www.metalbrothers.es

Metalbrothers201601102211

lunes, 25 de mayo de 2020

Shadows of the night (by Vandenberg)


Debut de los españoles THANATOPRAXIS


HAUNTED GODS – Legends (2019)


1. Set Sail  
2. Zirael  
3. Seventh Witch 
4. Beren & Luthien 
5. Talekeep  
6. Zirael (catalán)

David Saus - drums
Carles Soler – guitars, bass
Txell - vocals

Nuevo ep de esta banda barcelonesa de la que ya os hablé el año pasado que era cuando sacaban su primer ep, que no era precisamente un gran descubrimiento, pero eran los primeros pasos de la banda. Con este segundo capítulo nos encontramos con Set Sail un tema que no destaca precisamente por su originalidad, un estilo power a lo Running Wild pero dándole un toque folk. El ritmo es constante y monótono, pero la mejora en las voces respecto al anterior es palpable, el estribillo está bien, pero la pausa que hacen en el tema es tan breve como prescindible. 

Zirael es un power melódico, más clásico, tiene algún riff más interesante, pero la batería sigue siendo el punto más flojo del grupo, eso si es que no es programada, no puede resultar más repetitiva, a la voz le falta un poco de potencia por momentos pero cumple sobre todo en un estribillo muy logrado, el trabajo de guitarra acompaña con una melodía bien construida y que se te queda rápidamente en la cabeza, buen tema en su conjunto.

Otra cosa que se puede decir de esta banda y que es de valorar es que no te tratan de ofrecer siempre el mismo tema, hay que reconocerles el esfuerzo. Así llegamos a este  Seventh Witch donde nos ofrecen un power a lo Rapshody, con sus teclados ambientales, sus coros y el típico ritmo power, la parte menos positiva es que poco ponen de su cosecha en cuanto a estilo que pueda sorprender al oyente. 

Beren & Luthien es una balada, tema lento pero de progresión en la que van añadiendo elementos de forma progresiva, a estas alturas me acaba rayando ya bastante el uso del bombo en plan power incluso en las canciones lentas, y al final no revientan el tema como se podría esperar y muere dejándote un poco a medias. 

En Talekeep se agradece que cambien el tiempo a uno heavy, de nuevo con el aura Rhapsody como envoltorio del tema, aunque la parte folk en mi opinión mata un poco ese feeling, se agradecen los giros de voz, lo mejor del tema, aun así se repiten demasiado los esquemas y acaba dando vueltas en círculo. Y así llegamos al último, que es una nueva versión del segundo Zirael, que posiblemente sea el mejor del ep, al menos las melodías si están muy acertadas en este caso y nos dejan el mejor estribillo del disco. 

Todavía tienen mucho margen de mejora, pero sí que han dado un paso adelante respecto a su anterior trabajo, la producción es más clara, las voces más nítidas y con carácter y el trabajo de guitarra en algunos momentos engancha. Como gran reto para el futuro les veo el sonar a ellos mismos, aunque siempre tengas, como todas las bandas, las referencias detrás.

jueves, 21 de mayo de 2020

Morbid Nightmare (by Sadistic Rot)


Canal Metalbrothers: reediciones de MAZO


INGRIMM - Auf Gedeih und Verderb (2020)


1. Himmel und Hölle
2. Klang von Leder
3. Albtraum
4. König der Idioten
5. Glück in Sicht
6. Sturm und Drang
7. Drachenritt
8. Ich bin ein Mann
9. Schalk im Nacken
10. Mammon
11. Der Schinder
12. Schuldig oder nicht

René Brandt - Vocals
Alex Haas - Guitar
Alex Finzl - Drums
Christian Hadersdorfer - Bagpipes & Hurdy-Gurdy
Stephan Fimmers - Bass
Julia Wink - Violin

Banda alemana formada en 2006 que bebe de las aguas del heavy y del folk metalero para presentar su quinto disco. Recurren al groove en los riffs y a la inserción de instrumentos típicos del folk como la gaita y el violín para darle al tema ese toque medieval y ancestral Himmel und Hölle, que se puede definir sobre todo como bailable y divertido. 

Klang von Leder es un tema más lento donde de nuevo los momentos más interesantes nos los dejan cuando doblan los riffs con la instrumentación folk y en la pausa ambiental que tiene un aire de trascendencia poética. Albtraum nos muestra una cara más fresca desde la base rítmica, con tiempos rockeros y otros donde aceleran la canción al punto speed,con la habitual pausa para el folk. 

König der Idioten es una semibalada en la que la parte más potente la pone el groove de los riffs que en este caso hacen una buena labor con el violín, y un estribillo buscando la  melodía que se te quede. Los solos de guitarra son una de las partes que echo de menos ya que son prácticamente inexistentes. Glück in Sicht es un tema parecido al anterior en el tempo pero en el que en este caso la gaita cobra especial importancia y ocupa el primer lugar antes que la guitarra haciendo en su lugar los riffs. Sturm und Drang parece un cromo repetido con alguno de los temas anteriores, groove y riffs que dejan poca huella, para un tema heavy con partes más rápidas, demasiado previsible. 

El enésimo medio tiempo con Drachenritt, en este caso administran más la temática folk y el consabido groove acapara el sonido, a no ser por la parte acústica final. Ich bin ein Mann es un tema con aires viking en el que engruesan las voces y los momentos más interesantes nos los dejan con sus ataques de ritmos veloces donde doblan guitarra con gaita. Sin embargo hay temas como Schalk im Nacken donde parece que te entra la monotonía, te dejas ir un poco y acabas desconectando, simplemente a la canción le faltan ingredientes que atrapen, si por ejemplo metiesen de vez en cuando algún solo de guitarra la cosa tendría más frescura. 

Mammon tiene todas las trazas de un tema de party folk, muy típico para el directo, pero que en casa pierde un poco de esa fuerza. Der Schinder es el tema más pausado del disco, pero mentiría si dejara que me atrapa, realmente carece de un hilo melódico que conquiste o la haga especial. Y final con Schuldig oder nicht que se sitúa un poco en la media del disco, el groove, las melodías folk y algunas guturales, demasiado visto ya para que llame la atención a estas alturas. El resumen es que el disco de principio a fin se hace un poco largo, pero que escuchado en directo algunos de estos temas pueden sonar realmente divertidos, aunque sigo pensando que la ausencia de punteos de guitarra es un punto que una banda de este estilo no puede pasar por alto, entretenido y poco más. 

Feeling: 3/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 5,75/10

miércoles, 13 de mayo de 2020

Ain't Talkin' 'Bout Love (by Van Halen)


Canal Metalbrothers: disco de Iommi


MARVEL – Märvellous (2020)


1. Amaze-O
2. Marvellous
3. Public School 75
4. A Taste Of Platinum

Ulrik Bodstedt - Bass
Tony Samuelsson - Drums
John Steen - Guitar & Vocals

Os presento a una banda cuya historia arranca en 2002, quizás no sean muy conocidos por nuestras tierras, a pesar de que llevan ya muchos discos en el mercado, tantos como ocho. Mantienen su identidad en secreto y tienen en sus actuaciones en directo uno de sus mayores atractivos. Ahora presentan este ep que tiene su historia, ya que son temas regrabados del que hubiera sido el primer ep del grupo, sus primeros temas, pero los originales se perdieron ya que el sello americano con el que los iban a sacar hace unos años desapareció del mapa y nunca pudieron recuperar las grabaciones. Así que se han decidido a grabarlos de nuevo y este es el resultado. 

Tenemos un tema muy setentero como es Amaze-O, imagínate una mezcla entre Rainbow, Iron Maiden y un poco de Dio o Turbonegro, es un tema con unas guitarras cautivadoras a más no poder. No se conforman con eso y a mitad de camino meten un cambio de ritmo interesante seguido de punteo con vitalidad a flor de piel. Es una canción con un rollo muy positivo, no es de extrañar que en directo la gente se lo pase en grande con ellos. 

Marvellous tiene mucho del rock de los Kiss en los ritmos y en las melodías, esa es la mayor influencia del tema, con el toque comercial y glamuroso, un estribillo bien logrado y rockero a más no poder.  Es más sencillo, más directo que el anterior, con su punto alegre y fiestero. Public School 75 va también por esos derroteros, aunque este caso la guitarra está más despendolada, pero de nuevo son las voces las que llevan la manija del tema, rockero y sin complejos, un estilo fresco y juvenil, sin grandes elaboraciones, pero bueno para pasar el rato. Me gusta que al solo siempre le dedican un mínimo de atención.

A Taste Of Platinum es un tema que juega con el glam a lo Kiss, rockero suave a lo Thin Lizzy, buenas melodías, guitarras sencillas y un tema que te entra fácilmente por el oído, ese es el principal rasgo de esta banda que sigue un esquema rockero sin demasiadas complicaciones, a excepción del primer tema que tenía más profundidad, se puede decir que es una banda que hace rock para el gran público, no hace falta ser un erudito para disfrutar de sus canciones. 

martes, 5 de mayo de 2020

Joe Satriani


Canal Metalbrothers: King Crimson


DEAD KOSMONAUT – Gravitas (2020)


1. Black Tongue Tar  (5:42)
2. Iscariot's Dream  (4:41)
3. Vanitatis Profeta  (5:29)
4. The Spirit Divide  (5:15)
5. Hell / Heaven  (11:25)
6. Gravitas  (1:40)
7. Dead Kosmonaut - Part I  (1:25)
8. Dead Kosmonaut - Part II  (11:31)

Pelle Gustafsson - Vocals
Mattias Reinholdsson - Bass
Henrik Johansson - Drums, Keyboards
Fredrik Folkare - Guitar, Keyboards
Pär Fransson - Guitar

Este mismo año que está a punto de finalizar os hablábamos del ep que publicaban estos suecos y que ya estaban trabajando en su segundo disco, el primero es de 2017, pues no se han hecho esperar mucho, en enero saldrá publicado, pero como siempre en Metalbrothers en cuanto cae en nuestros manos algo interesantes corremos a contarlo a los cuatro vientos. El ep me había dejado muy buenas sensaciones, espero que estas se confirmen con este nuevo álbum. 

Primer zarpazo con Black Tongue Tar, dejan patente su estilo con prevalencia de melodías y ambientaciones. Un tema donde prima la interpretación al micro de Pelle, realmente espectacular, secundada por un tapiz instrumental de fondo que pone el toque ambiental a una canción heavy de amplio recorrido. Me gusta este tipo de bandas que no tienen problemas en dedicar su tiempo a la recreación instrumental, así el solo es para deleitarse. 

Iscariot's Dream es un tema con sabor claramente añejo, un heavy con apuntes rockeros en los riffs, ciertamente las melodías son acertadas y a mí me recuerda mucho a los temas de Dio, tiene esa fuerza primitiva de lo auténtico gracias a unos riffs que llevan al tema en volandas. De nuevo su vocalista vuelve a hacer un trabajo fantástico,  junto a la guitarra solista es el gran protagonista de estos dos primeros temas, solos minuteros que le dan solera al tema. 

Vuelta de tuerca a su sonido con Vanitatis Profeta, un tema que bebe de distintas fuentes, tiene un enfoque progresivo en toda la amalgama de sonidos que llegan a generar, tirando por momentos de una distorsión más propia de bandas más extremas. Y para corroborar mis palabras tenemos una enorme ralentización en el medio y medio del tema donde pasan de los sonidos más tenebrosos a la luminosidad de los punteos melódicos, echo con la gorra, señores. 

No hay pausa ni momento que perder en este disco, The Spirit Divide es un tema más heavy y directo, donde sacan un sonido de pura raza que me recuerda al bueno de Rob Rock, es heavy pegadizo, melódico pero al mismo tiempo potente. Y de esta forma siguen luciendo otra de las bazas importantes de este disco, la variedad en los temas. El bajo tiene mucha presencia y da fuerza al tema, además por primera vez recurren a los coros. Las pausas son una contante en su música y es un recurso que bordan, la salida siempre con solos espectaculares. 

Llegamos así al primero de los dos largos temas que integran este disco, que también ambos los dos van acompañados de temas muy breves, casualidad o intencionado? Una pregunta para que Vpower se la traslade a la banda. Hell / Heaven nos introduce en un mundo de sensaciones melódicas donde sacan a relucir toda su sensibilidad y calidad compositiva. Se trata de un medio tiempo con cierto sentido épico que va creciendo en intensidad y donde las guitarras acaparan todos los focos en el tramo final del mismo. Los solos merecen mención especial, porque lo llevan haciendo todo el disco, los tienes de todos los colores, no es la típica banda que te mete un punteo de unos segundos porque toca, todo lo contrario. 

Como os decía hay dos temas muy largos que llevan adosados dos temas cortos. Y los cortos van seguidos,  Gravitas por un lado y Dead Kosmonaut - Part I que como su nombre indica casi se puede considerar parte de la segunda parte de este disco que pone fin al mismo. Eso sí poco tienen que ver el uno con el otro, el primero es un corte acústico, mientras que el segundo es un compendio de voces al unísono con trasfondo de teclados, en cualquier caso los dos demuestran calidad y buena ambientación en armonía con el resto del disco. 

