www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 10 de marzo de 2014

Bill Laimbeer


Bill Laimbeer  fue uno los jugadores clave en los Detroit Pistons conocidos como los “bad boys”. Inició su carrera profesional en los Cleveland cuando fue drafteado en 1979 en la tercera ronda, pero antes pasaría por la liga italiana jugando para el Brescia, en la liga de verano de California del Sur y por fin entre 1980-82 jugó con los Cavaliers. En el 82 se le traspasa a los Pistons y ahí se quedó hasta el 93 ganando los campeonatos del 89 y el 90.
  
Fue All Star en 1983, 1984, 1985 y 1987. Entrenador del año 2003 en la WNBA.


Uno de las cualidades más conocidas de este pivot, posiblemente la más conocida, era su juego sucio, capaz de lo que fuera necesario para llevarse la victoria. Incluso hay quien afirma que no sólo los contrarios le tenían ojeriza, se decía que algunos compañeros de equipo tampoco podían con él.


Después de retirarse en 1993 creó una empresa de fabricación de cajas en la que estuvo al frente durante varios años hasta que volvió al mundo del basket en uno de los puestos de gerencia de los Pistons. En el 2002 se hizo cargo de la sección de basket femenina y en año y medio consiguió llevarlas al título.

Laimbeer jugó al basket desde muy pequeño, hasta llegar a la universidad donde militó en Notre Dame. Sin embargo, no se le consideraba ninguna estrella en ninguna de las facetas del juego, siendo incluso suplente.

Se graduó como economista en 1979 y no entraba en sus planes dedicarse profesionalmente al baloncesto. Como comentaba al principio, después de ser drafteado en el puesto 65, los Cavaliers no le hicieron ninguna oferta de contrato y se buscó la vida en Italia, donde sí hizo buenos números con 21.1 puntos y 12.5 rebotes por partido. Tras su paso por la liga de verano firmó por los Cavaliers, haciendo una buena temporada como rookie antes de ser traspasado a los Pistons.


Fue en los Pistons donde Laimbeer sacó lo mejor de sí y forjó su espíritu ganador, además de ganarse una merecida fama como jugador leñero, digno miembro de la guerra de guerrillas en la pintura de las canchas de la NBA, sin importar a quién tuviera enfrente, se le consideraba un jugador con grandes dotes teatrales dentro de la cancha y con unos codos muy afilados. Esa era su mejor arma, ya que le faltaba velocidad y capacidad de salto, era principalmente un jugador defensivo, con un buen lanzamiento de libres y de tiro a media distancia, incluso pudiendo amenazar desde el triple, lo que ensanchaba considerablemente el campo para su equipo.
  
En 1985–86 comandó la competición en rebotes, con  12.9 por partido y promedió 17.4 puntos por partido, unas cifras que le convertían en un jugador muy físico pero también determinante.


El sobrenombre de “bad boys” surgió a raíz de las finales de 1988 contra los Lakers, con Laimbeer destacado en su papel de juego subterráneo. En 1989, sin embargo, los Pistons le devolvieron la moneda a los Lakers ganando el campeonato y en 1990 repitieron campeonato contra los Blazers.


La fortaleza física de Laimbeer queda plasmada en un dato: jugó 685 partidos de manera consecutiva hasta enero de 1989 y en 1990 sólo se perdió un partido por lesión. Precisamente, sus problemas en rodillas y espalda le llevaron a dejar el juego de manera profesional ya que consideraba que no podía competir al nivel que deseaba.

En 1995 su dorsal fue retirado por los Pistons.

Frases célebres:

"A lot of basketball is mental. Some people find the way I play very frustrating. They can't handle it. I throw them off their game. I'm playing to win, and I'll use all my tools both physically and mentally to win the game. Other players don't like that and I can't help that. I have to do what I do best. I call it gamesmanship."

Kevin McHale comentó acerca de Laimbeer a un periodista del Sports Illustrated: "I got to know Bill a little at the All–Star Game. He's a really nice guy. He might even be a good guy to have on your team. But he flops. That's why players don't like him."

2 comentarios:

  1. cojonuda la saga de jugadores que propones con los bad boys tienes un filón, este tío tenía unas malas pulgas impresionantes,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tengo para rato con el tema, los bad boys y tantos otros. Tomen asiento y cuenco de palomitas.

      Eliminar