www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 3 de abril de 2017

HOLY MARTYR – Darkness Shall Prevail (2017)


1.Shores Of Elenna
2.Numenor
3.Heroic Deeds
4.Darkness Descends
5.Taur Nu Fuin
6.Minas Morgul  (2:53)
7.Witch-King Of Angmar  (5:25)
8.The Dwarrowdelf  (7:15)
9.Born Of Hope  (5:37)

Alex Mereu - Vocals
Ivano Spiga - Lead and rhythm guitar
Paolo Roberto Simoni - Lead and rhythm guitar
Nicola Pirroni - Bass
Stefano Lepidi - Drums


Aquí tenemos el regreso de esta banda italiana, tras 5 años sin sacar disco. En este caso han optado por dejar a un lado las historias de griegos y romanos y centrarse en ese filón inagotable que son los cuentos de J.R.R. Tolkien, en una historia de carácter conceptual. Se trata del cuarto álbum de esta banda que se formó en 1994 y que desde 2011 no sacaban nada nuevo. Hay caras nuevas en la formación, como el batería y el nuevo guitarrista Simoni. Pero como veremos, siguen haciendo más o menos lo de siempre, para deleite de sus fans, hay cosas que mejor no cambiarlas.

Tras la intro Shores Of Elenna, de cortes ya épico con coros y bombo, empieza el disco con Numenor de riffs cristalinos y épicos desde el principio, como nos tenían acostumbrados. Otra cosa que no ha cambiado en absoluto es la poderosa voz de Alessandro Mereu, uno de los puntos distintivos de la banda. El solo recreándose en esos sonidos propios del heavy metal puro y duro, tomándose su tiempo, para cerrar un tema de sabor tradicional a lo Omen, Manilla Road.

Heroic Deeds empieza con unas acústicas y acompañadas de voz que nos suelta una larga parrafada, luego meten riff típico de ellos y allá vamos con un ritmo a media velocidad, que van alternando con ritmos más lentos. Es un tema más dinámico que el anterior, diría que al estilo Virgin Steele. Con la pausa van desarrollando riffs melódicos y solos, siempre con el tono épico que les caracteriza.

Darkness Descends  es un breve tema de apenas dos minutos de duración, catatónico en su ejecución, tanto por el lento ritmo con el que lo desarrollan como por los acordes guitarreros que por momentos se podrían calificar de doom. Acto seguido arranca Taur Nu Fuin, vuelven de nuevo al tiempo lento que más les caracteriza, con la voz como factor central del corte, con unos riffs oscuros, lentos y depresivos, un tema que no explota en ningún momento, si esperas un cambio de ritmo espectacular no lo vas a tener en este corte, que es más epic doom que de heavy metal.

Minas Morgul es otra pieza breve que no llega a los tres minutos, y empieza con unas guitarras muy atmosféricas, con acústicas de por medio, otro pasaje instrumental, que ralentiza todavía más el disco, algo que quizás no agradará tanto a los que se esperen momentos más épicos, y es que el disco sigue adentrándose en territorios más ambientales y doom que heavys. Witch-King Of Angmar sí que nos devuelve a la parte más heavy del grupo, con un riff inicial muy de los Manowar, batería básica marcando el ritmo y Mereu sacando su voz más épica. Suben un peldaño la velocidad y se sacan un punteo de epic heavy metal de pura cepa, para luego dormir nuevamente el tema, hasta que se produce un nuevo cambio de ritmo y entonces sí que toman la dorecta, el tema más cañero y épico en lo que va de disco.

The Dwarrowdelf  se inicia con coros y luego un solo heavy de los que hacen levantarse a la afición. Es el tema más largo de todo el disco y promete emociones fuertes. Van combinando los cantos líricos acompañados de acústicas con la distorsión y la voz rasgada y agresiva de Mereu, alternando los coros con los riffs limpios y melódicos que le dan al corte esa fueza y viveza que tan bien caracteriza a los Holy Martyr, remate del tema con un solo heavy y los coros hasta el final.

El ultimo capítulo de su nueva obra es Born Of Hope que, como no podía ser de otra forma, tiene un inicio muy lento con unos solitarios acordes de guitarra. Pero se arma la mundial cuando entra la batería con el ritmo más vivo de todo el disco y unos riffs heavys potentes, que solo se ven interrumpidos por el vocalista clamando a plena potencia. Le hacía falta al disco una subida de ritmo como la de este corte, lo estaba pidiendo a gritos y es la perfecta culminación del álbum. Por el camino nos dejan espectaculares riffs y solos melódicos, basados en el feeling más que en la caña, la marca de la casa, el broche no podría ser más brillante.

Cualquiera que haya escuchado sus anteriores discos no creo que se sienta defraudado por esta nueva entrega, puede que sea un poco más osucuro y doom, pero también tiene sus partes heavy epic y sus buenas melodías, con su base rítmica tan característica y la voz de Alex Mereu que es inconfundible y está en un momento estupendo. Han vuelto, y son los Holy Martyr de siempre.

Puntuación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario