www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

martes, 12 de julio de 2016

Meshiaak - Alliance of Thieves (2016)


1.Chronicles of the dead
2.It Burns at both ends
3.I am among you
4.Drowning, fading, falling
5.At the edge of the world
6.Last breath taken
7.Maniacal
8.Alliance of thieves
9.Death of an anthem

Jon Dette-Drums
Dean Wells-Lead Guitar/Backing vocals
Danny Camilleri-Guitar/Vocals
Nick Walker-Bass


Aquí tenemos el debut de esta banda americana que se mueve básicamente en el terreno del thrash, aunque también tiene una orientación hacia un heavy potente. Como máximo exponente de entre sus miembros destaca la presencia de Jon Dette a la batería, que ha tocado con Slayer y Testament.

Arranca el disco con Chronicles of the dead, un tema thrasher a lo bay area, de ritmo endiablado y riffs poderosos, que destaca sobre todo por su energía, más que por su originalidad. It Burns at both ends se inicia con unas guitarras de tintes étnicos y acústicas creando ambiente, luego se produce el esperado cambio de ritmo y nos metemos de nuevo en la dinámica de unos Testamente, Exodus o Forbidden, pero enriquecen el tema con una segunda parte que tira más hacia un heavy speed, con buenos solos, un tema de lo más completo.

I am among you tiene un inicio muy a lo Death Angel de los 80., de riffs machacones y dominado por una batería potente que a veces hace incursiones en ritmos metalcore. Lo bueno de estos Meshiaak es que aunque no inventan realmente nada y su base es thrash siempre meten variaciones en los temas que van hacia otros estilos y los hacen mucho más divertidos. La paradita para introducir un solo estupendo solo, limpio y melódico, es la guinda a otro buen tema.

Drowning, fading, falling se inicia con un riff heavy speed que hace que el álbum vaya ganando enteros al no centrarse solo en el thrash, aunque nunca abandonan el sonido bay area del todo. El vocalista también se amolda bien a todos estos giros, con una voz potente y versátil, pero está claro que quien dirige el cotarro es el batería y el señor de la guitarra. Un tema donde lo más destacado es el contraste entre las acelaciones y la melodía guitarrera.

Ya en el ecuador del álbum, At the edge of the world es una semibalada donde bajan el pistón y meten acústicas en lo que parece un tema de transición sin demasiada historia, hasta que hacia el minuto 3 meten un potente arreón y el final consabido con solo limpio. Last breath taken nos devuelve al sonido bay area crudo, pero con apuntes metalcore y power usa. Una de las constantes es el solo siempre limpio y con mucho feeling. El disco se escucha muy fácilmente, una buena colección de temas con mucha pegada y que van ganando con las escuchas.

Maniacal es un tema con una base rítmica brutal, a cañón, con algunas ralentizaciones para volver a arrancar con furia. El solo a lo Testament entra como un cuchillo, luego parada y otro solo, un tema rompedor, de esos que en directo arrasan.

Alliance of thieves es uno de los temas más estándar, con riffs y tiempos muy propios del thrash americano de finales de los 80, mientras que Death of an anthem cierra el disco con mucho más sabor, un corte más heavy, con buena ambientación y un solo estupendo después del cambio de ritmo, con una segunda parte del tema más atmosférica y culminada por otro solo, lo menos acertado las voces excesivamente comerciales y blandas.

En defenitiva, tenemos a una banda de poderoso sonido, con composiciones que mezclan estilo clasico con otros más modernos, pero siempre con calidad instrumental y un buen nivel de adictividad, una banda que tiene toda la pinta de ser una apisonadora en directo.

Puntuación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada