...

Puntuación: 7/10

THUNDER – Rip It Out (2017)




1.No One Gets Out Alive
2.Rip It Up
3.She Likes Cocaine
4.Right From The Start
5.Shakedown
6.Heartbreak Hurricane
7.In Another Life
8.The Chosen One
9.The Enemy Inside
10.Tumbling Down
11.There's Always A Loser

Danny Bowes – Vocals
Luke Morley – Guitars
Harry James – Drums
Ben Matthews - Guitars & Keyboards
Chris Childs - Bass & Dancing


Thunder es una banda británica con casi treinta años de carrera musica a sus espaldad y diez álbumes de estudio. Este Rip it up hace el undécimo, son tipos que ya peinan canas, de esas bandas que después de vender lo que han querido y más te sacan un nuevo disco cuando quizás no tienen necesidad alguna de ello. Y este tipo de bandas me da mucho miedo, porque nunca sabes si lo que te vas a encontrar es el tipo disco excusa para volver a girar, sacar un hit y un par de singles y vender a sacao. Pero después de haberlo escuchado suficientemente me he quedado la mar de tranquila, como podéis leer a continuación.

No One Gets Out Alive tiene un ritmo rockero clásico y riffs simples como esteras, pero es un tema de rock n’roll de los de siempre, además la voz de Danny Bowes es un plus que muchas bandas quisieran tener, uno de esas voces reconocibles, como por ejemplo la de UFO. Donde dejan muestras de su clase es en la parada con un solo melódico delicioso.

Rip It Up es un tema con más chicha, con riffs que nadan entre el blues y el rock, una base rítmica acompañada de unos riffs muy de la escuela de Bonnet, Status Quo, Bowie, suena antiguo pero al mismo tiempo muy vital, no es extraño que lo hayan escogido como tema que da título al disco, porque se pega como una sanguijuela a los oídos. Adorable esa parada para meter guitarras ambientales a lo MSG.

She Likes Cocaine tiene un ritmo de rock setentero, con efectos de guitarra y riffs simple y repetitivo, que van aderezando con otros arreglos. La base de los temas siempre es de abc y sobre ella te construyen el tema gracias a la calidad vocal e instrumental, por ejemplo en este caso la aceleración con sonido gospel y rollo Eic Clapton es de cátedra, un tema que parecía de perogrullo toma una gran intensidad a medida que pasan los segundos.

Right From The Start es un tema acústico, baladístico, a medias entre el blues, el country y la road music, con grandiosas melodías y un estilo vocal a lo Mercury, se les nota en eso de que parece que la música fluye y hacen lo que en cada momento les hace vibrar, y eso se nota en el feeling que transmite cada tema, lo mejor en lo que va de disco, con un gran solo para poner la guinda, mucha clase la que atesora esta gente.

Shakedown es un corte totalmente diferente, de rock macarrilla, a lo UFO, Pretty Maids, Gothard, de nuevo con un riff básico del rock y sobre eso van metiendo chicha, con riffs más contundentes y aumentando el volumen de pegada. Heartbreak Hurricane es otra vuelta de tuerca con un rock de corte sicodélico por momentos, setentero a lo Purple, Van Halen, con una melodía que vale por todo el tema.

In Another Life es un tema de inicio lento a golpe de bajo y acorde bluesero, con Bowes que literalmente se sale del mapa, teclados Hammond y el sonido Purple de la etapa Burn, la esencia del rock amigos. The Chosen One nos cambia el scenario y ese otra de las cosas que hay que reconocerles a estos Thunder, que te dan un abanico de composiciones muy variado, este es un tema de ascendencia rock aor a lo Journey, Survivor, y lo major es que lo siguen bordando, grandes riffs, gran voz, gran solo con wahwah y luego otro limpio, gran tema.

The Enemy Inside es un tema de rock más normal, que gira alrededor de un par de riffs y buscando el estribillo fácil a lo Whitesnake. Tumbling Down es un rock setentero con raices a lo Steve Ray Vaughan, como véis fuentes clásicas las que reflejan la música de estos británicos, tienen tablas y lo demuestran a cada tema que hacen, además a medida que pasa el disco como que los guitarristas se han ido soltando y metiendo cada vez más solos, una delicia escucharlos cuando se van metiendo poco a poco en el tema.

There's Always A Loser pero en este caso no el loser no son estos magníficos Thunder, que han demostrado con este disco que están en plena forma y no han venido a pasar la gorra sino a dar una lección de rock clásico. Si te gusta el rock hecho siguiendo el decálogo de los dioses no puedes dejar pasar este disco.

Puntuación: 8,25/10

Domus mysterium (by Slaegt)


lunes, 15 de mayo de 2017

EDENBRIDGE – The Great Momentum (2017)




1.Shiantara
2.The Die Is Not Cast
3.The Moment Is Now           
4.Until the End of Time           
5.The Visitor
6.Return to Grace       
7.Only a Whiff of Life 
8.A Turnaround in Art 
9.The Greatest Gift of All 

Sabine Edelsbacher - Vocals
Lanvall - Guitars, Keyboards, Hammered dulcimer, Bouzouki
Dominik Sebastian - Guitars
Johannes Jungreithmeier - Drums


Noveno disco de esta banda de sobras conocida dentro del mundo del power metal sinfónico. Formados en 1998 y con un sonido definido, una vocalista icónica, de esas que se suelen citar cuando se habla de las reinas del Metal, y cómo no, acompañada por el fiel escudero de armas que es ese buen guitarrista, el señor Lanvall. Es decir, es uno de los grupos de referencia de hoy en día en este estilo musical, con su buena legión de fans, veamos que nos tienen que ofrecer en este noveno episodio de su carrera. Para su grabación han recurrido a la Junge Philharmonie Freistadt Orchestra, el masterizado corre a cargo de Mika Jussila, conocido por sus trabajos con Stratovarius entre otros, y también cuenta con la participación en el apartado vocal de Erik Martensson (Eclipse, Nordic Union) como artista invitado.

Shiantara comienza combinando unos riffs heavys con una buena variedad de sonidos de percusión, luego van introduciendo la parte sinfónica. Una de las cosas que me agradan de esta banda es el equilibrio de sus elementos, el sonido es rico en matices, pero no pierden el toque heavy e intenso que hace que sus composiciones no decaigan. En cuanto a Sabine sigue teniendo la misma voz brillante de siempre, dulce, melódica y con potencia. Un solo extralargo, melódico y heavy, pone la rúbrica a lo que os decía antes, salida con coros y todo muy grandilocuente. Un buen inicio de disco.

The Die Is Not Cast se inicia con unos acordes muy de Savatage, a los que se les superpone el riff distorsianado de la guitarra rítmica, cambio de ritmo y heavy de melodías arabescas. Muchas bandas suenan a clones de otras, pero estos Edenbridge tienen un estilo definido dentro del sinfónico, y mira que es complicado. De nuevo, la elegancia de Sabine, combinada con los riffs y ritmos heavys, y la orquestación que te parecerá sacada de una peli de James Bond, sí, tiene ese aire de atrevimiento y aventura del detective de Flemming. A eso añádele las acústicas antes del solo, y el correspondiente punteo de calidad con un pie en el terreno progresivo, y entenderás de inmediato porque esta banda austríaca está donde está.

The Moment Is Now tiene un arranque en base a un medio tiempo y unos riffs con bastante groove. Luego meten teclados con buena melodía y ya tenemos un medio tiempo típico, en este caso buscando más el estribillo pegadizo a las primeras de cambio, a lo Nightwish, un tema demasiado simple y predecible en comparación con los dos anteriores, pero de esos que en seguida están sonando en todos lados noche y día.

Until the End of Time empieza con teclados y un punteo melódico elegante, de modo muy tranquilo, entra luego la voz de Sabine, modo balada, me recuerda la elegancia y transcendencia de ese gran tema de Queen que es Who wants to live forever. Otro de los puntos positivos de estos Edenbrigde es que no se van por las ramas ni alargan innecesariamente los temas, todo lo que ponen encima del mostrador cuenta. Esta es una bonita balada, más elaborada y menos evidente que el anterior tema, recuperando las buenas sensaciones del inicio de disco.

The Visitor vuelve a ser otro medio tiempo con groove guitarrero, tiene sus pausas que le conceden a Sabine el espacio suficiente para que reluzca con su voz melodiosa y cristalina. Va creciendo en ritmo e intensidad, con buen acompañamiento sinfónico, acercándose hacia el momento del solo en medio de excelentes ambientaciones, tiene ese aura de gran tema, cocinado a fuego lento. El solo se desata de modo épico y melódico, poniendo de relieve la clase que atesora el señor Lanvall.

Return to Grace vuelve a tener un inicio de melodías arabescas, que recuerda a los buenos Mezarkabul en sus mejores momentos, y es un tema con un ritmo más vivo y más pegada que los anteriores, más power, muy en la vena Kamelot, con Sabine subiendo también en la escala. Un tema con excelentes melodías y ambientación, que te llevarán a lejanos parajes.

Only a Whiff of Life arranca con piano y voz, la pieza más breve del disco diseñada para que la vocalista se explaye a gusto, insertando acústicas y sintetizadores, sin presencia de base rítmica, desprende clase.

Con A Turnaround in Art entramos en la recta final del disco y precisamente con los dos temas más largos del mismo. Un tema que empieza como medio tiempo y con unos riffs potentes y más oscuros. Pero la parte sinfónica cobra más protagonismo en este tema, una gran orquestación que marca la diferencia en estilo con otros temas. The Greatest Gift of All pone el punto final con doce minutos, solos y riffs melódicos de Lavall como diciendo cuidado que soy el jefe. Desde el principio huele a tema épico construido con todas las de la ley, cocinado a fuego lento pero también con sus arrancada power, una gran bajada de telón para un disco más que notable por parte de estos Edenbridge.

Creo que todos los fans de la banda estarán contentos con el resultado final de este disco, y los que no la conocieran tienen un buen trampolín para empezar a escucharlos, es un disco intenso, con explendidas melodías y mucha sensibilidad.

Puntuación: 8,5/10

SPECTRAL – Arctic Sunrise (2017)




1.Intro 
2.Arctic Sunrise
3.Evil Takes Control   
4.Invaders       
5.Nuclear Assault       
6.In Battle with Fire & Steel      
7.Path of the Damned 
8.Vengeance in Blood 
9.Fuck Off and Die
                           
Exkrementor - Bass
Destructor - Drums
Agressor - Guitars
Teutonlord - Guitars, Keyboards
Vidar - Vocals (lead)
Hendle - Guitars (lead)


Os comento hoy esta banda alemana, que es un caso curioso, porque se fundaron en 1995 y te esperas que te puedan dar un sonido un poco más under por la conjugación de estilos que llevan y porque, dicho sea de paso, es una banda que no suena mucho por estos lares, lo cual te lleva a pensar que después de cinco discos, este que os comento es el sexto, es probable que se dediquen a hacer un metal más oscuro, más rancio y poderoso... Pero no, lo suyo es la vertiente comercial y suenan a clon por los cuatro costados, pero vamos a verlo más en detalle.

Después de una intro a base de sintetizadores y voces, entramos de lleno en el disco con Arctic Sunrise que nos presenta una especie de death melódico, con ritmos bombísticos, más propios del power metal, recuerdan a los Childrem of Bodom, Lordi, aunque hacen más hincapié en la parte power, a lo Alestorm, un tema bastante estándar.

Evil Takes Control es un tema que no llega a los tres minutos y aunque empieza a medio tiempo luego lleva el mismo ritmo que la anterior, death power sin mucha historia. Invaders sigue a ese ritmo a pedal, como si no tuviesen otra marcha, la voz gurutal y algún riff vikingo de por medio, no está mal pero parece que viven de los clichés del género y no aportan nada de su cosecha, una mínima parada, intranscendente, para volver a retomar el mismo ritmo cansino y riffeo.

Nuclear Assault empieza con la típica sirena que avisa de un bombardeo y luego un riff y un tiempo más tirando hacia el heavy metal, pero poco dura la contención porque enseguida se lanzan a la carrera, metiendo riffeo melódico de por medio. De nuevo las referencias son claras, los grupos que ya he mencionado, unos Dimmu Borgir en su parte más ambiental o sinfónica, de nuevo me siguen sin sorprender en absoluto.

In Battle with Fire & Steel  se inicia con unas guitarras de rollo folk en las melodías, pero de nuevo te dan dos tazas y media de doble bombo, te guste o no. En ese sentido volvemos a lo mismo de siempre, sus composiciones son muy previsibles y las voces parece que cantan siempre la misma canción, este es un tema a pedal de principio a fin con el aderezo de ese ligero toque folk, que van introduciendo aquí y allá, rebajando el pulso del tema y que lo hace más interesante, además como en la mayoría de los temas no hay un solo punteo.

Path of the Damned empieza a medio tiempo y con mucha presencia de teclados para crear atmósfera, la voz gutural de siempre que parece que solo tiene un registro, y riffs melódicos lentos, al menos cambia el ritmo durante un rato, pero solo un rato porque hacia mitad de tema ya vuelven a subir las pulsaciones en modo power. Este es uno de los pocos temas donde meten un solo, melódico con aires power. El mejor tema hasta ahora y con diferencia.

Vengeance in Blood arranca con unos riffs muy Judas, heavys, pero de nuevo meten el doble bombo con calzador y ya se cargan la magia del principio, hace que suenen excesivamente comerciales, el tipico grupo que esperas encontrar en la Nuclear Blast. La base rítmica poco aporta y acaba rebajando puntos de calidad, con blast beats como quien toma perritos calientes, le falta riqueza y variedad, suena a los In Flames, Lordi de la era más comercial y simple.

Cierran el disco con Fuck Off and Die, es el tema más largo, pero no aporta nada más a todo lo comentado, es más de lo mismo, un caldo bien simple, de puro clon de los grupos comentados. Un disco previsible de principio a fin, que tira más hacia el power que hacia el death, un cóctel al que le añaden unas gotitas de folk y de viking metal, pero eso sí, todo muy facilón y básico, sin grandes elaboraciones, especialmente recomendado para los que gusten del power y death melódico comercial y sencillo.

Puntuación: 5/10

Destinies of war (by Attack)


miércoles, 10 de mayo de 2017

NORD – Alpha (2017)




1.Kill the Marshalls
2.Rosehip Garden
3.Restless
4.Omega

Bjarne Brogaard Matthiesen - Vocals
Niels Thybæk-Hansen - Guitar
Thomas Bøgh Jensen - Guitar
Peter Littau - Bass
Magnus Elisson - Drums


Nord es una banda danesa, formada en la localidad de Odense, en la próspera Dinamarca. Pero entre los miembros de la banda no solo hay daneses sino que otros provienen de las Islas Feroe y de Islandia, en todo caso, cultura nórdica al poder, y fisonomía también, rubios del norte. Pero eso no sólo es un aspecto cromático, ya que tiene su repercusión también en el estilo de la banda, orientado hacia un heavy metal muy de los países del norte de Europa, vaya un heavy vikingo como se le suele llamar, que no rehuye las melodías en algunos momentos, ni tampoco el groove ni las guturales.

Después de su formación se dedicaron básicamente a dar conciertos, pero sin grabar material, con una recepción bastante buena por parte del público. Así que ya les iba tocando sacar algo de material para ir sentando las bases de su proyecto. Y así nació este ep, que se grabó a finales del año pasado, sacando como single el tema Rosehip Garden en la época navideña, qué mejor momento para cantar villancicos vikingos... Veamos un poco de qué va este ep.

Kill the Marshalls empieza con unos acordes acúticos un tanto lúgubres y lentos, hasta que entra la batería y nos encontramos un ritmo heavy a medio tiempo de riffs aguerridos y voz de guerrero nórdico. Buen gusto en la base rítmica que va alternando de ritmo constantemente, lo mismo que la voz, que pasa de un registro más melódico a otro más aguerrido y gutural sin previo aviso. Desprenden energía, eso es bueno. Van intercalando guitarras ambientales, en medio de cambios y pausas, pero me falta el solo para culminar el tema, que nunca llega. 

Rosehip Garden se inicia con acústicas y luego meten un punteo melódico básico pero con bastante feeling y aire retro a lo Warlord. Siguen moviéndose en medios tiempos con constantes cambios de ritmo. Las voces son bastante agresivas, más que épicas, con cierto aire de modernez deathmetalera que contrasta con lo clásico de los ritmos, es como si quisieran buscar un todo en uno. Pero sigo quedándome con el clasicismo de esos riffs melódicos a lo Tsamis, que nos llevan hacia un heavy clásico épico rancio, que  choca con la brutalidad de las voces, que personalmente no me acaban de convencer del todo. El vocalista tira hacia el extremo y la base rítmica hacia el heavy epic. Eso sí, de nuevo nos quedamos sin solo.

Restless tiene otro inicio con acústicas, parece ya un patrón establecido, a eso le suman unas melodías orientales y cuando meten distorsión nos encontramos con un corte de groove heavy metal. De nuevo, las voces no me acaban de cuadrar, es como si le pones una voz de death metal o grindcore a un tema heavy, bueno, pues yo seré muy clásico pero se me indigesta un poco. Instrumentalmente sí que nos dejan un medio tiempo muy atractivo, donde destacaría el buen criterio de la base rítmica. Y en este corte por fin nos dejan un solo bastante épico, no es excepcional en su ejecución, pero es que los temas te piden que le metas un solo, chacho.

Cerramos capítulo con Omega, inicio lento y de riffs heavy doom. Voz vikinga gutural que no pega demasiado, seguimos en las mismas. Sin embargo, en este corte dan una vuelta de tuerca al sonido y podríamos decir que se adentran también en el metal progresivo, con guitarras ambientales, sicodélicas por momentos y voces de todo tipo, es como si mezclas unos Voivood, con unos Pantera y unos Visigoth, lo que te queda es un pupurri bastante raro.

En definitiva, me han gustado bastante a nivel instrumental, pero la voz no me casa en ningún momento con el tipo de música que hacen, es más, creo que está sobreproducida y le resta valor a su ejecución instrumental que es bastante buena e interesante. Veremos por donde van los tiros en próximas entregas.

MAZE OF SOTHOTH – Soul Demise (2017)




1.Cthulhu's Calling
2.Lies
3.Seed of Hatred
4.Multiple Eyes
5.The Outsider
6.The Dark Passenger
7.At the Mountain of Madness
8.Blind
9.Azzaihg'nimehc        
10.Divine Sacrifice

Fabio Marasco - Guitars, Synthesizers
Matteo Moioli - Drums
Cristiano Marchesi - Vocals, Bass
Riccardo Rubini - Guitars


Primer larga duración de esta banda de Lombardia, Italia, formada en 2009. En 2011 habían grabado una demo y el año pasado un split compartido con muchas otras bandas, así que este es el primer disparo serio que hacen estos chicos, veamos qué tal se les da esto.

Tras una intro un poco más larga de lo que suele ser habitual, nos encontramos con Lies, un tema que se mueve entre el death y el grindcore, lo más destacable me parecen las buenas escalas que hace el guitarrista, por lo demás es un tema bastante normalito.

Seed of Hatred sigue bastante las directrices marcadas en el tema anterior, un death bastante guarrote, con influencias del grindcore, de nuevo lo mejor es cuando le dan rienda suelta al guitarra, en este caso para meter un solo que es bastante más limpio que el resto del tema.

Multiple Eyes eleva el nivel de suciedad sonora y de ruído musical, por definirlo de alguna manera, no tiene gran variación respecto a temas anteriores. Por ahí he visto que dicen de ellos que hacen death metal técnico, pero la verdad es que esto dista bastante de ser un death técnico, esta más cerca de un brutal death o de un grindcore con influencias del death. Por darles un poco la razón en algún punto, la ejecución de la guitarra es la parte más técnica del grupo. Otro corte de riffs machacones, voz gorrina al poder y ritmo sin descanso.

The Outsider no nos aporta nada especialmente nuevo al panorama que os he dibujado hasta ahora, lo más interesante son los detalles técnicos de la guitarra y el buen ritmo que impone el batería, pero los temas son demasiado simples como para que te sorprendan. The Dark Passenger sí que es un corte de death más tradicional, con un buen solo y por fin olvidándose un poco del rollo grindcore machacón que ya empezaba a rayar lo suyo.