Y aquí está  Dead Kosmonaut - Part II un tema que derrocha épica y sobriedad compositiva por los cuatro costados, más acentuado si cabe que el anterior tema largo que os comentaba. También es un corte donde se olvidan de la velocidad para hacer especial hincapié en la ambientación épica a lo Grand Magus o Argus, abarcando sonidos más oscuros y que les acercan al doom. Qué te pone más las pilas los tremendos solos que salpican el tema o la lúgubre ambientación y los desgarradas voces? Como veis, hay para escoger y es que este tema es el mejor del disco, vale su peso en oro en cada uno de los once minutos que dura.

Gran disco el que han facturado estos suecos, demuestran una gran madurez en sus composiciones, calidad y sobre todo dedicación, porque cada detalle está cuidado al máximo, el más claro de ellos es la atención que le prestan a los punteos. Un disco que confirma el buen hacer de esta banda y los sitúa por derecho propio entre los grupos más inspirados del heavy actual. Y para terminar, cerrando del círculo y volviendo al principio, este disco nos ofrece unos Dead Kosmonaut con mucha más personalidad y sello propio que lo que nos mostraban en su ep, algo que les gana mi reconocimiento por la entrega y la falta de conformismo. 

Feeling: 4/5
Originalidad: 3,5/5
Técnica: 4/5
Producción: 4,5/5

Puntuación: 8,25/10

lunes, 4 de mayo de 2020

Sonno d'eterno (by Blaze of Sorrow)


MAGNUM - The Serpent Rings (2020)


1. Where Are You Eden?
2. You Can't Run Faster Than Bullets
3. Madman or Messiah
4. The Archway of Tears
5. Not Forgiven
6. The Serpent Rings
7. House of Kings
8. The Great Unknown
9. Man
10. The Last One on Earth
11. Crimson on the White Sand

Tony Clarkin – Guitar
Bob Catley – Vocals
Rick Benton – Keyboards
Dennis Ward – Bass
Lee Morris – Drums

Una vez más tenemos una cita con esta gran banda británica, con un plantel de lujo y con un recorrido discográfico que está al alcance solo de los elegidos. En mi opinión tienen uno de los vocalistas más carismáticos dentro del hard rock, con una voz muy identificable, algo impagable sin duda. Pero a eso añádale un guitarrista como Clarkin con una habilidad asombrosa para las melodías y unos excelentes compañeros de viaje y entenderás porque tantos años después siguen sacando discos rutilantes. 

Su anterior disco Lost on teh road to eternity dejó el listón muy alto, muy buenas composiciones y un álbum tremendamente adictivo, así que veamos si consiguen alcanzar o incluso superar ese listón. Ya tienen su gira programada para comenzar en marzo de 2020, contando con los suizos Gotthard como acompañantes en algunas de las fechas. 

Where Are You Eden? es el tema con el que abren el disco, mucha presencia de teclados dominando los primeros compases del tema, tiene también una larga fase ambiental e instrumental, no diré que me vuelva loca esta canción, más bien se puede considerar como una subida de telón, tiene ese toque bastante orquestal a modo de presentación. 

Y efectivamente Clarkin comienza a poner las cosas en su sitio con los primeros acordes carismáticos de You Can't Run Faster Than Bullets. Rock cocinado a fuego lento, sacando partido de la excelente voz de Bob y los acordes de guitarra, fórmula sencilla pero que da sus buenos resultados. 

Madman or Messiah es un tema muy liviano, con melodías pero de nuevo echo un poco en falta la potencia de la guitarra, como en el principio del disco tiran más de electrónica y ambientaciones para construir un tema que tiene en la pausa su momento más emotivo, seguida de un solo clásico, pero en su conjunto el tema tiene un aire demasiado blando que no me acaba de convencer. 

The Archway of Tears es una balada con momentos de exaltación apoyándose en coros y teclados, lleva un estilo muy a lo que Bob suele hacer en sus colaboraciones con Avantasia. Not Forgiven se inicia con un tiempos y unos guitarrazos muy ochenteros, pero por medio pierde un poco esa fuerza y el estribillo es demasiado suave para mi gusto, que por cierto lo repiten innumerables veces. 

The Serpent Rings es un tema de tiempo lento y como la mayoría del disco con los teclados ganando el protagonismo a la guitarra, para mi sorpresa, es como decía antes un disco con más vocación sinfónica que rockera, predomina el estilo Avantasia, es decir, fantasioso, sobre el rockero, para los que gusten más de ese sonido estarán de enhorabuena, yo por el contrario echo en falta el lado más guerrero de los Magnum y los guitarrazos de pura raza de Tony. 

House of Kings sigue la tendencia comentada del disco, mucha orquestación y bastante presencia vocal en este caso por parte de Bob que sigue conservando la voz intacta a pesar del paso de los años pero que en este tipo de tesituras musicales no luce tanto. Tienen también un momento jam session en el tema con la inserción de teclados de corte clásico. The Great Unknown es otra balada, en este caso de sonido muy de la banda, pero me sigue faltando la magia del disco anterior, por ejemplo esos estribillos que te atrapaban a la primera aquí brillan por su ausencia. Aún así estamos ante uno de los momentos más inspirados del disco. 

Man es otro tema que hace gala de la ambientación de los teclados desde el primer momento, pero en este caso hay algún que otro riff interesante que mete un poco de fuerza. Quizás le hayan querido dar también un aire más progresivo al disco, de ahí los múltiples arreglos que tiene, sobre todo con teclados, largas pausas y ambientaciones. The Last One on Earth y Crimson on the White Sand son los temas finales en línea con la media del disco, sonido de fantasía y teclados para aburrir, no aportan nada nuevo que no hayamos escuchado ya. 

Me ha decepcionado enormemente el disco, venía con el recuerdo y las expectativas de su último álbum de 2018 y este es un giro rotundo en su sonido en comparación con aquel. Menos rock, menos guitarras, menos momentos de euforia, menos garra en la voz de Bob, apenas hay algún momento del disco en que me emocione. Por contra, muchas pausas, requiebros, un aluvión de teclados que acaban empantanando su sonido y durmiendo el disco. Quizás sea más divertido para el que busque un sonido más sinfónico, pero el rock clásico que siempre han bordado brilla por su ausencia. Pero son grandes, su discografía es mastodóntica y tienen derecho a experimentar y buscar nuevos caminos, luego ya está en cada uno valorar si eso le gusta más o menos. 

