www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 24 de marzo de 2014

Spud Webb


Anthony “Spud” Webb nació en Dallas, en el seno de una familia de 5 hermanos y hermanas y en una casa de tres habitaciones, por tanto de familia humilde, algo que suele ser bastante habitual entre las estrellas de la NBA.

Webb comenzó a juagr al baloncesto a temprana edad y siempre soñó con ir a la NBA, aunque en principìo su estatura se podría suponer como un gran escollo, y a fe que lo fue. Sin embargo, compensaba su escasez de centímetros con una capacidad prodigiosa de salto, mucho mayor que la de compañeros más altos que él, y más bajos también, por supuesto.


Un día tras haber intentado muchas veces efectuar un mate, siendo adolescente, consiguió romperla a dos manos, dejando claro que era un jugador especial. Pero su camino no sería fácil. Solicitó entrar en el equipo de basket del instituto pero su petición fue rechazada porque era demasiado pequeño.  Y no sería la última vez que sufriría ese tipo de trato por culpa de la estatura. Cuando el entrenador le dió una oportunidad salió a cancha y anotó 20 puntos y ahí se acabaron las tonterías.


De hecho, Spud tuvo una carrera estelar en el quipo de basket del instituto, promediando 26 puntos por partido, fue jugador del año y fue seleccionado entre los 10 mejores jugadores de entre 5.000 de todo el Estado. Sin embago, y siguiendo con su complejo caminar en el mundo del baloncesto, las universidades no se lanzaron a por él, a pesar de los numerazos que exhibía. Pero él siguió luchando y acabó jugando en el Midland Junior College, al que llevó al título en 1982.



En 1983 el asistente del entrenador de North Carolina vió jugar a Spud en Texas y recomendó su fichaje. Cuenta la leyenda que tanto el entrenador de la universidad como su asistente, el que había recomendado su fichaje, fueron a esperarle al aeropuerto y cuando Jim Valvano, el entrenador,  vió al pequeño Spud caminando hacia ellos dijo: “Si ese de ahí es Spud Webb, estás despedido”.  Pero una vez que lo vió jugar le ofreció inmediatamente una beca, Webb no le decepcionaría.


Pero como no podía ser de otra forma, a pesar de su meteórica carrera también en el equipo universitario, no fue seleccionado en el draft de la NBA debido a su corta estatura. Pese a ello, no renunció a su sueño de jugar en la NBA. En aquella época el draft de la NBA era una cosa seria, era difícil entrar, nada que ver con los draft de hoy en día donde se cuela de todo. Así que Spud jugó mientras tanto en la United States Basketball League y por fin en 1985 fue drafteado en cuarta ronda por los Detroit Pistons. Para que nos hagamos una idea de lo que era un draft de la NBA en esa época, ahí va la lista de nombres ilustres que estaban también en el draft en el que fue elegido Spudd: Pat Ewing (fue el número uno), Chris Mullin, Karl Malone,  Joe Dumars, A.C. Green, Terry Porter, Manute Bol, Arvydas Sabonis y, curiosamente, nuestro malogrado Fernando Martín, casi nada…

Pero el éxito todavía tardaría un poco más en sonreirle, ya que los Detroit, listos ellos…,  le acabarían cortando el contrato y tuvo que esperar la llamada de los Atlanta Hawks, donde, por fin, sí triunfaría.

En su carrera en la liga profesional promedió 10 puntos por partido, 5 asistencias y jugó varias veces los playoff. Pero quizás por lo que más se le recuerda, además de por su pequeño tamaño, es por haber ganado el concurso de mates de 1986, derrotando nada menos que a dos águilas como Dominique Wilkins y Michael Jordan, a pesar de no levantar más de 1 metro y 68 centímetros del suelo, pero es que de llegar arriba ya se encargaban los muelles que llevaba incorporados. Incluso Wilkins, que era su compañero de equipo, quedó sorprendido ante la capacidad de Webb para hundir la bola en el aro. Por supuesto, ha sido el jugador más bajo en la historia de la competición en ganar el concurso de mates, que para mayor gloria se celebró en Dallas, su ciudad natal.

Pero no sólo es una hazaña el haber ganado ese concurso de mates, algo histórico sin duda. El hecho de haber jugado en la NBA con tan corta estatura es ya de por sí todo un logro. Tan sólo Tyrone Bogues y Earl Boykins han conseguido jugar en la NBA siendo más bajos que Spud Webb.


Se retiró de las canchas en 1997, tras haber pasado antes por los Sacramento Kings, los Timberwolves y finalmente los Orlando Magic. Tras retirarse, fue presidente de operaciones de los Texas Legends en la liga de desarrollo, además de gestionar varios negocios y jugar al golf, una de sus pasiones. También ha sido comentarista de basket y se ha dedicado a impartir conferencias a nivel empresarial, acerca de cómo superar las barreras que uno se encuentra en el camino, algo en lo que sin duda es un experto.


Hay quién dice que la historia se repite, y ciertamente algo de ello debe haber. Hace unos años, en 2006 más concretamente, el base de los Knicks, Nate Robinson, con sólo  1,75 de estatura, ganó el concurso de mates. En uno de sus mates contó con la colaboración de Spud Webb, quien portando su antigua camiseta de los Hawks con el dorsal 4, se colocó en medio como barrera para que Robinson saltara sobre él y la hundiera ante el estallido de ovaciones de todos los presentes, todo ello después de que el mismo Webb le lanzara el balón.


Spud Webb, un pequeño gran jugador.

Concurso de mates de 1986 ganado por Webb: https://www.youtube.com/watch?v=3vkcKRHFqlM

Spud Webb sigue conservando los muelle muchos años después: https://www.youtube.com/watch?v=PVgxsgbMVaw

Nate Robinson vuela sobre webb: https://www.youtube.com/watch?v=ZZZWDyn5-CA

2 comentarios:

  1. un superclase, a mi está clase de jugadores me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Uno de esos jugadores que a la chita callando te dinamita el partido, un Pullen de la vida

    ResponderEliminar