www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

jueves, 13 de agosto de 2015

The King Of Metal Slime – metal maniac (2015)


01. Anthem ~Then King Of Metalslime
02. Fight!
03. Kung Fu Metal
04. Gods And Death
05. No Money No Life
06. Metal Maniac
07. Crazy Star
08. Yakisoba Saburoh
09. The King Of Metal Slime

Desconozco quien está detrás de este producto, sólo sé que son japoneses, me los topé por ahí y les di una escucha, pero en Internet apenas hay información sobre el grupo, al menos de momento.

El primer corte es simplemente una intro, con ruido de maquinitas de juegos recreativos, típico rollo friki japonés, se la podían haber ahorrado porque no tiene absolutamente nada.

Pero por lo que viene a continuación se ve que la intro si tenía algo que ver en la naturaleza del disco, ya que la producción va muy en ese sentido, con sonidos electrónicos de por medio y unas guitarras que suenan mucho a sintetizador. Por haceros una idea la producción de las guitarras va muy en el sentido de las que tenían los Annihiltor en su disco Waking the Fury y que les sirvió para cosechar tantas críticas. A mi personalmente me gusta ese sonido de guitarras, siempre y cuando realicen buenos riffs y solos, no tiene poque ser algo malo en sí mismo.

La base rítmica suena maquinera por los cuatro costados, mayormente a doble bombo constante. Es como si pillases a unos Dragonforce y les metieses un par de litronas en el coleto, así de golpe.

El problema de estos japoneses no es sólo que estén todo el rato metiendo ruiditos electrónicos por todos lados, que la batería sea una birria y que el tipo cante como el culo. El problema no es solo que los riffs sean simples como esponjas y los solos escasos, aunque es de lo más normal del disco, por lo menos suenan limpios. El principal problema del disco es que las canciones son demasiado esotéricas, no tienen ni pies ni cabeza, tratan de hacer un remix entre Heavy y Thrash con sonidos muy modernos, y al final sale una...cosa, algo a caballo entre el techno y un karaoke con temas heavys...

Como decía el único momento salvable de los temas son los solos de guitarra, no están mal, al menos en medio de la anarquía reinante en toda la composición. Pero hay temas como el de Kung Fu Metal donde solo les falta hacer la dedicatoria a Randy Rhoads.

En fin, que después de tres o cuatro temas lo normal es que tengas la cabeza como un bombo, con la batería a todo trapo, los sonidos maquineros de por medio, la pésima forma de cantar del tipo, en modo nipón las 24 horas... Sin duda este es un producto para el mercado japonés y para cuatro frikis más, porque esto en Europa no se come ni un garbanzo. Metal del futuro? Quizás..., pero a mi no me veréis en esas tierras.

Puntuación: 2,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada