www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

jueves, 19 de junio de 2014

Helstar - multiples of black (1995)


1.No Second Chance (In the Angry City) 03:10             
2.Will I Catch It Again   03:04     Show lyrics
3.Lost to Be Found, Found to Be Lost  04:20    
4.When We Only Bleed 03:09    
5.Reality 01:39    
6.Good Day to Die        03:37    
7.Beyond the Realms of Death  05:40     
8.Save Time       04:36  
9.Black Silhouette Skies  4:34     
10.The Last Serenade      01:09    

James Rivera    Vocals
Aaron Garza    Guitars
D. Michael Heald         Guitars
Jerry Abarca    Bass
Russel DeLeon Drums


Este album pasó bastante desapercibido, por no decir que no obtuvo muy buenas críticas o simplemente fue olvidado. Así que ha llegado el tiempo de hacerle justicia y reivindicar un disco que es bueno, aunque sea el más estándar o convencional que hasta esa fecha habían editado los Helstar.

Digo estándar porque en este caso los Helstar se ciñen a la moda del trhash metal americano, abrazan claramente el movimiento de finales de los 80, con algunas variantes, a pesar de que este disco se editó en 1995, es decir, cuando todo el mundo renegaba del metal y se ponía la camiseta del grunch o de aquello que interesase a las casas discográficas. Algo que demuestra, por si alguno tenía dudas a estas alturas de la peli, de que pasta estaban hechos estos tipos.

No es el disco más brillante de ellos, pero si un disco con fuerza, velocidad y un baremo de calidad del que nunca bajaron estos señores. La base rítmica marca bastante este trabajo, con una batería mayormente thrasher, escoltada por un bajo con mucha presencia, algo no tan habitual en el thrash, en ese sentido el sonido es muy Overkill, incluso se diría que Rivera cede protagonismo y no se desmelena tanto como nos tenía acostumbrados hasta ahora. Las guitarras también están más comedidas. Digamos que todo parece al servicio de un resultado final y creo que esa es la principal objeción que se le puede hacer este disco, no es que no tenga calidad es que parece como si tuviesen el cinturón demasiado apretado.

Pese a todo, tenemos grandes momentos, como el cañonazo que abre el disco, No second chance. La versión de los Judas también les ha quedado muy bien, a pesar de que no soy muy amigo de las versiones, pero les ha quedado curiosa, subiéndole el ritmo, dotándola de su estilo propio, donde lo que más destaca es Rivera, es quizás la canción donde es más él mismo y lo borda, cierras los ojos y te parece estar oyendo al Metal God. When we only bleed es otro muy buen tema, que recuerda más a tiempos pasados, no olvidemos que entre este disco y el Nosferatu pasaron 6 años. Good day to die es un tema con un riff que supura maldad, igual que lo hacen las letras: It’s a beautiful day in the neighbourhood... jajaja

El disco es cortito, son 10 temas, de los que dos son como intros o outros, así que se pasa enseguida. No son los Helstar más brillantes pero es un disco muy divertido y que hay valorar en su justa medida teniendo en cuenta los tiempos de ostracismo que atravesaba el metal de la época. O dicho en pocas palabras, Helstar fue uno de esos pocos grupos que no se pusieron los pantalones a la altura de los tobillos.

2 comentarios:

  1. es el más flojo de toda su carrera, pero cómo bien dices, ni si hicieron rastas, ni vestían con chadal, ni enseñando los calzoncillos y poniendo caretos cómo poptallica, slayer, megagay. Son grandes.

    ResponderEliminar