www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

jueves, 30 de enero de 2014

Joël Dicker - La verdad sobre el caso Harry Quebert


Esta es una novela que está teniendo gran éxito, está en boca de todos, pero cuando me la pasaron no tenía ni idea de que estaba siendo todo un fenómeno editorial, algunos incluso la comparaban con la saga Millenium. Así que empecé a leerla sin ser consciente de lo que tenía entre manos, de lo cual me alegro pues me daba total obejtividad a la hora de enjuiciarlo, sin que me influyesen ningún tipo de opiniones o de cifras de éxito. Una vez acabado, mi opinión es que no pasa de ser un libro del montón, ahora explicaré por qué hago este juicio, pero ni de lejos me parece que merezca el éxito del que goza, aunque me importa poco, o nada, mejor dicho.

Lo cierto es que el libro empieza muy bien. Por resumir, va sobre la historia de un escritor que después de un gran éxito con su primera novela se queda paralizado por el terror de tener que sacar una segunda y las ideas no fluyen en su cabeza, mientras la editorial le mete presión. Decide ir a pasar una temporada a un pueblo tranquilo, en casa de un amigo, también escritor, y a partir de ahí se monta el guirigay. Sale a la luz la muerte de una chiquilla, desaparecida hace 30 años. El protagonista empieza a investigar y de ahí saldrá su nuevo libro, otro gran éxito.

Decía que el libro empieza muy bien, consigue enganchar. Pero el problema que le veo es que a mediados del mismo uno se encuentra dando vueltas en círculo, con la excusa de que el escritor no consigue aclarar nada, ni su mente ni la desaparición de la niña, de nombre Nola. Realmente, he llegado a odiar el nombre de Nola, Nola por aquí, Nola por allá... He acabado hasta el gorro de toda la trama y de la excesiva atención y reiteración que pone en el nudo de la novela, un nudo demasiado grande y correoso, me llega a hastiar.

En las últimas 100 páginas endereza el rumbo, parece que se había guardado la dinamita para el final, y el final está bien logrado, pero llega demasiado tarde, al libro le sobran 100 ó 150 páginas de puros dimes y diretes que sólo consiguen exasperarme.

En cuanto al estilo de este escritor, me gusta, usa mucho los diálogos, algo que a mi personalmente me agrada. Es prolijo en los detalles y las descripciones pero sin caer en lo cargante. Pero no me convence el tratamiento de los personajes: los buenos son muy buenos y los malos son casi buenos, no hay gente así en este planeta a la deriva, un mundo de fanatasía el que se monta este escritor, pajas mentales al kilo.

Resumiendo, me parece un buen escritor, pero el esquema del libro no me convence, la trama se me hace tediosa y he llegado hasta el final porque ya estaba a la mitad y sabía, entonces sí, que estaba siendo un éxito. He tratado de descubrirle la base de ese buen funcionamiento en cuanto a ventas pero, sinceramente, no lo encuentro ni lo comprendo. Es un libro del montón y, por supuesto, está a años luz de la primera o la tercera parte de la saga Millenium (la segunda es un coñazo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario