www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 1 de agosto de 2016

Hellbringer - Awakened from the Abyss (2016)


1.Fall of the Cross
2.Coven of Darkness
3.Realm of the Heretic
4.Iron Gates
5.Spectre of Rebirth
6.Awakened from the Abyss
7.Dark Overseer

Josh Bennett - Drums
Luke Bennett - Bass, Vocals (lead)
James Lewis - Guitars, Vocals (backing)


Grupo australiano nacido en 2010 que debutó al año siguiente con un ep y que en 2012 sacaron su primer larga duración, el cual recibió muy buenas críticas. Así que había bastante expectación respecto a lo que podían ofrecer en su segundo álbum. Son cuatro años de por medio y creo que la espera ha valido la pena. Se trata sólo de 7 temas, pero es que estos Hellbringer hacen bueno el consabido dicho de que lo bueno si breve dos veces bueno. Caña y de enorme calidad la que nos ofrecen a lo largo de todo el trabajo.

Arrancamos con Fall of the Cross que tiene un inicio de lo más poderoso con riffs de thrash oscuro, voz medio gutural y partes atmosféricas que le dan mucho feeling al tema. El solo del tema es ochentero y veloz, en consonancia con el sonido que se marcan en el tema, luego le sigue otro solo y rematamos la faena metiendo un medio tiempo en el que los riffs endemoniados son los grandes protagonistas. No se puede decir que estos Hellbringer se guarden munición, empiezan ya con la artillería pesada.

Coven of Darkness se inicia con un solo sabor Judas, mientras que por detrás meten riffeo clásico, combinando de forma magistral velocidad con medios tiempos y arrancadas de furia, no hay tiempo para la siesta, chachos. Los guitarrrazos son de esos que sacan lo mejor de tu cuello,  y los solos parecen sacados directamente de los 80, crudos y potentes. Thrash a pelo, y luego te meten esas ralentizaciones demoledoras que hacen que su música no sea solo velocidad, recuerdan a los grandes momentos ochenteros de bandas como Kreator, los Judas en los ritmos lentos, Sodom, etc.

Realm of the Heretic nos muestra una vez más que estos australianos apuestan por el thrash a la europea, todo intensidad y sonido oscuro. Agudos que erizan los pelos de la nuca, guitarras encabritadas y ritmos que parecen sacados de las galeras romanas cuando entran en combate. Claro, demuestran que además de buen gusto atesoran una buena técnica. No falta el cambio de ritmo que da paso a un solo limpio y cortante cual bisturí. De sombrero.

Iron Gates es un medio tiempo de guitarras truculentas, perfectamente acompañadas por el timbre de voz de Luke, parece la reencarnación del mal. Como no podía ser de otra forma, acaban acelerando el tema y la sucesión de solos nos deja las piernas temblando. Aceleración, otro solo... la cena está servida, un banquete de cuerdas de acero.

Spectre of Rebirth da una vuelta de tuerca más al sonido del grupo, ya os decía que presumían de buena técnica, pero aquí directamente apuestan por un thrash muy técnico a lo Coroner. No lo he mencionado mucho hasta ahora porque parece que todos los focos son acaparados por la guitarra, pero la base rítmica está perfecta, lo mismo que la producción, una mezcla estupenda. En este corte tenemos riffs de todos los colores, unos machacones y otros acelerados y desquiciados.

Las pistas vuelan y ya nos encontramos en la recta final del disco. Obviamente, no todos los temas pueden ser de sobresaliente, o estaríamos hablando de un disco de 10, pero no hay tema flojo en este álbum y Awakened from the Abyss es uno de los temas más crudos, podríamos hablar de un blackened thrash. Se cierra este soberbio disco con Dark Overseer, thrash típico a tope de velocidad, lo mismo que el solo y el tema que acaba como el rosario de la aurora, subiendo la velocidad hasta el infinito y punteando sin pausa, por momentos me recuerdan al segundo disco de los Tyrant americanos. 

En definitiva, tenemos un poderoso disco de thrash metal entre manos, un estilo, como otros, en los que las innovaciones son escasas, a no ser que lo mezcles con otras cosas como es lo habitual hoy en día. Pero diría que la mayor virtud de estos australianos es que cogiendo los cánones clásicos consiguen emocionar y hacernos vibrar, es como el ayudante de bibliotecario que se ha pasado muchos años estudiando a los maestros y consiguen perfeccionar su técnica hasta niveles de excelencia. Si te va el thrash este disco es imprescindible, escucha obligada.

Puntuación: 8,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada