www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

martes, 18 de marzo de 2014

La soga de la deuda pública

La OCDE acaba de publicar una serie de datos que dejan a la España de las oportunidades y del gran futuro que nos vende el señor Rajoy a la altura del betún. En resumen, las cifras vienen a indicar que España es, con diferencia, el país de la OCDE donde más han aumentado las desigualdades a raíz de la crisis.

Pongamos los datos sobre el tapete: entre 2007 y 2010 los ingresos del 10% de la población española con menos recursos cayeron de media anual un 14%. La cosa tiene injundia, pues en ningún otro país de la OCDE la caída superó el 10% y si nos comparamos con países de nuestro nivel y calado internacional (sí, pongamos los pies en el suelo, dejémonos de champion leagues y chorradas varias), como México (ya quisiéramos tener su situación económica a día de hoy), Grecia, Italia, Estonia o Irlanda, la caída en estos ronda el 5%. Por contra el 10% de la población española más rica solo ha perdido el 1% de sus ingresos. La conclusión es clara: los que más sufren la crisis en España son los que menos tienen.

Y la explicación resulta bastante fácil teniendo en cuenta lo que está haciendo Montoro y sus secuaces. El gobierno no ha llevado a cabo una política de recorte del gasto público, por el contrario se ha optado por la vía de aumentar los ingresos fiscales, a costa del populacho, claro. Y aún así la recaudación fiscal no ha conseguido frenar uno de los problemas más claros y acuciantes que tiene España en este momento: la deuda pública, sus intereses y el crecimiento de la misma.

Sí, señores, mucho se habla, y con razón, del problema del paro y la falta de crecimiento económico pero no se presta atención, o no tanta, al tema de la deuda pública, porque al fin y al cabo es un tema del Estado..., pensarán algunos, digo yo. Pues no, es un tema de todos. Porque si la deuda pública no estuviera como está de mal, el señor Montoro podría esconder un poco los incisivos y no aumentar los gravámenes a los ciudadanos, tanto de impuestos directos como indirectos, incluso sin reducir gasto público. Pero la deuda pública está disparada, ya alcanza casi el 100% del PIB español. Es decir, que todo lo que producimos en España en un año tendría que dedicarlo el gobierno al pago de la deuda pública que tiene acumulada y pendiente de pagar a sus acreedores.

Tal es el problema de la deuda que ni siquiera la caída en la prima de riesgo ha conseguido mejorar la situación, ya que el crecimiento de las necesidades de financiación se come esa rebaja. El problema se ha ido haciendo cada vez más grande gracias al pésimo análisis económico del gobierno, que no ha sabido valorar convenientemente los factores que inciden en esta situación creando una especie de tormenta perfecta: elevado endeudamiento heredado del inútil de Zapatero; ausencia de recorte del gasto público; estancamiento económico, por muchas vacas volando que quiera ver el peor Presidente de la democracia; elevada tasa de paro (por ende menos ingresos fiscales para Montoro y sí más gasto en prestaciones por desempleo y otras); atonía de la demanda interna reforzada por una política fiscal abusiva que redunda a su vez en un debilitamiento de las fuerzas privadas, frenando y retrasando la recuperación económica.


En definitiva, el gobierno con su nefasta política económica está propiciando no sólo que cada vez haya más pobres o gente cada vez más pobre en España, sino que además se está cargando la base de la recaudación fiscal: las clases medias y las pymes a las que explota miserablemente a base de subir los impuestos indirectos que gravan el consumo de bienes de primera o semiprimera necesidad, así como el IRPF. Peor no se puede hacer. Y a mayores de esto tenemos el ridículo que está haciendo Montoro convocando al llamado grupo de sabios para que le diseñen una rebaja fiscal del IRPF y luego saliendo a la palestra argumentando que el hará lo que le parezca y no lo que le digan los sabios. A nadie le puede sorprender, el comportamiento esquizofrénico de este tío, eso está claro. Lo peor es que mientras este problema no se resuelva, el Estado seguirá con su efecto expulsión de la economía privada, por la vía de la fiscalidad y del acceso al crédito. Por qué no se van ustedes a Crimea y dejan que España camine sola? No dicen eso de mejor sólo que mal acompañado?

Para redondear la jugada, en un informe realizado por el BBVA, publicado estos días, se estima que el país tardará diez años en recuperar los niveles de empleo de antes de la crisis. Muy corto me lo fiais, mi señor banquero.

2 comentarios:

  1. la banca y cómo el partido popular les beneficia, nos llevan engañando años.

    ResponderEliminar
  2. Seguimos sufriendo los rigores del barbas y su banda de cuatreros.

    ResponderEliminar