www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 24 de marzo de 2014

Pulso entre gigantes

Los dos grandes del basket español, Madrid y Barcelona llegan al final de temporada con el cuchillo entre los dientes y los violines bien afilados. Sin embargo, han seguido trayectorias muy diferentes desde el comienzo de la temporada.

Por una parte, el Madrid arrancó ya muy fuerte desde el principio, con un equipo muy continuista respecto al de la campaña pasada y un esquema de juego bien aprendido, pocas novedades, lo cual no deja de tener toda la lógica del mundo cuando las cosas funcionan. El Madrid tienen una apuesta de juego muy clara, a pesar de la llegada del Bourusis, los exteriores siguen llevando el peso del equipo y de hecho el Real Madrid tiene el mejor perímetro de Europa en estos momentos, aunque haya equipos como el CSKA o el propio Barca que no le andan muy lejos. Precisamente, contra el CSKA la semana pasada, en el partido de euroliga jugado en Madrid, tuvimos ocasión de ver los puntos fuertes de este Madrid, pero también su lado más débil. La fuerza del Madrid radica en la velocidad y el juego exterior. Por contra el juego interior del Madrid es muy deficitario y hace aguas cuando tiene delante un equipo con hombres altos poderosos y de calidad, como son los rusos. Krestic hizo lo que le dió la gana y más frente al Madrid, mientras que los pivots blancos no se comían un rosco. El Madrid ganó el partido gracias a la calidad de su juego exterior, en el que se incluye Miroctic, un jugador desequilibrante por esa dualidad que tiene entre juego interior y exterior, y la conducción estelar del Chacho. Incluso con la ausencia por lesión de Carroll, el Madrid no tiene rival en el juego exterior.

El Barcelona, por contra, arrancó la temporada de manera muy distinta, con muchas caras nuevas y con un esquema de juego made in Pascual todavía por aprender por parte de los recién llegados. Como consecuencia, mientras que el Madrid se mantiene invicto en liga Endesa, el Barcelona perdía partidos al principio de temporada y sobre todo daba una pobre imagen de conjunto sin cohesión, con jugadores que no aportaban o que se encontraban fuera del esquema. Para colofón explotó el tema Lampe, un  jugador que cobra un dineral y que tiene calidad por arrobas pero que siempre ha fallado en la falta de actitud en la cancha. El choque con Pascual, un entrenador que siempre exige el máximo de actitud, era inevitable.

Pero el Barcelona ha volcado esta situación hasta llevarla al extremo opuesto. Es decir, la de un equipo muy en forma y muy conjuntado, en el que todos los jugadores tienen cabida y aportan, más o menos, según el día. La dependencia de Navarro se ha reducido considerablemente, a Lorbek se le sigue esperando. Pero ya están aquí y con las pilas a tope los Oleson, Tomic, Dorsey, Nachbar... Y no hay mejor medicina que el que las cosas te salgan bien, no sólo ha mejorado el juego y la contundencia del equipo, incluso el propio Pascual ha empezado a ver con más claridad determinadas facetas del juego y errores palmarios en los que se obcecaba sin dar su brazo a torcer. El caso más nítido el de Jacob Pullen. Le ha costado darse cuenta de que Pullen es un jugador desequilibrante en ataque y que eso compensa las lagunas que pueda tener en defensa. Pero al fin Pascual ha abierto los ojos. También empieza a dar más minutos a los jóvenes. Por ejemplo al casi desaparecido hasta ahora Hezhonja. Sus dos últimos partidos en liga Endesa, jugando bastantes minutos, son para enmarcar. La calidad de este joven de 19 años hace presagiar lo mejor para su futuro, si nada raro ocurre posiblemente estemos ante uno de los mejores jugadores de Europa de aquí a unos años. Sus cualidades en ataque son espectaculares, con unos movimientos y gestos que siguen la más pura ortodoxia, y además se implica en defensa, aunque este es el apartado en el que más tiene que mejorar. Pero ojo que tenemos una futura estrella en ciernes, un jugador que puede ser dominante y marcar una generación.


Por último, la bonanza que vive el equipo se refleja de manera más clara en la vuelta a las canchas del señor Lampe, después de que estuviera apartado del equipo y sin jugar ni un minuto. De alguna forma parece que se ha llegado a una especie de entendimiento entre jugador-entrenador-club para rescatarlo e implicarlo en el equipo, una solución en la que todos salen ganando y sobre todo el Barca. Si Lampe se suma al equipo con todo su potencial cuidado con este Barca que adquiere unos tintes casi de favorito para luchar por todos los títulos.

Con Madrid y Barcelona a tope de fuerzas, afrontamos un final de temporada que presagia grandes momentos para los aficionados españoles, tanto en liga nacional como en competición europea. Eso sí, que no se despiten porque el Valencia va como una locomotora.

2 comentarios:

  1. pues sí, ojo con valencia que se lo puede poner dificil a cualquiera, pero para mí, a día de hoy, el barca está un escalón por encima del real madrid.

    ResponderEliminar
  2. Muy posiblemente, nos esperan unos clásicos brutales de aquí a final de temporada, a no ser que el Valencia se interponga en el camino de alguno de éstos. Incluso puede que en Euroliga se vean las caras en la Final Four.

    ResponderEliminar