At the Mountain of Madness es como una bocanada de aire fresco, ya que empieza de manera lenta y atmosférica, desembocando en un death metal a lo Opeth pero con más agresividad y menos nitidez en la ejecución. Eso sí, afortunadamente, el solo es una de esas partes en casi todos los temas donde te puedes deleitar con lo que te entregan en bandeja de plata, es para mí el elemento de toda la composición que eleva la nota del disco, ya que lo demás está más que visto y no aporta nada que llame la atención en casi ningún tema, sin que con ello quiera decir que lo hagan mal, pero es que bandas de este pelo se cuentan por cientos. Este es uno de los temas más logrados, con un aire a lo Opeth, Kathatonia o Vader.

Blind es un tema totalmente desenfrenado, de guitarras caóticas y alocadas. Tras el pasaje atmosférico que es Azzaihg'nimehc, enfilamos el último peldaño con Divine Sacrifice, de nuevo un death que se mueve entre el técnico y el grind death, con un solo de muy buen nivel, casi se podría decir que es un resumen de la mayor parte del disco.

En conclusión, no vas a descubrir nada con estos italianos, pero te pueden hacer pasar un buen rato si te gusta el death sucio con ciertas incursiones técnicas. Yo personalmente me quedo con aquellos temas en los que van un poco más allá y meten también atmósfera en el tema, dándole más elaboración y riqueza a las canciones.

Puntuación: 6/10

Finished with the dogs (by Holy Moses)


lunes, 8 de mayo de 2017

ARDUINI / BALICH – Dawn Of Ages (2017)




1. The Fallen
2. Forever Fade
3. Into Exile
4. The Wraith
5. Beyond The Barricade
6. The Gates Of Acheron
7. Sunrise (Uriah Heep - Cover)
8. Wolf Of Velvet Fortune (Beau Brummels - Cover)
9. After All (The Dead) (Black Sabbath - Cover)

Victor Arduini - guitars / bass
Brian Balich - vocals
Chris Judge – drums


Este es uno de esos debuts que por inesperado te pilla por sorpresa, pero sobre todo por la calidad que atesora, desde ahora ya lo pongo en la lista de mis candidatos a disco del año. Y es que hay mucha calidad detrás de este nombre, en realidad aunque sólo ponen dos nombres se trata de un trío. El maestro de ceremonias es Victor Arduini, uno de los miembros fundadores de los míticos Fair Warning, y un tipo con una clase tremenda en las seis cuerdas. A eso le añadimos a Brian Balich, vocalista de los americanos Argus, otra banda de heavy doom, un señor con una voz ponderosa. Para las labores de batería Arduini se ha traído a su compañero de banda en los Freedoms Reign, y cumple perfectamente con su cometido.

Lo que nos vamos a encontrar en este disco es un heavy doom de mucha altura, con un trabajo realmente fantástico e inspiradísimo de guitarras, un muy buen vocalista y unos tiempos que siempre juegan a favor de los dos titulares del equipo. Ojo, el que busque temas directos al grano que se vaya olvidando, casi todos los temas son largos, pero largos de verdad, con mucha intensidad y múltiples partes, pero hay que poner la oreja para no perderse detalle.

Como os decía, temas muy largos, el primero, The Fallen, ya pasa de los diez minutos. Tiene un inicio lento y muy ambiental y poco a poco van entrando en ese ritmo doom, para luego con un cambio de ritmo dar paso a un heavy de guitarras pesadas y groove en los riffs. Sin duda, te vendrán a la memoria los Black Sabbath, es inevitable, es una referencia a lo largo de todo el disco. En cuanto a Balich me parece que hace un trabajo estupendo a lo largo de todo el disco, tiene una voz potente, grave,  pero sobre todo parece que lo está dando todo en cada momento, con mucho sentimiento, a veces parece que profiera gritos y exclamaciones más que articular palabras, pero todo con un sentido y con un feeling brutal, es el complemento perfecto para las guitarras doom y heavy épicas con que nos deleita Arduin. Por momentos suben la velocidad del tema y el solo es épico a más no poder, muy clásico y ambiental, acompañado de unas excelentes líneas de bajo. Este primer corte es un cañonazo en toda regla, un temazo, y un aviso de lo que se nos viene encima a lo largo de estos seis temas de puro clasicismo.