Feeling: 2,5/5
Originalidad: 2,5/5
Técnica: 3,5/5
Producción: 4/5

Puntuación: 5,75/10

Canal Metalbrothers: regresan los Badge


jueves, 30 de abril de 2020

Nightjar (by Necromandus)


Canal Metalbrothers: Sobre Diamond Head


RAGE – Wings Of Rage (2019)


1. True 
2. Let Them Rest in Peace
3. Chasing the Twilight Zone  
4. Tomorrow
5. Wings of Rage  
6. Shadow over Deadland (The Twilight Transition)  
7. A Nameless Grave
8. Don't Let Me Down
9. Shine a Light  
10. HTTS 2.0  
11. Blame It on the Truth
12. For Those Who Wish to Die

Peavy Wagner - vocals, bass
Marcos Rodriguez - guitars
Vassilios Maniatopoulos - drums

Poca presentación necesita este trío alemán. Sus orígenes se remontan a principios de los 80 y desde entonces un montón de discos y muchos cambios en la formación, con el capitán Peavy siempre al mando. Al mismo tiempo no hace falta ser muy fan de ellos para darse cuenta de que ya hace unos cuantos años que no pasan por su mejor momento o por una fase especialmente inspirada. Pero eso no es nada nuevo y exclusivo de ellos, le pasa a muchas bandas que llevan tantos años sacando discos, por no decir a la mayoría. Además, como banda grande que son siempre se les exige lo mejor. Y esto no lo digo a modo de disculpa, a continuación va mi opinión, sincera y sin condimentos, como siempre hacemos en Metalbrothers, de lo que es este disco. 

De principio hay que decir que es un disco largo, doce temitas y casi una hora de duración, ya puede ser bueno porque si no se puede atravesar en medio del esófago.  True es el primer tema, nos encontramos el sonido característico de las guitarras, con distorsión y su sonoridad habitual, un medio tiempo con partes donde cambian el paso para meter el estribillo y el típico medio gallo de Peavy, marca de la casa. Sorprende? No, es un poco lo de siempre y lo de los últimos discos. 

Let Them Rest in Peace es un tema a tope de groove, con una marcha menos. Seguimos encontrando el mismo problema, riffs del montón, tiempos más que predecibles y la voz como único reclamo interesante, hasta los estribillos parecen clonados. La sal se la ponen con una voz a medio camino de gutural pero que dura dos estrofas. El punteo parece metido por obligación y no transmite. 

Chasing the Twilight Zone es otro tema plano, con riffs continuistas y el típico cambio de ritmo para meter el estribillo, se repiten más que el ajo desde hace ya muchos años. La parte un poco salvable es la del solo pero sobre todo por el buen ritmo de batería, el solo es minimalista a más no poder. Tomorrow ofrece más variantes en la guitarra rítmica, y lleva un ritmo de heavy tirando a speed, pero le sigue faltando gancho, aunque de los cuatro primeros temas es el más interesante. 

Wings of Rage trata de recuperar un poco el espíritu de los ochenta con ese ritmo entre thrash y speed, también un poco de las típicas melodías de la banda, uno de los aspectos que en su día los hicieron grandes. El resultado es que sin ser un tema killer sí que tiene más atractivo que todo lo escuchado hasta ahora. También tiene la típica paradiña breve para animar al público en directo y salir a toda mecha, previsible pero más acertada. 

Una buena noticia, Shadow over Deadland es una canción de menos de un minuto, el camino se hace más llevadero. Lo que viene a continuación no me lo esperaba, A Nameless Grave es un tema con arreglos sinfónicos, no encaja para nada con lo escuchado hasta ahora, formato semibalada, supongo que tratando de recuperar el espíritu del XIII o Ghosts, por ahí van los tiros, solo que el feeling está años luz de esos dos discos, y es que los años se notan en la frescura y la calidad de los componentes del grupo entiendo que también tiene que ver en eso, aunque la parte del punteo de Marcos es lo mejor que ha hecho en lo que va de disco. 

Don't Let Me Down es un tema ramplón de principio a fin, al alcance de cualquier banda novel, además la confusión que por momentos crean las voces no resulta nada positiva, de lo peor del disco, plana, soporífera y previsible a la legua.  Shine a Light es una balada, con un inicio instrumental largo de corte ambiental, todos los focos recaen en este caso sobre la guitarra de Marcos Rodriguez, que en un tema hace más que en el resto del álbum, aunque no sea un tema excepcional sí que se disfruta más y está claramente por encima de la media y se sale un poco del esquema básico tan previsible. 

HTTS 2.0 es una revisión del clásico de la banda Higher Than The Sky del End Of All Days, pues qué queréis que os diga, suena bien? Sí, aceptablemente, pero es como plagiarse a uno mismo, una prueba más de la falta de ideas del grupo. A pesar de todo, cuando suena el siguiente tema, Blame It on the Truth, ves claramente el contraste entre el sonido de antes y el de ahora, la diferencia es abismal, lo mismo que la falta de inspiración. For Those Who Wish to Die pone el punto final a un disco, con las mismas coordenadas que la media del mismo, riffs y estribillos recurrentes. 

El disco se acaba haciendo largo, como me temía en un principio, es verdad que tiene un par de temas que están bien, y los demás no están mal, pero es que es como el ajo, se repiten una y otra vez y se hacen cansinos, un disco de esos que acabas olvidando sin remisión después de pocas escuchas. Y además, son reos de su pasado, mal que les pese, porque qué sentido tiene escuchar estos temas cuando tienes suficientes discos de ellos que les dan mil y una vueltas? Llevan años en horas bajas y por desgracia ahora mismo, como desde hace bastante tiempo, me parecen cansinos y una caricatura de los mejores tiempos de Rage. 

Feeling: 2,5/5
Originalidad: 1,5/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 5,5/10

martes, 28 de abril de 2020

Assassin (by Morbid Saint)


Canal Metalbrothers: Top 10 discos de Metal


MORTEM ATRA – A Dark Lament (2019)


1. A Dark Lament Prologue  
2. Frozen Illusion  
3. The Puppet 
4. A Voice 
5. Evil Rise
6. Hymn of Doom
7. In Superstitious Breath  
8. Mirror  
9. Harmful Obsession  
10. Depressed 04:16

Takis Antoniou – Vocals
Christina Papadjiakou - Keyboards /Vocals
Marios Gavrielides - Rhythm and Lead Guitar
Valantis Pavlou - Rhythm and Lead Guitar
Aris Ioannou – Bass
Antonis Papas – Drums

Banda chipriota activa desde 2011 pero que aparte de tres temas publicados ese mismo año no habían sacado nada hasta ahora, así que este disco supone el debut de la banda. Comenzamos con una intro  con discurso incluido que da paso a Frozen Illusion, una suerte de mezcla entre metal sinfónico y death, por ser generosos, de guturales light, la verdad es que hasta llegar a la parte del solo el camino es bastante soporífero, entonces le dan un enfoque heavy que le mete un poco de interés al tema, pero los arreglos carecen de fuerza y de personalidad. 

The Puppet gira en torno al sonido heavy y en esos parámetros suenan más consistentes, con predominio de las melodías de guitarra, teclados de fondo que a mí personalmente me rayan bastante y de nuevo la voz gutural muy dimensionada que siempre me ha parecido un pegote en casi todas las composiciones de este estilo. La voz femenina en cambio refuerza el enfoque melódico. 

A Voice es otro tema de esos que me acaba sacando el bostezo, se pierde en las voces femeninas que junto con riffs de poco calado no dotan al tema del misterio que quieren transmitir. Solo algunos cambios de ritmo y el punteo me despiertan del sopor. 

En algunos sitios he leído que tratan de vender esto como una mezcla entre death y doom, y me da la risa floja. Hay gente que considera que hace death por meter una voz gutural adulterada y comercial, cuando este es un recurso muy utilizado por bandas sinfónicas para ampliar el abanico de sensaciones de sus temas, nada más. En cuanto al doom no lo veo por ninguna parte. Evil Rise es un tiempo lento que comete el mismo error que los anteriores, duermen el tema con riffs y teclados de fondo sin ninguna chispa, lo mismo que la voz gutural, hasta la parte del punteo, donde salvan un poco los muebles. Por cierto, la pausa con la voz distorsionada donde quieren meter un poco de atmósfera es lo que les faltaba para arruinar el tema, no transmite. 

Escuchas un tema y el siguiente y el siguiente y todos llevan la misma estructura, tiempos lentos y somnolientos hasta la parte del solo, Hymn of Doom no es la excepción. In Superstitious Breath es un tema donde dan rienda suelta al sonido sinfónico, en este caso con voces limpias también, pero el problema es que siguen sin generar la chispa que te haga vibrar. Teclados más clásicos en Mirror y un formato balada con voz femenina donde resultan al menos más creíbles y más atractivos. 

Los melancólicos acordes iniciales de Harmful Obsession son de lo más logrado del disco, por fin se dejan de experimentos con gaseosa y ofrecen una composición con sonidos naturales que te tocan más la fibra sensible. No han cambiado sustancialmente el esquema compositivo, siguen con tiempos lentos y mucho teclado, pero solo con suprimir casi por completo la ridícula voz gutural y variar un poco más el ritmo le han cambiado bastante la cara a la canción. El último tema es uno de los más logrados, voz limpia con sentido profético y un buen acompañamiento de teclados para darle un toque más oscuro, de lo mejor del disco, aunque ya demasiado tarde para arreglar todo el camino previo donde duermen al oyente. 

Mucho camino por recorrer para esta banda chipriota, sonido demasiado comercial, con poca garra y atractivo, así como tiempos que acaban durmiendo el disco en exceso. La música es provocar ante todo sensaciones, da igual el estilo que practiques, y estos chipriotas sólo lo consiguen con cuentagotas a lo largo de todo el disco, no invita a escucharlo nuevamente.

Feeling: 2/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3,5/5

Puntuación: 4,5/10

sábado, 25 de abril de 2020

Sword of Crom (by Battleroar)


CELESTI ALLIANCE – Hybrid Generation (2019)


1. Celestial Law  
2. Fierce and Free
3. Shadow Children  
4. Broken Memories 
5. Solitude  
6. Incomplete  
7. Louder Power 
8. Hybrid Generation

Valtteri Heiskanen - Lead vocals
Tuukka Nurmi-Aro - Lead & Rhythm guitars
Kalle Pöyskö - Lead & Rhythm guitars
Iikka Luhtamäki - Bass guitar
Kim Keinonen - Drums

Primer disco completo de esta banda finlandesa, hasta ahora con dos eps en sus alforjas. Escucharse el primer tema Celestial Law es como volver al pasado y meter en una coctelera los teclados de los Stratovarius, las melodías vocales de los Gamma Ray y los agudos de Halford por el medio. Los punteos son limpios pero no me llegan a calar del todo, me dejan un tanto indiferente, en cuanto a la estructura del tema es sencilla y clásica. 

Fierce and Free es un tema con más gancho en los riffs, más heavy y un punto más de actitud, tirando hacia el sonido de unos Accept o Grave Digger, con el medio tiempo constante. Y se va demostrando que uno de los puntos fuertes del grupo es la voz de Valtteri que es capaz de ofrecernos distintos matices y registros. Siguen con el medio tiempo en Shadow Children, dándole un toque más teatral y ambiental al tema, me esperaba una aceleración al final en línea Gamma Ray pero en lugar de eso lo que hacen es una subida de tono, algo también de la escuela de Hansen. 

Broken Memories es un tema de ritmo un punto más alegre pero sobre todo destaca por la inserción de teclados y agudos, pero al igual que canciones anteriores aunque el resultado no es malo te deja una sensación como de conformismo. Se vuelven a adentrar en territorios más pausados con Solitude, me suena a los tiempos lentos de los Aria, y en ese sentido es el tema que mejores vibraciones me deja y de todo el disco, tiene lo que le faltaba en cierta medida a los anteriores, ese feeling en las guitarras que te toque la fibra sensible y además la ambientación está muy lograda. 

Incomplete basa su apuesta en el groove de los riffs, los teclados de fondo y la voz camaleónica de su vocalista, pero pierde fuerza por la patente falta de frescura de la composición, aunque en este caso el punteo está bastante logrado. Louder Power es un tema con un tiempo Manowar para que os hagáis una idea, la voz como elemento fundamental, con un riff muy básico, el concepto es muy similar al Heavy Duty de los Judas, eso sí, hasta que meten los teclados, y como todos sabemos a veces las cosas más sencillas son las que nos conquistan.

Rematan el disco con Hybrid Generation un tema extralargo que arranca con el mejor riff del disco, le dan un toque atmosférico y además lo combinan con aceleraciones de cadencia speed power que quedan realmente interesantes, pero a medida que avanza el tema se van centrando cada vez más en la parte power a lo Gamma Ray y pierden la magia que habían conseguido conjurar en los primeros compases del tema, aún así es uno de los temas más redondos del disco. 

Un disco que va de menos a más, con unos primeros temas demasiado conservadores, pero que a medida que van calentando motores se van soltando y aportando cosas que podríamos decir que vienen más de su propia cosecha. Y esa es la principal pega que se le puede poner al disco, que suena demasiado a clon por momentos, pero para ser su primer paso no está nada mal, el entramado de los temas es correcto y tienen un vocalista que puede dar mucho juego, solo les hace falta soltarse más la melena y ser ellos mismos, aunque eso como todos sabemos es más fácil decirlo que hacerlo.

Feeling: 3/5
Originalidad: 1,5/5
Técnica: 3/5
Producción: 3,5/5

Puntuación: 5,5/10

Canal Metalbrothers: la historia de EVO


viernes, 24 de abril de 2020

The pursuit... (by Amon Amarth)


BATTLESWORD – And Death Cometh Upon Us (2019)


1. Into Battle
2. Bloodmorning 
3. Serpents Amongst Us  
4. Smothered
5. Through Thy Shadows 
6. Ageless I'm Reborn  
7. Falling into the Arms of Morpheus  
8. The Lion and the Eagle
9. Once  
10. At Night They Feast

Axel Müller - Gesang
Christian Schmitz - Gitarre
Micha Klingen - Gitarre
Ben Bays - Bass
Andreas Klingen - Drums

Banda alemana que lleva ya veinte años en esto, se dice pronto pero hay que caminarlos, sin embargo ello no se traduce en una discografía tan amplía como cabría suponer, de hecho este que os voy a comentar es su tercer disco. 

Comienzan con una intro que parece más orientada al tema sinfónico y de aventuras que al death melódico que dicen que practican. Con Bloodmorning sí que nos adentramos ya en el sonido que te puedes esperar de un grupo de este estilo, y de buenas a primeras te recordarán a cierto grupo... esto es como lo la hamburguesa vegetal del burriking, de verdad los puedes distinguir de los Amon Amarth?

Serpents Amongst Us es más de lo mismo pero con un punto más de fuerza en la base rítmica, que ciertamente se agradece, sin embargo con los riffs no se han complicado lo más mínimo, pero al menos el tema acaba ralentizado que es algo que no te esperas en principio. Groove a tope en Smothered, siempre buscando la melodía que enganche con facilidad, siguiendo la estela de los suecos, aceleraciones puntuales, aquí y allá, pero me sigue faltando un sonido más rudo y una voz más cruda. 

Through Thy Shadows hasta se puede parecer a unos Arch Enemy, sacando la voz que siempre dirigen hacia ese rollo viking comercial, pero las guitarras son predominantemente melódicas y limpias. De todas formas y en comparación con pistas anteriores es un tema más elaborado y con más requiebros. De vez en cuando juegan a endurecer el sonido y sonar más brutos, es el caso de Ageless I'm Reborn, con sus amagos de grind y blasts, pero claro es solo una pantalla porque luego vuelven en cuanto pueden al sonido viking melódico, aún así hay que concederles el punto positivo de que le da un matiz diferente al tema. 

Tenemos también medios tiempo donde se recrean un poco más en la épica del riff como Falling into the Arms of Morpheus, jugando con los cambios de ritmo para hacerlo un tema de esos de puño en alto, un recurso que suele funcionar bien en directo pero que si llevas ya muchos discos encima pues te pilla un poco indiferente, igual que el groove que se gastan. Inicio acústico para The Lion and the Eagle, que es un tema con un estilo más a lo Dark Tranquility, un poco más de técnica en los riffs y de elaboración en los ritmos. 

Vuelta al sonido más melódico con Once, estos alemanes no podrán presumir de ser los tipos más imaginativos del mundo, pero al menos hacen las cosas correctamente y si no pides exquisiteces son temas que te valen para pasar el rato sin mayores pretensiones. Final con At Night They Feast, quizás el tema más rudo de todo el disco, pero que no acaban de apuntillar de todo y se queda un poco a medio camino. Sin duda el punto más flojo es la falta de un sonido propio, la típica sensación de que has escuchado estos temas antes, y como principal ventaja que son canciones que entran fácil para el oído poco exigente o que no busque complicarse.

Feeling: 3/5
Originalidad: 1,5/5
Técnica: 3/5
Producción: 3,5/5

Puntuación: 5,75/10

Canal Metalbrothers: próximos lanzamientos


jueves, 23 de abril de 2020

Before tomorrow (by CIRITH UNGOL)


DESERT SUNS – Carry On (2019)


1. Carry On
2. Sinking Like a Stone
3. Slip Of The Tongue
4. Right This Way
5. Wish It Away
6. Judgment Day
7. Feast Of Flesh

Dave Russell - vocals
Woogie Maggard - guitar
Anthony Belluto - guitar
Gabe Fonseca - bass
Ben McDowell -drums

Banda americana formada en 2013, debut en 2014, ahora comentamos su segundo disco. Empiezan con Carry On, una pista que podemos catalogar como un setenta por cien stoner y el resto un proto metal, se curran los punteos y los riffs son clavaditos a los Black Sabbath o los Blue Cheer. 

Encontramos temas como Sinking Like a Stone donde el sonido stoner lo abarca todo, condimentado con un toque de sicodelia setentera y de southern rock, siguen sonando igual de clásicos que en la canción anterior. 

Slip Of The Tongue no es una versión de los Whitesnake, pero sí que lleva un aire rockero, sobre todo de los primeros tiempos de la serpiente blanca e incluso de los Purple, una pista claramente marcada por los riffs guitarreros, donde el cantante se desmelena un poco más y le da un toque más chulesco al tema. 

Una de las componentes de esta banda es que aunque su base es el stoner rock, tienen sus variantes dentro del rock y el heavy, es el caso claro de este Right This Way, con el blues impregnándolo de arriba a abajo. Pero después de ese momento de relax es hora de volver a los sonidos más distorsionados con Wish It Away donde además se permiten introducir una pausa larga y sicodélica que rompe el ritmo de un tema ya de por sí nada apurado, de hecho por momentos pueden dormir un poco la perdiz o anestesiar los temas en exceso. 

Judgment Day muestra unas melodías melancólicas, un tanto depresivas como añorando el pasado, junto a cambios de ritmo donde le dan un poco más de vida al asunto para acabar pisando el acelerador, dentro de lo que son sus ritmos medios, con el punteo. Feast Of Flesh es uno de los momentos más acertados del disco, sonido de los 70, un poco de rock progresivo a lo Rush, fuzz y protometal para formar una canción con un carisma por encima de la media del disco, una buena forma de acabar el mismo. Por momentos tiran demasiado de sonidos ya muy vistos, aunque la ejecución es correcta, y con ritmos que se mantienen demasiado constantes que arriesgan a perder la atención del oyente, pero en líneas generales me parece un trabajo acertado. 

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 6,5/10

Legion - Mind training


miércoles, 22 de abril de 2020

South of the border (by Deathbarell)


BULL ELEPHANT – Bull Elephant (2019)


1. Bull Elephant
2. Construct of Chaos
3. Communion
4. Corrupted Truth
5. Reflections
6. Winterfist
7. Dread Reactor

Debut de esta banda londinense cuyos miembros, al menos por el momento, prefieren permanecer en el anonimato. La historia en la que se basa el disco es bastante bizarra y entronca con el género de terror y fantasía de Lovecraft por decirlo en pocas palabras, pero vamos sin demora con el aspecto musical del disco y sobre lo otro quien lo desee podrá profundizar por su cuenta o incluso comprarse el disco y apoyar a la banda.

Empezamos con Bull Elephant, un inicio que lleva una connotación de death doom, pero claro cuando te meten una pausa ambiental con distorsión y voz agresiva entonces se amplían las paredes de su construcción musical y más aún cuando te empiezan a meter acústicas y te recrean un pasaje ambiental de esos que remueven los cimientos de lo establecido. De ahí que el peso del elemento progresivo en esta banda este puesto con toda conciencia. Un tema que va pasando por distintas fases pero que no deja rá que desconectes en ningún momento.

Construct of Chaos es un tema con unas líneas Opeth muy claras, esos contrastes entre garra, distorsión y pasajes ambientales. Pero la diferencia que dice mucho a favor de esos ingleses es que en las partes tranquilas no se quedan en el death y dan un paso hacia el doom y el ocultismo, diría que es el elemento que aporta la nota diferencial en su propuesta. Los elementos que componen la banda, tomados de uno en uno, llevan una ejecución de libro, desde la voz impecable hasta una base rítmica fundamental y rica en matices, pasando por guitarras sólidas y con cierta austeridad que tratan de potenciar el sonido más oscuro y sombrío de la banda. En resumen todo está en su sitio. 

Communion es un compendio atmosférico de grandes dimensiones, las acústicas juegan una baza fundamental en todo su entramado y por vez primera en las partes potentes vemos el death con retazos de heavy stoner en la voces y los acordes, es como si en cada momento tocasen los palos que más les interesa sin recato ni pudor, todo al servicio de la composición y del efectismo, sin barreras. 

Y si a estas alturas de la película todavía no te habían sorprendido lo suficiente te encontrarás ahora con Corrupted Truth un ataque de thrash con aderezos death donde no dejan títere con cabeza, remakes de sonido punk y brutal death se entremezclan para construir un tema tan caótico como redondo que pone el necesario punto de histeria al disco. 

Reflections es un heavy doom pero haciendo requiebros con el death, vuelven a recurrir al sonido acústico como base de la ambientación, es la pista donde más se recrean en ese sonido ambiental y es un buen preludio para la monumental pieza que es Winterfist, con sus más de nueve minutos de duración y donde sacan toda la artillería, death a lo Opeth, doom, sonido heavy y pasajes melódicos para hacerte creer que las historias de fantasía existen y pueden llevar música. Además de la habilidad para encajar todas esas piezas y que adquieran una coherencia, y que no queden como un remiendo mal cosido, quiero destacar la capacidad que tienen para hacer estos temas tipo montaña rusa, donde te van llevando por distintas fases, en esos juegan un papel fundamental la variedad de voces que componen el espectro vocal del grupo. 
1. Bull Elephant
2. Construct of Chaos
3. Communion
4. Corrupted Truth
5. Reflections
6. Winterfist
7. Dread Reactor

Debut de esta banda londinense cuyos miembros, al menos por el momento, prefieren permanecer en el anonimato. La historia en la que se basa el disco es bastante bizarra y entronca con el género de terror y fantasía de Lovecraft por decirlo en pocas palabras, pero vamos sin demora con el aspecto musical del disco y sobre lo otro quien lo desee podrá profundizar por su cuenta o incluso comprarse el disco y apoyar a la banda.

Empezamos con Bull Elephant, un inicio que lleva una connotación de death doom, pero claro cuando te meten una pausa ambiental con distorsión y voz agresiva entonces se amplían las paredes de su construcción musical y más aún cuando te empiezan a meter acústicas y te recrean un pasaje ambiental de esos que remueven los cimientos de lo establecido. De ahí que el peso del elemento progresivo en esta banda este puesto con toda conciencia. Un tema que va pasando por distintas fases pero que no deja rá que desconectes en ningún momento.

Construct of Chaos es un tema con unas líneas Opeth muy claras, esos contrastes entre garra, distorsión y pasajes ambientales. Pero la diferencia que dice mucho a favor de esos ingleses es que en las partes tranquilas no se quedan en el death y dan un paso hacia el doom y el ocultismo, diría que es el elemento que aporta la nota diferencial en su propuesta. Los elementos que componen la banda, tomados de uno en uno, llevan una ejecución de libro, desde la voz impecable hasta una base rítmica fundamental y rica en matices, pasando por guitarras sólidas y con cierta austeridad que tratan de potenciar el sonido más oscuro y sombrío de la banda. En resumen todo está en su sitio. 

Communion es un compendio atmosférico de grandes dimensiones, las acústicas juegan una baza fundamental en todo su entramado y por vez primera en las partes potentes vemos el death con retazos de heavy stoner en la voces y los acordes, es como si en cada momento tocasen los palos que más les interesa sin recato ni pudor, todo al servicio de la composición y del efectismo, sin barreras. 

Y si a estas alturas de la película todavía no te habían sorprendido lo suficiente te encontrarás ahora con Corrupted Truth un ataque de thrash con aderezos death donde no dejan títere con cabeza, remakes de sonido punk y brutal death se entremezclan para construir un tema tan caótico como redondo que pone el necesario punto de histeria al disco. 

Reflections es un heavy doom pero haciendo requiebros con el death, vuelven a recurrir al sonido acústico como base de la ambientación, es la pista donde más se recrean en ese sonido ambiental y es un buen preludio para la monumental pieza que es Winterfist, con sus más de nueve minutos de duración y donde sacan toda la artillería, death a lo Opeth, doom, sonido heavy y pasajes melódicos para hacerte creer que las historias de fantasía existen y pueden llevar música. Además de la habilidad para encajar todas esas piezas y que adquieran una coherencia, y que no queden como un remiendo mal cosido, quiero destacar la capacidad que tienen para hacer estos temas tipo montaña rusa, donde te van llevando por distintas fases, en esos juegan un papel fundamental la variedad de voces que componen el espectro vocal del grupo. 

Dread Reactor tiene un sonido entre el stoner y el death, con algunos de los riffs más adictivos del disco, con acometidas que te harán vibrar como hacía tiempo que no lo hacías, y donde se ponen a meter punteos como si no hubiese a otro momento posterior para ello, vibrante, te dejará sin aliento. En definitiva, no me queda sino felicitar a esta nueva banda por su excelente debut, aúna calidad, frescura y momentos de locura que en los tiempos que corren, donde el mimetismo es la nota predominante, se agradecen sobremanera. 

Disco completo https://bullelephant.bandcamp.com/album/bull-elephant 

Feeling: 4,5/5
Originalidad: 4/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 8,5/10
Dread Reactor tiene un sonido entre el stoner y el death, con algunos de los riffs más adictivos del disco, con acometidas que te harán vibrar como hacía tiempo que no lo hacías, y donde se ponen a meter punteos como si no hubiese a otro momento posterior para ello, vibrante, te dejará sin aliento. En definitiva, no me queda sino felicitar a esta nueva banda por su excelente debut, aúna calidad, frescura y momentos de locura que en los tiempos que corren, donde el mimetismo es la nota predominante, se agradecen sobremanera. 

Disco completo https://bullelephant.bandcamp.com/album/bull-elephant 

Feeling: 4,5/5
Originalidad: 4/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 8,5/10

martes, 21 de abril de 2020

Vamos muy bien (by Obús)


Obviamente va con ironía, porque el país va como el puto culo y más nos valdría pillarnos una buena cogorza y que al despertar todo esto fuese una mala pesadilla.

TOXIKULL – Cursed And Punished (2019)


1. The Summoning Pit
2. Cursed and Punished  
3. Sacred Whip  
4. Killer Night  
5. Helluminate  
6. The Revival
7. Rising Dust  
8. Dark Glory  
9. Speed Blood Metal  
10. In the Name of Evil

Antim "The Viking" - Bass, Vocals (lead)
Lex Thunder - Guitars, Vocals (lead)
Michael Blade - Guitars
Garras - Drums  

En 2018 comenté un ep de esta banda portuguesa y me quedé con su nombre por lo adictivo que resultaban sus composiciones que en su mayor parte tenían un sabor clásico. Ahora llega el momento de evaluar su segundo disco y como general con mando en plaza me he reservado esta review con el afán y la esperanza de que sigan tan inspirados como en su lanzamiento del año pasado, a continuación el resultado. 

Iniciamos el recorrido con una intro de aires oscuros aunque breve que apenas da para abrocharse el cinturón y prepararse para el abordaje. Se inicia este con The Summoning Pit, un corte que se mueve entre el speed metal y el power con tonalidades oscuras, manejan bien la velocidad aunque el estribillo no me acaba de encajar del todo con la atmósfera más negra del tema, un sonido que se puede comparar con los Vicious Rumors en sus partes más agresivas y con los Gamma Ray, Judas Priest en las partes más melopower. De lo mejor es el sonido under que le dan a los solos. 

Sacred Whip tiene un breve inicio atmosférico antes de lanzarse a toda velocidad, ahora sí tiran de un sonido más americano y más true que es lo que me había encandilado en su anterior ep, se dejan sentir las influencias de bandas power usa como los Helstar o los Liege Lord, una velocidad vertiginosa y sin perder el punto melódico correcto y la ralentización para meter el solo y luego dispararlo, saben como ponerte las pilas.

En Killer Night se decantan claramente por el heavy metal con influencias de los Judas Priest, un estribillo potente con sus buenos agudos y riffs efectivos, es un tema mucho más contenido, no alcanza el grado de locura del anterior pero da variedad y entretiene. Llegamos al corte más largo del disco con Helluminate, riff subiendo de tono y ritmos de power speed metal a lo Scanner, sin duda la velocidad es donde está gente da su mejor cara. La voz de Antim no es que sea prodigiosa pero sí tiene ese toque agresivo y áspero que es justo lo que pide el sonido de este grupo. Bueno también el cambio de ritmo hacia el sonido power americano que le da más vértices al tema con un riff de esos rompecuellos y los agudos imposibles. 

The Revival es una pista de transición con voces y sonidos epic que da paso a Rising Dust, la verdad es que el interludio no tenía mucha relación en cuanto a sonido con el resto del disco, pero este es un tema potente de clara orientación a lo Judas, sobre todo de la etapa más cañera del Ram it down o Painkiller, por ahí van un poco los tiros, condimentando también con guitarras más melódicas y ambientales, un tema resultón sin duda alguna, si quieres tachuelas aquí tienes un buen puñado de ellas, y cuero al peso. 

Seguimos avanzando con Dark Glory con un comienzo de heavy speed con referencias vintage, voz muy aguda, sonido de las guitarras bastante endurecidas y sin contemplaciones, se te puede venir el nombre de los exitosos Ram a la cabeza, que por supuesto beben a su vez, entre otros, de las aguas de los Judas, y quién no, que al fin y al cabo diría que es lo que subyace bajo todo este entramado bien tejido por esta banda portuguesa. Disfrutarás con los punteos y con los ritmos incansables y explosivos. Que siga la fiesta con Speed Blood Metal, creo que el nombre lo dice todo, speeeeed a tope, tiran de riffs básicos pero aciertan al meter un interludio melódico de sonoridad under a mitad de tema para darle una nota nostálgica a la canción, seguida de un punteo desmelenado como si no hubiera mañana, esta es la forma amigos. 

Bajada de telón con In the Name of Evil, atención a los riffs encabritados del principio que presagian emociones fuertes con la caja metiendo el redoble y preparando la acometida. Y no te decepcionan, esa es una constante a lo largo de todo el disco, si bien su sonido no destaca por su originalidad lo hace por su actitud, su velocidad, su entrega y la agresividad que se constata en la mayoría de los temas. Este último tiene un toque oscuro a lo Mercyful Fate en sus melodías que hace que le da un punto especial y que seguramente irá ganando con las escuchas, es de esos que entran lentamente. 

Buen trabajo de estos Toxikull, sus portadas ya son una declaración de intenciones que se confirma cuando pinchas canción tras canción. Tiran de sonido e influencias clásicas pero la actitud, la entrega y las sensaciones están garantizadas, producto para clasicómanos, se confirman las buenas sensaciones de su ep anterior.

Feeling: 4/5
Originalidad: 2,5/5
Técnica: 3,5/5
Producción: 3,5/5

Puntuación: 7,5/10