Forever Fade  es una pieza más breve, pero contiene el mismo grado de elaboración que el tema anterior, esos riffs circulares y envolventes, machacones, que van marcando la dirección de la canción mientras le van añadiendo elementos que hacen que el tema vaya evolucionando. La batería se desarrolla a medio ritmo, acompañada de un riffeo a los Sabbath y Saint Vitus. Gran pausa y arrancada posterior, con unas guitarras muy a lo Judas, un tema con una potencia enorme gracias a la combinación de riffs y batería que son como un martillo.

Into Exile tiene un inicio que casi parece sacado del Paranoid de Black Sabbath, un medio tiempo doom total. Voz de profeta, me recuerda bastante a la teatralidad y expresividad de Tony Martin. De nuevo volvemos a obtener ese esquema de riff central que perdura y se repite junto a una base rítmica sólida, que sabe cambiar en el momento oportuno. Parece sencillo pero el truco está en conseguir unos riffs muy poderosos, que contribuyen a dar fuerza a la actuación del vocalista y que contrastran con el momento en el que entran en fase de heavy puro y duro. Muy de la escuela de unos Pagan Altar o Angel Witch, con ese toque oscuro y ambiental, introduciendo solos por doquier, desde luego Arduini no ha venido a tomarse unas vacaciones con este disco, es un ejercicio de esfuerzo compositivo y emotivo brutal. Consiguen una pieza monumental de mas de 11 minutos, con retazos también de un heavy arcano a lo Cirith Ungol, Manilla Road, con riffs que rozan la sicodelia por momentos. Otro temazo auténtico.

The Wraith vuelve a superar a los anteriores cortes en cuanto a duración se refiere, nada menos que trece minutos. Pero tengo que decir que si te gusta este tipo de heavy doom elaborado con tiempo y artesanalmente no se te hará para nada largo el disco, al contrario lo disfrutarás enormemente porque tiene un gran feeling en cada uno de sus temas. Este corte empieza con acústicas y tiene un inicio muy pero que muy lento, hipnótico, hasta llegar al minuto nueve donde se disparan todas las alarmas, con riffs de heavy y carga groove y la voz de Balich como clamando en el desierto y echando pestes contra el mundo. No falta la parada donde meten guitarras ambientales, voces hablando y finalmente un punteo dramático a más no poder, de nuevo, la han vuelto a liar.

Beyond The Barricade son nada menos que 17 minutos de tema, ahí es nada. Hay grupos que con dos temas como este ya te hacen un disco, sin embargo aquí tenemos seis canciones llenas de magia. El inicio es de un heavy muy ochentero, repitiendo riff, me recuerda a la pegada de unos Trouble o el heavy directo de un Rob Rock, Brocas Helm o la magia ambiental de unos Atlantean Kodex. En el minuto siete se produce un cambio brutal y una voz desgarrada, manteniendo riff y punteo, la marca de la casa. La parte final tiene un aire muy Maiden, con riffs que tiran más hacia la melodía. Otro gran corte, siguen sin bajar el listón en ningún momento.

Después de todo lo anterior, el último corte se te pasa casi en un suspiro pues apenas pasa de los tres minutos. Pero no es para nada un relleno, no tiene la majestuosidad de los anterores cortes pero es una excelente combinación entre el doom pesado y las melodías heavys, con un solo muy melódico y con mucho feeling que recuerda a los momentos más clásicos de bandas como Accept o Scorpions, toda una oda al heavy de toda la vida, un punteo que Arduini alarga mucho, se recrea hasta el final.

La edición vinilo contiene tres bonus, que son versiones de bandas como Black Sabbath  o Uriah Heep, bueno no están mal como postre, para relajarse después de la tremenda descarga de los seis cortes anteriores.

No es fácil hacer este tipo de composiciones tan largas y mantener al mismo tiempo nuestra atención en todo momento. Ellos lo consiguen y con creces, lo que habla mucho y bien de la magia que desprende este disco. Creo que éso es lo que mejor define su música, el sentimiento que aflora en todo momento, por supuesto hay mucha calidad en cada uno de los miembros del grupo, de otra manera esto sería imposible. Fusión perfecta entre el doom más sombrío y el heavy metal de pura cepa, un pasada de disco, amigos.

Puntuación: 9/10